diciembre 3, 2021

Consulta en el Tipnis

Resulta muy difícil entender el sentido de la IX Marcha de algunos indígenas del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) cuya bandera es resistir a la Consulta Previa establecida en la Ley 222 y que trasladaran “su lucha a sus territorios”. Ha costado mucho al pueblo boliviano y especialmente a los pueblos indígenas, lograr institucionalizar instrumentos de la democracia directa como son el Referéndum y la Consulta Previa para tomar decisiones que afectan a su patrimonio y el derecho a una vida digna.

La defensa nacional e internacional de protección a la naturaleza que propagan algunos indígenas y opositores oportunistas, resulta poco creíble como argumento habiendo encontrado que en el TIPNIS existen negocios privados de algunos dirigentes relacionados a la explotación maderera, a la caza y trafico indiscriminado de animales y por lo tanto, a la entrega ilegal de la flora y fauna del parque a empresas extranjeras.

Los derechos de los pueblos indígenas, reconocidos en la Declaración de Naciones Unidas sobre los pueblos indígenas del 2007 ha sido elevada a Ley por el Estado boliviano y en su Artículo 19 indica que: “Los Estados celebrarán consultas y cooperarán de buena fe con los pueblos indígenas interesados por medio de sus instituciones representativas antes de adoptar y aplicar medidas legislativas o administrativas que los afecten, a fin de obtener su consentimiento libre, previo e informado”.

La propia Constitución Política del Estado expresa en su Articulo 30 inc. 15 que los pueblos indígenas tienen el derecho a ser consultados cada vez que se prevean medidas legislativas y administrativas susceptibles de afectarles. Entonces negarse a que se realice una consulta sobre si quieren tener acceso o no a una carretera, es negar el derecho que tienen todas y todos los habitantes del TIPNIS a dar su opinión respecto a sus vidas. Es una posición unilateral y antidemocrática que esconde el miedo a perder en la pregunta que responderán las y los indígenas que no acudieron a la marcha.

Según lo anunciado por el gobierno en los próximos días, trece comunidades del TIPNIS serán parte de la consulta en el parque. Algunas y algunos dirigentes de la IX marcha aseguraron que al menos tres comunidades del Sécure “están preparadas para no dejar entrar a las brigadas del Gobierno para la consulta”. Es de esperar que las y los dirigentes que se niegan a la consulta no violen el Artículo 17 inciso 2 que menciona que:”Los Estados, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas, tomarán medidas específicas para proteger a los niños indígenas contra la explotación económica y contra todo trabajo que pueda resultar peligroso o interferir en la educación de las y los niños, o que pueda ser perjudicial para la salud o su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social, teniendo en cuenta su especial vulnerabilidad y la importancia de la educación para empoderarlos”.

Como alguien dijo es sabio escuchar al pueblo y aunque no nos guste la democracia implica respetar lo que dicen las mayorías y mas si de ello depende que el Estado pueda garantizar con su presencia su acceso a la salud, alimentación, vivienda, educación, en resumen a “vivir bien”. Sin embargo, si la mayoría no quiere la carretera, el gobierno deberá respetar su decisión mayoritaria.

Be the first to comment

Deja un comentario