octubre 30, 2020

Cuba: La digna y bella isla del Caribe con nombre de mujer

por: Patricio Montesinos

Cuba continua siendo una atracción para cualquier foráneo que visita esta bella isla con nombre de mujer, no solo por su excelente clima y su linda naturaleza, sino también por las transformaciones económicas y sociales en que se empeña para hacerse camino y desafiar al mismo tiempo los obstáculos que durante más de cinco décadas le ha impuesto el bloqueo de Estados Unidos. 

Por estos días acaba de iniciarse un nuevo verano en Cuba, caliente como de costumbre, pero maravilloso para conocer sus hermosos y variados lugares turísticos, que sin duda alguna constituyen un encanto para quienes deciden viajar a la mayor de las Antillas. 

Miles de extranjeros y cubanos, residentes permanentes o de la diáspora, colman desde ya las azules playas de la nación caribeña, y combinan su asueto con las innumerables y variadas actividades culturales que se escenifican a lo largo y ancho de esta Isla. 

Al unísono, este pequeño país de unos 11 millones de habitantes, pero inmenso por su solidaridad internacional y su ejemplo de dignidad para el mundo, sigue inmerso en cambios importantes en diferentes esferas de su economía y transformaciones sociales, dirigidas todas a transitar por su propio sendero, y a la vez enfrentar el cerco que le impone Washington por el solo hecho de defender su soberanía e independencia. 

Para la Casa Blanca Cuba no es un Estado democrático, claro según los preceptos imperiales del régimen norteamericano, y por ello le mantiene un asedio constante con el bloqueo económico, comercial y financiero, que dicho sea de paso, ha sido un fracaso total porque el pueblo de la Isla defiende su Revolución desde 1959, merced su sacrificio y su voluntad de no ser dependiente de su poderoso vecino de norte. 

Por cierto, hablando de democracia, la mayor de las Antillas abrió recientemente sus cárceles a la prensa extranjera acreditada en La Habana, y los periodistas pudieron conocer de primera mano las condiciones favorables del sistema penitenciario nacional. 

Washington junto a otros gobiernos europeos, paladines de los derechos humanos, deberían enseñar al mundo sus prisiones y las terribles condiciones en que viven los reos, además de cerrar campos de concentración, como el que mantiene Estados Unidos en la ilegal base militar de Guantánamo, y las cárceles secretas que aún persisten en el denominado Viejo Continente. 

Habría que preguntarle al jefe del régimen norteamericano, Barack Obama, por qué no toma el ejemplo de los cubanos, y además cumple con su vieja promesa electoral de cerrar el siniestro centro de torturas de Guantánamo. 

La misma interrogante vale también para la en crisis Unión Europea (UE), que además conserva la obsoleta llamada Posición Común contra Cuba, por instrucciones de Washington, sujeta a supuestos cambios democráticos y violaciones de los derechos humanos en esta nación caribeña. 

Mientras la UE se desmorona por la crisis que enfrenta actualmente, precisamente por permanecer estancada, y aplicar fracasadas recetas neoliberales, algo similar a lo que ocurre en Estados Unidos, los cubanos prosiguen implementando sus modificaciones en busca de una sociedad más dinámica y equitativa, sin dejar de disfrutar de la hermosa naturaleza de su país, y sin perder su carácter jovial y su trato hospitalario con el visitante.

Be the first to comment

Deja un comentario