octubre 26, 2020

Una gran designación en la batalla por el Mar

El presidente Evo Morales ha designado al ex presidente Eduardo Rodríguez Vetlzé como Embajador Extraordinario ante el Tribunal Internacional de La Haya, en el marco de la estrategia boliviana para recuperar nuestro derecho soberano sobre las costas del Pacífico.

La decisión del jefe del Estado Plurinacional ha sido recibida favorablemente por la mayor parte de los bolivianos. Evo Morales ha demostrado que está para cosas grandes y que la posición sobre nuestra condición de enclaustramiento responde a una visión estatal altamente patriótica. La designación del ex presidente (junio 2005-enero 2006) se presenta de esta manera como la continuidad de una política de Estado y de un mandato constitucional.

Eduardo Rodríguez Veltzé es un jurista de gran conocimiento académico, experiencia profesional en el mundo de la justicia y goza de un prestigio bien ganado en todo el país. Por lo tanto, su aporte será en todos los terrenos para encarar una batalla que no será fácil, pero que solo un gobierno como el actual podía llevar adelante.

Y eso es lo que no se dice. Contrariamente a los que se oponen a todo, no es exagerado afirmar que Bolivia cuenta con la política exterior más exitosa de todos los tiempos. Desde el punto de vista de nuestra relación con Chile, nunca como ahora se ha mantenido la iniciativa y nunca como ahora se ha apreciado a un gobierno chileno nervioso e incómodo.

Bolivia cuenta con una estrategia para interponer la demanda ante La Haya y para que sea victoriosa sus elementos políticos y jurídicos, los tiempos de ejecución de sus componentes, las articulaciones políticas y los mecanismos de operativización no pueden ni deben ser formulados públicamente.

A Chile no se le pueden facilitar las cosas. Bolivia ha decidido actuar con iniciativa sobre el cuadro de ajedrez y hay que tener bastante cuidado en el movimiento de las fichas.

El cuidado no solo es porque se tiene al frente a un país con bastantes recursos para las tareas de inteligencia, sino por el apoyo cómplice que pueden tener dentro. En Bolivia hay un grupo minoritario que si bien dice públicamente que respalda la causa boliviana y la decisión del presidente Morales, en los hechos se golpea la cabeza por no haber tenido la iniciativa de hacer lo mismo que el actual gobierno y aprovecha la situación —por el carácter de sus nexos internacionales—, para brindarle argumentos falaces y anti-bolivianos al gobierno de Chile. Este es el caso de Tuto Quiroga, pero hay más.

Be the first to comment

Deja un comentario