noviembre 29, 2020

La familia sagrada opositora

Nuevamente la Iglesia Católica ha salido a demostrar su faceta de poder terrenal, el actual Papa ha realizado varias llamados para que la Iglesia se acerque más al pueblo, en nuestro caso se acerca cada vez más a las oligarquías coloniales de las que fue su eterna acompañante.

Es bueno que la cúpula de la Iglesia Católica haya reafirmado su definición política, para este año electoral, ya lo hizo antes y cada vez que las oligarquías tambalean en su estrategia de poder, la cúpula de la Iglesia Católica sale prestamente a cobijarla y darle la mano.

Todos los intentos de interpretar los signos de los tiempos contenidos en encíclicas como: Rerum Novarum, Mater e Magistra y Pacen in Terris, han sido ignoradas por la cúpula eclesiástica y en coincidencia con las políticas económicas neoliberales, han perdido la visión de futuro y se mueven en un cortoplacismo miope.

Más de dos mil años de poder de la religión católica le dan la credencial suficiente de haber sido muy hábil para codearse con el poder terrenal y en muchos casos ponerlo a su servicio.

Es una falta al sentido común que la Iglesia Católica boliviana, sobre todo sus autoridades, no respeten el status de Estado Laico que tiene hoy el Estado Plurinacional de Bolivia, tal parece que los obispos se quedaron en tiempos del reinado de Torquemada.

Así como jerarcas de la Iglesia Católica, se imaginan una realidad y la quiere acomodar a sus intereses, existe un ex diputado, ex senador, ex masista, ex minero, ex Vanguardia Obrera, ex MRTK-L y actual candidato de un partido pequeño, ha tratado mediante un escrito, reescribir la historia de acuerdo a su antojo.

Este intento ha sido refutado, como tenía que ser, por un dirigente minero sin tacha como es José Pimentel, especialmente referido a las conjeturas que hace el autor respecto a dirigentes históricos como Federico Escobar e Irineo Pimentel.

Por otra parte, en la libre interpretación del autor, de la historia reciente, Evo Morales desaparece de la historia; son más o menos 25 años de protagonismo “olvidado”, como en su tiempo lo hizo Stalin con sus adversarios, pero la terquedad de la historia dará cuenta del presidente democrático que más elecciones ganó, del presidente que fue capaz de cambiar la Constitución, y sentó las bases para terminar con el “Estado aparente” y crear el Estado Plurinacional.

La verdad siempre se conoce, tarde o temprano se conoce, hoy para mantener fresca la memoria de los días que pasan tenemos a la —Generación Evo— esa juventud que tiene el sello de la revolución en su conciencia histórica.

Marx y Engels escribieron “La Sagrada Familia” en 1844, para dar cuenta del pensamiento de Bruno Bauer y compañía (los jóvenes hegelianos), hoy tenemos en el país otra especie de “Familia Sagrada” compuesta por la jerarquía de la Iglesia Católica, los medios de comunicación privados, culpables del fracaso de la Marcha por la Vida.

Para curarnos en salud, debemos una disculpa a los candidatos a presidente, pero debemos recordar que estamos hablando de la oposición real, no de la oposición “aparente”.


* Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Be the first to comment

Deja un comentario