octubre 22, 2020

Buenos indicadores económicos hacia la soberanía económica. Proyectar el buen comportamiento de las variables económicas al futuro

El Informe de Política Monetaria (IPM) presentado por el Banco Central de Bolivia (BCB) a julio del 2013 no muestra datos y explicaciones interesantes respecto al desenvolvimiento de la economía nacional, regional y mundial.

En un entorno mundial que muestra una lánguida recuperación, las economías europeas no encuentran las rutas de mejorar su desempeño, en tanto que los Estados Unidos de Norteamérica y el Japón muestran débil incremento en su crecimiento. La tasa de crecimiento de la economía mundial estimada en enero del 2013 era del 3,5%; el dato oficial y confirmado a medio periodo del presente periodo es del 3,1%. El crecimiento de la economía boliviana a doce meses hasta el primer trimestre del 2013 llega al 6,5%, por encima de lo estimado para el periodo enero-diciembre del 2013 de 5,5%, lo cual garantiza que la estimación tiene mayor probabilidad de alcanzar o, incluso superarla. Asimismo, el Índice General de Actividad Económica (IGAE) muestra un crecimiento del 6,2%, hasta abril de este año. Ver gráficos 1 y 2 en el PDF adjunto del semanario en esta página.

Las figuras anteriores muestran el aporte al crecimiento de todas las actividades económicas y la ubicación de la economía boliviana en términos de crecimiento entre economías representativas de la región y el mundo.

La producción que mayormente está aportando al crecimiento del PIB viene del sector de Hidrocarburos, al interior de esta actividad se destaca la refinación y la obtención de mayores volúmenes de productos derivados, gasolina, diesel, gas domiciliario y automotriz.

En relación al crecimiento interanual del PIB y comparado con países seleccionado, el propósito es mostrar que estamos ubicados en un puesto importante, coadyuvando positivamente a la economía mundial; en tanto que países “desarrollados” como los de la eurozona están remando al lado contrario.

A esta situación positiva de la economía boliviana han contribuido tanto el comportamiento del mercado interno, es decir mayor producción y consumo para los bolivianos, como las operaciones con el exterior, las mismas que se incrementaron, arrojando resultados positivos.

Desde esa perspectiva, las cuentas que registran las operaciones con el exterior mostraros resultados positivos, al primer trimestre del 2013 se verifica un importante superávit en la balanza comercial, 26% del PIB. Resultado positivo que va a ser coadyuvado con el incremento de las remesas enviadas de trabajadores(as) desde el exterior; así como del comportamiento positivo de la inversión extranjera. Estos aspectos explican el saldo positivo de la Balanza de Pagos que, a su vez, permitieron el incremento de las Reservas Internacionales (RIN).

En relación al comportamiento del sector financiero, tanto el crédito como la confianza de los depositantes, muestra un avance importante en el proceso de la bolivianización, este es un término que se está utilizando para explicar el incremento en la confianza, por parte del público, a la moneda nacional. Los indicadores que apoyan esta afirmación son los depósitos y los créditos que operan las entidades financieras y la disminución de la mora.

El crédito al sector privado, por parte del sector financiero, registra un incremento importante en moneda nacional, también los depósitos al sector financiero se incrementaron en la moneda nacional. A este proceso de confianza en la moneda nacional se denomina como bolivianización. En este comportamiento tiene que ver las decisiones que se tomaron en materia de política cambiaria, en la gráfica B1, la línea delgada con dirección casi horizontal, está mostrando la estabilidad de la paridad cambiaria entre el Dólar y el Boliviano; esta política coadyuva, de modo significativo al proceso de la bolivianización.

Si el IPM del segundo semestre del 2013 llega a mostrar avancen en los aspecto que se resalta, estaremos en otro periodo positivo de indicadores macroeconómicos, producto de un contexto mundial por la ruta de la multipolaridad y del manejo adecuado de las políticas económicas desde nuestro país.

Dada la situación prevista y deseada para la economía boliviana en un contexto en el que algunas economías podrían empezar a recuperarse, lo importante no está en mostrarse exitosos, sino de emprender planes y programa de mediano y largo plazo para consolidar los avances y estar siempre listos para responder a las circunstancias de variabilidad en la naturaleza de la economía capitalista, es decir sus crisis, en cuyo interior estamos inevitablemente inmersos. En este sentido, consideramos que la Agenda Patriótica, propuesta por el Presidente Morales es el inicio de la ruta a emprender: “hacia la soberanía económica” y el trascender al capitalismo imperialista. Todas las organizaciones sociales e instituciones de la sociedad civil deben considerar sus responsabilidades en esta tarea.


*    Docente Investigador Titular de la UMSA

Be the first to comment

Deja un comentario