diciembre 3, 2021

La crisis de los medios

Mientras en Europa y Estados Unidos los diarios locales desaparecen indefectiblemente día a día por causa de la crisis económica, como consecuencia del descenso de sus ingresos por concepto de publicidad y la disminución de sus consumidores, tal como se destaca en un artículo del diario español El País; por el contrario, en América Latina éstos “crecen en circulación e ingresos”, según la Asociación Mundial de Periódicos y Publicaciones de Noticias (WAN-IFRA).

Ignacio Ramonet en uno de sus artículos señala que “la venta de periódicos cae cada año una media del 2% en todo el mundo. Algunos han llegado a preguntarse si la prensa escrita no será una actividad del pasado, un medio de comunicación de la era industrial en vías de extinción”, y advierte como una de las causas “la devastadora ofensiva de los diarios gratuitos”, y la falta de credibilidad en la que han caído muchos medios, como otra de las causas, que habrían ocasionado la deserción de los lectores, además de la aparición y expansión de la Internet. Al parecer, en este lado del mundo éstas al menos no son las razones de la crisis que caracteriza a los medios de comunicación, en general.

La crisis de los medios en América Latina es más bien de orden interno, como ser la creciente falta de credibilidad a causa de la politización y deficiente calidad de los mismos. El problema es, más bien, de orden ético.

Y si bien podríamos aprender de las lecciones que nos dejan los países “desarrollados”, muchas veces se asumen estrategias que quizá no son las más correctas como ser, por ejemplo, ofrecer junto a las ediciones de los periódicos libros, CD, enciclopedias, inclusive menajes de cocina, u otras ofertas comerciales. Esta situación, en opinión de Ignacio Ramonet, contribuye a “la confusión entre información y mercadería, con el riesgo de que los lectores ya no sepan lo que compran”, dice a tiempo de advertir que de ese modo los periódicos “alteran su identidad, desprestigian su nombre y ponen en marcha un engranaje diabólico cuyas consecuencias se ignoran”. Consecuencias, que no evitarán en un mediano o largo plazo, el descenso de éstos, si no cuidan —principalmente— aspectos tales como la calidad de sus contenidos y la ética periodística; y, en segundo lugar, ese engranaje “diabólico” del que habla Ramonet, ya está en marcha desde hace mucho cuando el sistema mercantilista se impuso sobre todas las cosas.

Ante esa situación, el destino del periodismo de calidad, responsable, con sentido crítico, que debe tender a la búsqueda del bien común, contribuyendo a la construcción de una sociedad más justa, equitativa, democrática, y regirse por principios de ética, entre otras cosas, está en peligro. Y eso es lo que debe preocuparnos. El riesgo es que esos valores caigan en total desuso, como ya se puede advertir en nuestro país en varios medios no sólo impresos, pues las consecuencias pueden ser nefastas para la sociedad en su conjunto.

Be the first to comment

Deja un comentario