noviembre 24, 2020

Patas Arriba

Las imposturas de Samuel

A Samuel nadie, ni sus seguidores, le van a creer que es un tipo modesto en la forma de vivir. El domingo 21, en una entrevista con Erbol, el candidato presidencial aseguró que actualmente no tiene un vehículo de su propiedad personal y que se transporta en un Range Rover provisto por Soboce, y que otros vehículos lo acompañan con personal de seguridad. Bueno, ¿de quién es Soboce? ¿Del empresario-político verdad? Por lo tanto, ese Range Rover es de Samuel.

El abuso de Samuel

Pero más de Samuel. Lo que no dice es que hace dos semanas un varita cortó el tráfico en la Loayza y Mercado. Pasó un Range Rover y luego una vagoneta Toyota celeste. El varita se subió a la vagoneta celeste y luego repitieron la escena en la calle Socabaya (del Burguer King) y Mercado. El empresario iba a su empresa, que queda sobre la mercado. Todo indica que Doria Medina tiene su propio varita que le para el tráfico cuando el se mueve, aunque la luz del semáforo marque verde. ¿Se imaginan si tuviera poder político?

La palabra de cementero

Samuel hace honor a los políticos de la democracia de pactos: dice una cosa y hace otra. Hasta hace unos días se montó sobre el prestigio de algunos izquierdistas que expresaban más tolerancia con el empresario-político antes que con el líder indígena que conduce la revolución boliviana. Pero, cuando su “clase” lo llamó, los dejó colgados y amarró con los prefectos que en 2008 quisieron voltear a Evo con un golpe de estado.

Racismo que siempre aflora

A propósito del Reloj del Sur. El cambio de sentido del reloj de la Asamblea Legislativa Plurinacional fue un pretexto para que saliera a superficie el racismo encubierto que todavía está fuertemente arraigado en muchas personas. Por ejemplo, unos presentadores de la Red Unitel dijeron que iban a cambiar el zapato izquierdo para el pie derecho y que se iban a colocar calzoncillos encima del pantalón. Además de no entender el sentido simbólico de que representa el reloj del Sur, ¿tendrán el valor de cumplir con lo que anunciaron?

¿Y si hubiera sido un europeo el que lo dijera?

Cuando uno observa, felizmente muy ocasionalmente, la mayor parte de las revistas de televisión, no puede menos que mover la cabeza por la superficialidad de muchos de los presentadores. Estos mismos, que bailan y alucinan cuando viene alguna noticia estridente de EE.UU. o Europa, son los que ironizan las palabras del canciller y el presidente del senado de Bolivia a propósito del reloj del sur. Tan formateados con el norte, que seguro no dejarían de babosear si el anuncio lo hubiera dado un científico del norte. Así estamos.

Be the first to comment

Deja un comentario