diciembre 2, 2021

“Marx es más actual hoy que hace 120 años”

Hace tiempo que un fantasma recorrió Europa y parecía que quedó totalmente derrotado. El fantasma de una sociedad comunista murió por diferentes motivos, entre ellos no hay que obviar sus propios errores. La actual situación de Europa, es para Marcello Musto, coordinador de Tras las huellas de un fantasma. La actualidad de Karl Marx, el momento idóneo para reconocer el gran trabajo de Marx sobre la naturaleza del capitalismo, pero también el momento idóneo para seguir investigando sus escritos. Musto estuvo en La Paz presentando su investigación y recogemos parte de su intervención en el Musef.

Con la caída del muro de Berlín, la vieja Europa parecía haber llegado al fin de la historia. No faltaron quienes realizaron esta afirmación y la difundieron como un auténtico axioma a no discutir. Pero no solo el avance de Gobiernos con claras intenciones marxistas en América Latina se han encargado de darle la razón, parece que el propio capitalismo, en su etapa más feroz del neoliberalismo, también se ha encargado de contradecirlo. Por todo ello, Marcello Musto habla de “el regreso o la revancha de Marx. Porque Marx había sido declarado muerto definitivamente tras la caída del muro de Berlín en 1989. Por ejemplo, en Italia, los estudios sobre los textos de Marx en los años 60 eran mayoritarios en la universidad, sin embargo durante los años ‘90 y los inicios del siglo XXI desaparecieron”, explica Musto, quien reconoce que su tesis ha sido la primera tesis después de 15 años en que nadie investigara de nuevo Marx y esa tendencia parece que esta cambiando en Italia. Pero no sólo se le dio por muerto en Europa. “Es notable que los años ‘90 también en Bolivia se le dio por muerto, incluso por parte de algunos que se consideran marxistas críticos”, apuntilló Mauricio Gil, filosofo y profesor universitario.

“Marx es más actual hoy que hace 120 años, porque hoy el capitalismo es un sistema global. Entonces que este sistema económico y social solo existía en algunos lugares, como en las grandes ciudades de Inglaterra”, afirma Musto quien a pesar de esta afirmación aclara que otra cosa son los sistemas que se dijeron marxistas y siguieron el legado del pensador alemán, ya que estos fueron muy dogmáticos, mientras que una de las bases del marxismo es que no es algo cerrado. Además, para este autor Marx no dejó de reinventarse y hay pruebas de ellos en muchos de sus textos, como en la traducción al francés de El Capital, donde al darse cuenta de los errores en la versión en francés modificó algunos de los párrafos del primer tomo. Luis Tapia, filósofo y politólogo, quien también participó en la presentación del libro afirmó: “El trabajo de Marx es algo inacabado. Y eso lo sabíamos ya desde hace tiempo, porque incluso en algunos de sus textos anunciaba cual era su programa de investigación”.

Leer a Marx sin prejuicios

 

El trabajó que presentó Musto en La Paz, según él mismo lo definió, es un intento por leer al autor del siglo XIX hoy, olvidándose de muchas de las teorías que le podrían haber encasillado. Más bien un intento por dejarle al descubierto, por no interpretar lo que alguien va a leer en sus textos. “No podemos hablar que presentamos a un Marx desconocido, me preocupa quien habla que ha descubierto un nuevo Marx. Eso suele significar una despolitización de Marx. Suele ser un olvido de la lucha de clases, en favor de las investigaciones sobre el capitalismo”, afirmó el filósofo italiano en la capital boliviana. “Uno de los valores de este libre es el detalle de los obstáculos y distorsiones en la difusión de la obra de Marx. Sus principios son despartidismo, internacionalización y academicismo”, explicó el profesor Gil.

“Hemos releído a Marx sin apego a las ortodoxías clásicas anteriores, porque hoy sigue de gran actualidad y le necesitamos. Hay que repensar a Marx y el socialismo hoy”, explicó Musto quien confía que el interés por los textos de Marx y Engels continúen cada vez, y que del interés académico se pase al interés político y, sobre todo a la acción política. Algo que, al menos en Europa, todavía ve muy lejos, aunque no tanto en países como Bolivia. Un lugar donde se mostró ilusionado por visitar, ya que desde “hace años leo cosas sobre su vitalidad política”, apuntilló.

El profesor Gil también hizo un llamamiento muy similar para valorar el intento de no explicar lo que el autor quiso decir, sino solo reflejar sus textos. Incluso este tipo de acciones, expresó, ha llevado a tomar a El Capital, por ejemplo, “como una teoría acabada y llena de verdades exactas, casi como una biblia”.

Be the first to comment

Deja un comentario