octubre 24, 2020

Recordando a Neruda, 109 años de su nacimiento

por: Gastón Nuñez

El poeta y militante del Partido comunista chileno, Pablo Neruda, Ricardo Neftalí Reyes Basoalto, el 12 de julio cumpliría 109 años de su natalicio en ese histórico lugar del Parral, en Chile, donde se le preparan una serie de actividades por parte de la Municipalidad de esa localidad, con la presencia de grupos culturales para conmemorar el nacimiento del poeta chileno, que corresponde al viernes 12 de julio.

Cuando el mundo todavía habla de sus restos que serían sometidos a pruebas toxicológicas para determinar si el vate fue envenenado por la dictadura de Augusto Pinochet en España, o falleció de un cáncer de próstata en 1973, como señalan algunas versiones, trataremos de evocar la figura del poeta desde el caudal de sus obras que en síntesis, fue lo que marcó en su historia.

El primer libro escrito por Neruda fue el, Crepusculario, apareció en 1923 y tiempo después fue nombrado director y editor de la revista Caballo de Bastos, que se publicó en la capital chilena. No obstante, sus vacaciones las pasaba Temuco, Osorno y Puerto Montt.

Tras publicar algunos libros de poesía, en 1924, alcanzó fama internacional con Veinte poemas de amor y una canción desesperada, obra que distingue su primera etapa de su producción poética.

Al estallar la Guerra Civil, Neruda apoyó a los republicanos y escribió España en el corazón, mientras que progresivamente sus poemas experimentaron una transición hacia formas herméticas y un tono más sombrío al percibir el paso del tiempo, el caos y la muerte en la realidad cotidiana.

Pablo Neruda, ha sido considerado por muchos escritores como uno de los más influyentes artistas de su siglo, y no por nada el novelista colombiano Gabriel García Márquez lo llamó “el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma”.

En 1969 es nombrado “Miembro honorario” de la Academia Chilena de la Lengua. Ese año, durante la campaña para la Elección presidencial de Chile (1970), el Partido Comunista lo elige como pre-candidato, pero renuncia en favor de Salvador Allende como candidato único de la Unidad Popular, que triunfa en las elecciones de 1970. El gobierno de la Unidad Popular lo designa Embajador en Francia.

También fue un destacado activista político, siendo senador de la República, integrante del Comité Central del Partido Comunista y precandidato a la presidencia de su país. Entre sus múltiples reconocimientos destacan el Premio Nobel de Literatura en 1971 y un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford.

En ese mismo período, conoce a Gabriela Mistral, de cuyo encuentro recordará: “…ella me hizo leer los primeros grandes nombres de la literatura rusa que tanta influencia tuvieron sobre mí”. En octubre, firma definitivamente sus trabajos con el seudónimo de Pablo Neruda.

Con su perro de raza chow chow, con el que aparece en tantas fotos en Isla Negra, escribió: “No se sienten sus pasos de oro suave ni su distante presencia. Sólo ladra muy tarde a la noche para ciertos fantasmas. Es mi perro, hasta donde puede ser Chu Tuh mío o de nadie”.

Con él pasó sus últimos días en su amada isla. Se sentaban juntos y miraban el mar. No se cansaban de mirarlo. Neruda le hablaba mientras fumaba su pipa y le acariciaba su peluda cabeza. “Así me gustaría quedarme siempre —escribió en “Confieso que he vivido”— frente al fuego, junto al mar, entre dos perros, leyendo los libros que harto trabajo me costó reunirlos, fumando mis pipas.”

¿Por qué a Ricardo Neftalí Reyes Basoalto le pusieron Pablo Neruda?

Cuando contaba con 17 años, firma con el seudónimo de Pablo Neruda, para evitar el malestar del padre por tener un hijo poeta. Si bien Neruda nunca aclaró el origen de su nombre artístico, nunca desmintió, e incluso apoyó, la conjetura de que lo habría escogido en honor al escritor checo Jan Neruda, del cual leyó un cuento por esos años que le causó una honda impresión.

Sin embargo, la obra de Jan se publicó entre 1857 y 1883, y es poco probable que Neruda haya tenido acceso a traducciones en 1921. En lugar de esto, su apodo se presume que esté inspirado más bien en un personaje de la novela de Arthur Conan Doyle de 1887 titulada Estudio Escarlata, donde en el capítulo IV, el personaje Sherlock Holmes dice ir a escuchar un concierto de Norman-Neruda, una famosa violinista, Guillermina María Francisca Neruda, casada con el músico sueco Ludwig Norman, conociéndosela entonces como Wilma Norman-Neruda.

El 23 de septiembre de 1973, dos semanas después del golpe de Estado que derrocó a su amigo Salvador Allende, Neruda murió en una clínica de Santiago. Pocos días antes, el 11 de septiembre, el gobierno de Allende había sido violentamente derrocado por el golpe de Estado encabezado por Augusto Pinochet, y la casa de Neruda en Santiago había sido saqueada y sus libros incendiados.

Con la obra de Neruda recorreremos este histórico julio que entrelaza inmensas y ricas obras de la vida del pueblo latinoamericano, como de otras grandes entre ellas, Juana Azurduy, en un casual 12 de julio y, la recordaremos como recordamos a Pablo Neruda en una de las actividades que se realizará este sábado en la municipalidad del Parral en Chile, a las 18:30 horas, las “109 Cuecas a Neruda”.


*    Escuche: “Memorias de Nuestra América” FM-94.3

Be the first to comment

Deja un comentario