octubre 20, 2020

Demandas femeninas no siempre son respaldadas por mujeres en el poder

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) reelegió en diciembre pasado a Angela Merkel como presidenta del partido que gobierna Alemania y es la candidata en las elecciones generales de septiembre próximo.

En los últimos meses Merkel se viene enfrentando a dos demandas femeninas importantes, primero el de la cuota de mujeres en los consejos de administración de las empresas, y segunda de las pensiones para las madres que dejaron su empleo para cuidar de sus hijos e hijas.

Por otro lado la organización femenina del partido CDU promueve que se aumente la jubilación a las mujeres con hijos nacidos antes de 1992, ya que en la norma actual, solo se mejoran las pensiones de las que han sido madres después de ese año.

Esta semana la cámara baja del Parlamento alemán (Bundestag) rechazó la incorporación de cuotas para las mujeres en puestos de responsabilidad en las empresas, presentado por la oposición y que logró dividir en este tema al partido de la Canciller, Angela Merkel.

La propuesta legislativa fue presentada por la socialdemocrácia (SPD) y los Verdes; el proyecto de ley pretendía instaurar una cuota obligatoria de mujeres en los consejos de administración, para lograr progresivamente el 40% de representación femenina en el año 2023, pero fue rechazada por 43 votos de diferencia.

La oposición esperaba ampliar el apoyo con los votos de las diputadas del partido CDU pero a último momento se plegaron al mandato de Merkel y rechazaron la introducción de una cuota femenina en la dirección de las grandes empresas alemanas.

Sin embargo, hasta la semana pasada existía la posibilidad de contar con el respaldo de 25 diputadas de la CDU partidarias de la cuota obligatoria, lideradas por la ministra de Trabajo Ursula von der Leyen que amagaron con apoyar la iniciativa del SPD. A pesar de que votaron con Merkel, a cambio recibieron la promesa de plantear un porcentaje femenino del 30% en los consejos de las empresas a partir de 2020.

En el debate parlamentario diputados y diputadas del gobierno y de la oposición se acusaron mutuamente de falta de coherencia. La ministra de la Mujer, Kristina Schröder, salió a defender como un éxito el proyecto de la “cuota flexible”, que deja en manos de las empresas fijar sus propios porcentajes de incorporación femenina en los espacios directivos.

El rechazo a la cuota femenina obligatoria fue una demostración del liderazgo de Merkel en la CDU y en el Bundestag, pero también Ursula von der Leyen mostró su liderazgo.

Según un estudio de la iniciativa “Mujeres en los Consejos” en Alemania, las mujeres representaban el año pasado sólo el 4% en los consejos de administración de las 200 mayores empresas, en un país donde el 68% de las mujeres trabaja y un 30% de diputados son mujeres.

Algunas mujeres empresarias manifestaron que ésta derrota femenina, tendrá consecuencias para Merkel que está preparando su campaña para las legislativas del 22 de septiembre, en busca de su tercer mandato. De esa manera, la Canciller Merkel, demuestra que la lucha femenina no es una de sus prioridades.

Be the first to comment

Deja un comentario