diciembre 3, 2020

El extremismo cristiano contra Boko Haram

por: Max Murillo Mendoza

Nigeria hace noticia mundial, con el secuestro de 200 niñas de un colegio de cristianos, envase que alimenta el morbo de la prensa mundial, en contra del Islam como religión absoluta y malintencionadamente tergiversada, para mostrar a dicha religión como extremista, criminal, injusta, no civilizada. Intenciones ideológicas del sistema capitalista, para seguir su secuencia de buscar siempre enemigos y seguir el rito del consumismo occidental. Es interesante además para estudios de manipulación mental, ideológica política, en el manejo informativo mundial. Porque ahora ese es el papel de la prensa del sistema: manipular y mentir sofisticadamente, en nombre de la libre expresión. Sadismos cada vez más repugnantes.

En todas las religiones existen sus ramas extremistas. La religión católica apostólica y romana, está teñida de sangre por su papel sanguinario en la colonización. Su crueldad no está aún suficientemente publicada, pues los poderes del mundo encubren bien esos hechos. Algo de eso sabemos por los mismos europeos que investigaron la “santa inquisición”, donde los cristianos torturaban hasta la muerte a los herejes, en su mayoría científicos, intelectuales o gente que no compartía con las mentiras del cristianismo. Era tal el grado de crueldad, que varios obispos contrataban expertos en máquinas de tortura, cuánto más crueles y sangrientos, más cristianos eran. Miles de torturados y muertos, de lo poco que se sabe, están documentados a lo largo de los países por donde los reyes se convertían al cristianismo. Y en nuestras tierras, se sabe también de esa crueldad cristiana. De los impuestos injustos e inhumanos que se cobrara a las comunidades rurales, y también de los castigos que se infringían por temas de “pecados”. Toda esa maquinaria cristiana ideológica, tiene el poder en Bolivia de condenar todavía a nuestras religiosidades ancestrales. Las oligarquías y clases altas son por definición cristianas. Es decir de la religión “superior”. Defienden a los obispos y curas de extrema derecha, porque simplemente son cristianos. Y se dicen dueños del país, en sus estructuras mentales, frente a otras religiosidades o costumbres. Ese extremismo es aún cotidiano como totalitario. De ahí se desprenden por supuesto ramas más extremistas todavía, como los Opus Dei, etc. Todavía peores que los extremismos islámicos. En gran parte de los países de América Latina, la iglesia es una institución de ocupación colonial. Los obispos y curas son mayormente extranjeros, con todas las prerrogativas diplomáticas. Muchas de las veces estás ventajas han sido mal utilizadas, saqueos de iglesias del oro y la plata que teníamos, y corrupción económica casi generalizada. En Bolivia en realidad no existe una iglesia boliviana, sino una iglesia católica extranjera. El poder político y económico no lo tienen los bolivianos, sino los extranjeros. Los discursos de esa iglesia pueden aguantar todo, manipulando el verdadero poder que tienen los extranjeros sobre los intereses del país. Los obispos tienen comprado su vida, porque disfrutan de placeres económicos como los reyes medievales (proyectos, dineros fáciles en nombre de dios), por lo que tienen que estar callados o defendiendo a un país extraño, como colonial: Vaticano. De ahí nada raro que las cúpulas católicas, defiendan a las colonias extranjeras y oligarquías. Pues son sus principales bases y feligresía militante. Y de manera vergonzosa no dijeron nada ante los atropellos de indígenas el año 2.008; pero si defienden a los “exiliados políticos” extranjeros (Sánchez Berzaín, Reyes Villa, Marincovich) que robaron y saquearon Bolivia, incluso asesinaron y masacraron a nuestras poblaciones. Ese cristianismo elitista es explicable desde lo colonial, y de una iglesia de ocupación, no es una iglesia boliviana; aunque sus esfuerzos sean aparentemente interesantes. Es una iglesia extraña, como ajena a nuestras realidades.

La utilización de niños y niñas nunca será el camino de las luchas y las reivindicaciones sociales. En Nigeria el grupo radical islámico Boko Haram, no ganará las simpatías de la población con esas actitudes. En todo el mundo se condena con razón ese error. Además el sistema aprovecha muy bien, para mostrar al mundo manipulando esta noticia como al islam extremista, insano, terrorista y sanguinario. Pero los amos de la información, nada dicen de la destrucción de Irak, donde se mataron más de un millón de personas a manos de cristianos. Los amos de la información nada dicen de los 5 millones de desplazados iraquíes, que viven en la pobreza más insultante, repartidos en varios países del mundo. Los amos de la información nada dicen de otros millones de muertos en Afganistán, también a cargo de cristianos. Nada dicen de la crueldad de su sistema que expulsa todos los días, de Europa y Estados Unidos, a miles y miles de inmigrantes injustamente. Dejando familias destruidas, familias humilladas y traumatizas por siempre. Esos cristianos gringos, no tienen la más mínima compasión por los seres del sur de este mundo. Nada dicen de los millones de desocupados, hambrientos, expulsados de sus viviendas, y sin esperanzas ni siquiera en el largo plazo, de sus propias poblaciones gringas, que son obra de los cristianos gobernantes. Es decir, la crueldad del sistema gringo cristiano y devoto de dios, es encubierta sofisticadamente todos los días. Pero chorrea su tinta e hipocresía, cuando grupos radicales como Boko Haram en Nigeria, hacen gala de su pequeño poder en contra de unas niñas indefensas. Semejante hipocresía es parte del juego de poder. Siendo los más crueles y sanguinarios, mostrarse como los “hijos verdaderos de dios”, frente a los radicales islamistas como Boko Haram. Pues la utilización de la religión es nomás a la voz del maestro Marx: el opio del pueblo.

Mientras el mundo siga “organizado” en función de los totalitarismos democráticos gringos, y miles de millones de seres humanos hambrientos, inservibles para el sistema, desplazados y expulsados del sistema, siempre existirán Torres Gemelas, o Boko Haram. Los verdaderos responsables no son los Boko Haram. Los verdaderos responsables están sentados en Washington, en el Pentágono, en los Bancos ilustres y poderosos de Nueva York, Londres, Bruselas, Berlín, París o Tokio. Esos son los mayores criminales, y cristianos, por manejar el mundo de manera mezquina y mercantil. Por considerar a la especie humana solamente como negocio, ilícito o no, y en términos de rentabilidad fría y numérica. Donde los más poderosos siempre son los únicos que ganan, por encima del hambre y la miseria de miles de millones de humanos. El periodismo del sistema se ha convertido en el principal mecanismo de mentira, de encubrimiento y difusión de la ideología consumista y mercantil del sistema. No hay más información, sino mentiras y formas muy sofisticadas de control mental, para adormecer poblaciones, cada vez más preocupadas de la sobrevivencia. Las llamadas nuevas tecnologías, sólo sirven para controlar más a las poblaciones, para hacerlas más ovejas y consumistas. En ellas ya están incorporados mecanismos de espionaje, para buscar “terroristas”, “islamistas”, “comunistas”, “indianistas”, “indigenistas”, o voces alternativas a la crueldad del sistema. Nada cierto es de esas teorías suculentas de aula, sobre la democratización de la información. Todo es para controlar mentes y poblaciones, y seguir velando por los negocios del mundo que los cristianos del norte tienen montado a lo largo del mundo.

No debemos justificar la utilización de niños y niñas, porque es caer en las trampas del sistema. Los herejes de ayer, condenados y quemados en las hogueras cristianas, son los ejemplos actuales frente a los totalitarismos cristianos. Los llamados “terroristas” de hoy, serán por supuesto los otros ejemplos en 30 o 50 años. La crueldad mercantil del sistema, provoca y crea terroristas por todo el mundo.

La Paz, 12 de mayo de 2014.

Be the first to comment

Deja un comentario