octubre 31, 2020

Estabilidad económica, una realidad o una fantasía

Cuando el gobierno habla del Nuevo Modelo Económico Social Productivo, las personas piensan que nuevamente el Estado está volviendo a intervenir en la economía como lo hacía en el año 85.

La historia económica ha demostrado que el Estado no puede intervenir siendo empresario y productor, la política económica, aplicada desde el año 85 era un programa de estabilización monetaria que apuntaba a detener rápidamente el proceso hiperinflacionario. Bolivia desde entonces aplicó este modelo para manejar su economía.

Para poder entender la diferencia entre estos modelos el neoliberal y el comunitario social productivo es necesario llevar adelante una diferencia de ambos. El modelo neoliberal tenía como objetivo central la búsqueda del interés personal, es un modelo egoísta que solo beneficia a unos cuantos. Era el mercado el que controlaba la economía.

El nuevo modelo económico social productivo no significa un “retorno al pasado, ni una repetición, ni el uso de políticas macroeconómicas populistas”, sino que consiste en la combinación del equilibrio macroeconómico con el cambio social y estructural.

El modelo neoliberal tiene como principal resultado la bien llamada crisis estructural del capitalismo, una crisis amplia, prolongada y profunda que está sacudiendo a países que si bien uno creía que no se verían afectados otra fue su realidad.

El nuevo modelo económico social productivo utilizó la llamada política redistributiva desde el 2006 que se basa principalmente en la optimización de la explotación de sectores como hidrocarburos, minerales, electricidad y comunicaciones para beneficiar el desarrollo social, la salud, la educación y el turismo, producto de esto es que la inversión pública ejecutada, ha tenido un papel creciente, en 2005 la misma alcanzaba la suma de USD629 millones, en 2012 se ejecutó cuatro más la registrada en 2005 es decir USD2.874 millones, además que las gobernaciones, municipios y universidades hayan más que triplicado sus recursos en los últimos siete años (de Bs6.669 millones, en 2005, a Bs22.793 millones, en 2012).

Bolivia, pasó de exportar un valor promedio de USD1.138 millones entre 1985 y 2005 a USD5.639 millones, las reservas internacionales en 2005 alcanzaban la suma de USD1.714 millones a febrero de 2013 alcanzan la suma de USD14.173 millones (8 veces que en 2005).

Nuestro país vive actualmente el mejor periodo de estabilidad económica de las últimas décadas, se redujo la pobreza moderada de 60,6% en 2005 a 45% en 2011, y de pobreza extrema de 38,2% en 2005 a 20,9%, es el séptimo año que Bolivia registra un superávit fiscal, pasaron 66 años para que la economía boliviana vuelva a contar con este resultado.

Estos logros llevaron a nuestro país a tener reconocimiento internacional, una señal de la confianza externa fue el retorno a mercados bursátiles en octubre de 2012, con la colocación de bonos a diez años por USD500 millones.

Alrededor de 3.563.694 bolivianos que representa el 32,8% de la población boliviana son beneficiados con las políticas de redistribución de ingresos (Bono Juancito Pinto, Juana Azurduy y Renta Dignidad).

El Estado también fomentó a la empresa privada, sólo basta observar la cantidad de empresas creadas en términos netos entre 2006 – 2012, la cifra llega a 48.454, superior con respecto a años anteriores lo que demuestra más bien un crecimiento del sector privado.

La pregunta que transmito al lector es ¿cuál de estos modelos benefició realmente a nuestro país.


*    Administrador de Empresa

Be the first to comment

Deja un comentario