noviembre 23, 2020

Economía de la cultura “Festividad del Gran Poder, Danza pesada”

por: Mónica Heisy Quenta Carvajal

Sabemos que la economía es una ciencia social y por ello estudia el comportamiento del hombre para satisfacer sus necesidades y la distribución optima de los recursos escasos. Y la cultura es el conjunto de costumbres, tradiciones, conocimientos y saberes representados en símbolos. Conjuntamente, todas las ciencias de estudio provienen o están insertas del tronco de la cultura.

La rama de la ciencia económica cuenta con distintas áreas de estudio como: la economía política, economía monetaria, economía fiscal, economía nacional, economía mundial, pensamiento económico, economía minera, geografía económica, economía industrial, economía agrícola, estructura económica, etc., etc., ¿Y dónde se encuentra la economía de la cultura en nuestro país? La estructura económica de nuestro país cuenta como su base principal a la extracción y en la exportación de sus recursos naturales, principalmente mineros y gasísticos. En segundo lugar se encuentra el sector agroindustrial que ha tenido un impacto importante debido a la tecnificación y optimización de productos agropecuarios, y en el tercer lugar, nuestra economía es generada por el turismo, que no es más que el resultado de las actividades culturales con las que contamos y que dentro de esta se encuentran en primer lugar las festividades culturales. En fin la economía de la cultura estudia la distribución de los recursos culturales y el desarrollo cultural.

Son varias festividades con la que cuenta nuestro país, e incluso se puede indicar que no hay un solo día donde no se celebre una fiesta en algún lugar del territorio boliviano, donde se esté reflejando alguna de nuestras danzas. Sin embargo, existen festividades importantes como: en el mes febrero, donde vemos al Carnaval de Oruro y el carnaval de Santa Cruz; en agosto, la fiesta de Ch’utillos en Potosí y la fiesta de Urkupiña en Cochabamba; en julio, la festividad de Santa Cruz y la Festividad de la 16 de Julio en la Ciudad de El Alto y en junio la Fastuosa entrada del Gran Poder de La Paz. Esta extraordinaria festividad tiene una gran importancia en nuestra economía porque genera consumo, inversión, producción de bienes y servicios, empleo, intercambio de bienes, satisfacción de necesidades, prácticamente genera un efecto multiplicador en nuestra economía. Parece ser que la economía en estas festividades únicamente se moviese desde su inicio con una recepción social hasta el día siguiente de la Diana, que es el recojo de los nuevos recibientes (La sartha). Sin embargo realizando un estudio y seguimiento de la festividad en especial de las danzas pesadas a comparación de las danzas livianas y autóctonas que participan en el Gran Poder, se puede deducir que el movimiento económico no solo abarca medio año, más al contrario, la organización y el movimiento económico de estas fraternidades requiere de más tiempo, y en donde participan los actores directos (los pasantes, fundadores, mesa directiva y danzarines) e indirectos (los artesanos, el comercio, el transporte, la gastronomía, etc.)

Las danzas en todo el tiempo de organización realizan un gasto de más de 53 millones de dólares, con una participación de más de 27 mil danzarines distribuido en las tres categorías de danzas (livianas autóctonas y la danza pesada). En esta festividad hay que resaltar el papel que juega la morenada (18 fraternidades pesadas) porque representando tan solo el 28% del total de las fraternidades (64 fraternidades) cuenta con el 49% de total de los danzarines (más de 27 mil danzarines) que participan en Gran Poder registrando un gasto de alrededor del 69% del movimiento económico que se genera en la actividad (más de 53 millones de dólares).

El fenómeno de la globalización de las festividades folklóricas y de la morenada ha traspasado nuestra fronteras, va más allá de nuestras manos, como es el caso de la festividad del Gran Poder en los Estados Unidos que se realizó el 7 de junio en New York con 12 fraternidades que representaron danzas livianas, autóctonas y la danza pesada. También está la festividad del Gran Poder en Barcelona y otras festividades como en España, Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, etc., etc., organizadas todas por nuestros residentes bolivianos.

La riqueza cultural (material e inmaterial) de nuestro país es dinámica, amplia, abstracta y variada, realmente debemos estar agradecido por todo ello. En nuestro país el término de la economía de la cultura se sumerge entamente, porque lastimosamente no estamos realizando gastos de inversión, sino gastos corrientes en el área de la cultura. Nuestra cultura no solo está para ser promovida, difundida, sino también catalogada e investigada no solo desde el punto de vista antropológico, psicológico, cultural, social, periodístico, la cultura también es contabilidad, física, administración, política, arquitectura y lo más importante “también es economía” y para los economistas el instrumento de investigación son las estadísticas, los datos, y sería muy importante que nuestro gobierno, en especial nuestro presidente a través del ministerio de Culturas y Turismo u otras instituciones de tema cultural, realice también gastos de inversión con respecto a la cultura desde las diferentes áreas de investigación, generando estadísticas culturales e indicadores económicos para el beneficio de nuestro país.

Be the first to comment

Deja un comentario