noviembre 29, 2020

Caso Loui Alvaro Oporto Almaraz ¿Cómo sigue la investigación del asesinato del hijo de nuestro colaborador?

por: Luís Oporto Ordóñez / Patricia Almaraz Chavarría

Los padres del Univ. Loui Álvaro Oporto Almaraz, a tiempo de solicitar justicia, tenemos el deber de informar a la opinión pública, sobre el curso que ha seguido el proceso de investigación del asesinato de nuestro querido hijo, perpetrado el viernes 11 de enero del presente año.

La joven existencia de Loui Álvaro Oporto Almaraz, de 34 años de edad, fue malograda por la miseria humana que anida al interior de sus victimadores. Loui Alvaro Oporto Almaraz era egresado de la Carrera de Antropología de la UMSA, fue pasante del Museo Nacional de Etnografía y folklore y en enero trabajaba como pasante del Viceministerio de Descolonización (Ministerio de Culturas y Turismo). Anteriormente trabajó como Archivista en el Servicio Nacional de Áreas Protegidas, participó en el Censo de Archivos del Servicio de Impuestos Nacionales y en el Sistema de Archivo de la Corporación Minera de Bolivia.

Un mes antes de los sucesos Loui había acordado con sus padres, ir a vivir a una casa de su propiedad en el barrio de El Kenko, en la ciudad de El Alto, sin embargo cambió de parecer pues en esas circunstancias se presentó la oportunidad de alquilar una vivienda con patio amplio en la zona de Cupilupaca, en la Avenida Periférica, noticia proporcionada por su “amigo” Humberto Parra. Loui buscaba con afán un departamento con patio, para atender a su mascota, “Nina”, hecho que le obligó a alejarse cada vez más hacia barrios de la periferia, pues ningún dueño de casa aceptaba alquilar o rentar sus habitaciones a un inquilino con una mascota tan grande como eran sus perros, mitad lobos, mitad canes. Cupilupaca era por cierto un barrio menos alejado que El Kenko.

Loui aceptó la inesperada oferta cancelando sus planes iniciales, hecho que comunicó a sus padres, quienes le recomendaron cuidado a tiempo de preguntar quién era el dueño, a los cuales no conocía Loui, pues iba a entrevistarse con ellos a tiempo de entregarles el dinero en la suma de $us 4.500.

La oportunidad no era tal, pues se trataba de una celada urdida y maquinada por Humberto Parra, amigo que conoció tiempo antes, pues era empleado de un amigo común que tenía una imprenta para imprimir libros piratas que los vendía en la Feria 16 de Julio de El Alto.

El viernes 11 de enero Loui Oporto se entrevistó con su padre para comunicarle la novedad.

A las 17:30 aproximadamente, se dirigió al barrio de Cupilupaca para reunirse con Humberto Parra.

A las 20:30 Loui se comunicó por última vez con su madre, a quien le dijo: “No te preocupes, el dueño está subiendo con su abogado. Estamos esperando con otra persona que va a tomar el piso de abajo”. Fue la última vez que hubo contacto telefónico con Loui.

Al promediar las 22:00, su afligida madre que ya buscaba desesperada a su hijo, recibió un curioso mensaje por celular: “Estoy renegando, no hay anticrético, me voy a El Alto”. Era algo absolutamente inusual en Loui, pues no era afecto a enviar mensajes.

El viernes 11 de enero, Loui fue victimado con 27 puñaladas, por su propio amigo, Humberto Parra, como confesó en sus declaraciones, luego de cruel martirio, al que fue sometido con premeditación y alevosía, que terminó con su vida, con saña, indescriptible, inexplicable, imposible de creer, pues Loui nunca hizo daño a nadie todo lo contrario, fue siempre solidario y atento, incluso con aquel Cain que escondía la daga debajo del brazo.

El sábado 12 de enero los padres de Loui denunciaron su caso a la FELCC que lo registró como persona desaparecida.

Una semana más tarde, el sábado 19 de enero, luego de intensas investigaciones y búsqueda de Loui, los investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, lograron ubicar sus restos, procediendo a una extracción en la calle 1, No. 7, del barrio de Cupilupaca, en el cuarto de Humberto Parra, quien fue aprehendido. En el entretecho de la habitación se requisaron $us. 1.500 dólares. En sus declaraciones indagatorias, ante la Fiscalía, el imputado reconoció el asesinato perpetrado en la humanidad de Loui Alvaro.

La Fiscal Claudia Pastén imputó a Humberto Parra y David B., por el asesinato de Loui Alvaro Oporto Almaraz, para quienes solicitó detención preventiva en la penitenciaría de Chonchocoro y San Pedro, respectivamente, donde actualmente se encuentran ambos.

La fase de investigación se ha extendido desde enero al presente, restando algunas actuaciones procesales, entre ellas la audiencia para la inspección ocular y la reconstrucción del asesinato, fijada para el viernes 12 de julio a horas 14:30 en la Fiscalía ubicada en la calle Potosí, para dirigirse luego a la escena del crimen. Es importante señalar que esta audiencia fue cancelada en dos oportunidades anteriores, lo que es motivo de preocupación por parte de la familia.

La familia de Loui Alvaro Oporto Almaraz pide celeridad, probidad a los administradores de Justicia, a fin de pasar a la fase acusatoria en el juicio oral y contradictorio que sigue a la fase investigativa.


—Teléfono de referencia: 73031820—

Be the first to comment

Deja un comentario