octubre 24, 2020

Presidente Evo Morales, un hombre de éxitos

por: Patricio Montesinos

Gústele a quien le guste y pésele a quien le pese, el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha conquistado en los últimos meses importantes victorias para su país, y se ha convertido en un líder regional e internacional, no obstante los intentos de sus enemigos, encabezados por Estados Unidos, de denigrar de su actuar e imagen pública.

Como nunca antes, Morales colocó el tema de la demanda marítima de esta nación andina en la palestra pública mundial, propósito que no se había conseguido, y que deberá ayudar a resolver definitivamente ese viejo diferendo con Chile de una manera negociada, con el respaldo de las organizaciones integracionistas latinoamericanas.

El derecho soberano de Bolivia a una salida al mar fue reconocido recientemente por los Estados que conforman la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que en su más reciente Consejo Político lo incluyeron en su Declaración Final, además de que llamaron a las autoridades de La Paz y de Santiago a buscar una solución pacifica al conflicto.

Otro triunfo del líder de la Pachamama (Madre Tierra) fue lograr la pasada semana que tres jóvenes soldados bolivianos detenidos arbitrariamente en la frontera común con Chile fueran liberados por el gobierno del mandatario Sebastián Piñera, después de mantenerlos durante más de un mes apresados.

El arresto de esos jóvenes militares provocó que las históricas complejas relaciones entre ambos países vecinos tuvieran una escalada peligrosa de consecuencias impredecibles, y desfavorables al ambiente de unidad que reina actualmente en América Latina.

Por suerte, la sangre no llegó al río, que sin duda alguna era lo que de seguro pretendía el régimen de Washington, empeñado en crear un ambiente hostil ante el escenario integracionista y de cambios a favor de la independencia y la soberanía que actualmente predomina en esta región.

No es un secreto que la administración norteamericana, con sus aliados de la derecha tradicional latinoamericana, hace lo imposible por agredir al presidente Morales, y trata de utilizar como punta de lanza a Chile para materializar su objetivo.

El régimen de Barack Obama quiso torpedear el indiscutible éxito conquistado por Morales de que 2013 fuese declarado por Naciones Unidas el Año Internacional de la Quinua, un ancestral cereal de excepcionales propiedades nutritivas que se cultiva en Bolivia y otras naciones andinas, entre ellas Perú.

El máximo dirigente de la Pachamama fue declarado por la ONU embajador de la Quinua, conocida también como el “Oro de los Incas”, lo que le ha dado un reconocimiento internacional y favorecido a la vez la imagen de su pueblo.

De igual manera, Estados Unidos fue de los pocos países (15), seguido por algunos de sus aliados, que trató sin conseguirlo de que el acullico (mascado de la hoja de Coca) fuera despenalizado en enero pasado por Naciones Unidas, una verdadera victoria sin precedentes en la historia de Bolivia.

La resolución de la ONU al respecto admitió que el acullico es una práctica tradicional y ancestral boliviana, lo cual constituyó un reconocimiento universal a la identidad de este Estado sudamericano.

La perseverancia de Morales, propia de la mágica cultura indígena, además de sus dotes de líder indiscutible, y su virtud de ser noble y al mismo tiempo enérgico, son las claves de sus triunfos frente a sus adversarios.

Be the first to comment

Deja un comentario