octubre 24, 2020

Estabilidad financiera en la economía boliviana ¿para qué?

En las últimas semanas el BCB transmitió el informe sobre el comportamiento del sector financiero del Estado Plurinacional de Bolivia que tiene como título “Informe de Estabilidad Financiera” a febrero del 2013. En este informe hay aspectos que vale resaltar y comentar.

El informe de Estabilidad Financiera además de haber sido publicado ha sido expuesto ante representantes de instituciones y organizaciones de la sociedad civil, en los distintos centros urbanos del país. En estos eventos, los asistentes, sugieren aspectos de consideración que creen que están ausentes o solicitan aclaraciones y ampliaciones para tener una cabal comprensión sobre la estabilidad financiera del país.

El tema que introduce el citado informe está referida al panorama de la economía internacional, planteando que, la economía mundial se debilitó en sus niveles de crecimiento en el periodo 2012, este debilitamiento está expresado por el endeble crecimiento de los países desarrollados, crecimiento mucho más lento de lo que esperaban los pronósticos que hicieran las instituciones internacionales como el BM y el FMI. Los riesgos en las economías de la Zona Euro y los EE.UU. se incrementaron. En realidad el poco crecimiento de la economía mundial, durante el 2012, fue impulsado por las economías emergentes, aspecto que se prevé que ocurra en el presente periodo de 2013.

En este entorno internacional adverso, el sector financiero de Bolivia muestra niveles de estabilidad importantes, aspecto que debe ser no solo resaltado, como lo hace en informe, sino explicado en sus aspectos más relevantes. Esta situación, debe promover responsabilidades e iniciativas para el mayor impulso de nuestros sectores productivos, por el impulso de la actividad intermediadora que realiza el sector financiero. Así como desde el gobierno, con políticas económicas acertadas y, desde los otros sectores de la economía plural, iniciativas que aprovechen este escenarios de estabilidad y confianza.

El informe resalta la evaluación de calificadoras internacionales, afirmando lo siguiente: “La calificación de riesgo soberano de Bolivia mejoró y las calificaciones del sistema financiero se mantuvieron estables, situación que, junto a las políticas recientes, propiciaron un entorno adecuado para la expansión del crédito y para una mayor bancarización. Bolivia retornó a los mercados internacionales de capitales en 2012”. ¿Es un logro importante? ¿En qué consiste esa importancia? He ahí dos interrogantes que requiere respuestas ampliatorias a la afirmación del “retorno exitoso a los mercados internacionales”. Aspectos como, saber en qué se utilizarán dicho recursos y que beneficios colaterales producirán, en el mediano y/o el largo plazos, a la economía nacional, regional y local son necesarios para buscar el apoyo de la población civil organizada a estas operaciones. Recordando que en tiempos pasados se acudía a este tipo de operaciones para cubrir los déficits fiscales y no para realizar inversión pública.

En relación al comportamiento del sector financiero nacional, el informe resalta los siguientes aspectos:

“El contexto interno fue favorable para la actividad de intermediación financiera en 2012, la cual se caracterizó por un importante dinamismo. Los DPF mayores a un año y en MN, especialmente de inversionistas institucionales, impulsaron el incremento de los depósitos. Por su parte, el microcrédito fue el motor del crecimiento del crédito. Las modificaciones a la normativa de encaje legal contribuyeron a profundizar el proceso de bolivianización del sistema financiero, que registró indicadores de rentabilidad y solvencia favorables para la expansión del crédito en 2013”.

Este incremento de los DPFs (depósitos a plazo fijo) y en MN (moneda nacional) se refiere a los ahorros de instituciones con importante liquidez, como son la AFPs (administradoras de pensiones). Este comportamiento institucional aportó, de manera significativa, a la bolivianización de los depósitos en el sector financiero.

El 82% de los créditos otorgados por las entidades financieras están en moneda nacional, en tanto que en los depósitos por parte de las entidades y el ahorro familiar también han sido incrementados en términos de moneda nacional.

El comportamiento del ahorro familiar tuvo un cambio que hay que resaltar y comprender dicho comportamiento, el informe explica que:

“Con relación a los ahorros de las familias, en los últimos seis años se produjo una descomposición desde DPF a cajas de ahorro posiblemente debido a los menores rendimientos ofrecidos por las entidades financieras. En este contexto, las familias preferirían la liquidez ofrecida por los depósitos en caja de ahorro además de sus ventajas para sustentar instrumentos electrónicos de pago”.

El hecho de que el ahorro de las familias haya migrado de DPFs (depósitos a plazo fijo) a Cajas de Ahorro no solo se bebe a la necesidad de liquidez por parte de estas familias; también tiene su explicación por las bajas tasas de interés que los bancos ofrecen a los ahorristas. Entre las tasas de interés pasivas (lo que pagan las entidades a los ahorristas) y las tasas pasivas (lo que cobran a sus prestatarios), hay una brecha de tal magnitud que, ya no es ningún incentivo ahorrar o por lo menos a disminuido sustancialmente el incentivo por hacerlo.

¿Por qué las entidades financieras no ejecutan políticas e instrumentos que incentiven el ahorro? Resulta que la liquidez en el sistema financiero ¿rebasa en magnitud a la demanda de créditos? O ¿los requisitos para acceder al crédito continúan muy rígidos? Entonces, la solución a este impase debe ser impulsada por políticas de corte financiero, desde el ejecutivo y el legislativo. La Ley de Servicios financieros y sus reglamentos deben tomar en cuenta esta propuesta.

Otra de las recomendaciones en este aspecto, dada la estabilidad financiera importante en los últimos años, es aquella que se plantea en el sentido de, desplazar la bancarización a lo largo y ancho de la geografía nacional. Esta tarea se la debe proponer a las instituciones financieras tanto privadas como públicas y/o estatales.


*    Docente Investigador titular de la UMSA, economista

Be the first to comment

Deja un comentario