noviembre 26, 2020

De Evo a Dilma, de Dilma a Tabaré, de Tabaré al mundo

por: Luis Camilo Romero

Evo Morales condujo el 12 de octubre un nuevo viento emancipador desde el sur que contagió a los países, y ese triunfo, sin duda cabe, fue una clara manifestación para que la democracia se fortalezca en Bolivia y para que el pueblo sea dueño de su destino con mayor independencia y soberanía, victoria que honre las luchas de los Libertadores de Nuestra América y de los luchadores de nuestros pueblos.

Con el quiebre histórico de las elecciones de 2005 y las consecuentes batallas ganadas en más de cinco contiendas eleccionarias seguidas, el triunfo reciente de Evo Morales, señala para América Latina el giro paradigmático que marca la línea por donde los pueblos de nuestra América consolidan una nueva historia de luchas democráticas para los siguientes años.

Ahora esos vientos del sur se adentran en las cálidas aguas del Amazonas y siguen el camino del expresidente brasileño, Luiz Inácio “Lula” Da Silva, que ya en una ocasión dijo que Bolivia es “ejemplo” de la revolución en América Latina para mostrar que también una mujer como Dilma cumple el sueño de esta emancipación latinoamericana.

Por cuarta vez los brasileños reafirmaron el camino que Lula empezó con el Partido de los Trabajadores. Serán por lo menos 16 años seguidos de gobiernos del PT, el período más largo de continuidad de un partido en el gobierno, en la vida democrática de Brasil.

La campaña de Dilma Rousseff, con fuerte intensificación de movilización política conducida por ella y por Lula en todo el país, asociada a una gran participación de la militancia del PT y de toda la izquierda, logró convencer a la gran mayoría que las conquistas fundamentales de los gobiernos del PT estarían en riesgo, se destrabaron las susceptibilidades en el manejo de la economía del Estado.

La militancia de izquierda ganó las calles de todo el país; la segunda vuelta fue de una clara contraposición entre izquierda y derecha, lo que configuró el viraje y el triunfo de Dilma con toda claridad y transparencia.

En caso de las elecciones en el Uruguay, otra vez es el referente de la personalidad de José Mujica que toma posición sobre la conciencia de un pueblo que respondió al llamado en las elecciones presidenciales para apuntalar una vez más el destino del pueblo uruguayo. Aunque la voluntad del pueblo se expresó para que los ciudadanos definan en segunda vuelta electoral sobre quién llegará a la presidencia en el próximo mandato, al no obtener ninguno de los candidatos la mayoría absoluta.

Vázquez, oncólogo de 74 años, fue entre 2005 y 2010 el primer presidente de izquierda de Uruguay. Su fuerza política, la coalición Frente Amplio, sigue en el poder con el ex guerrillero “tupamaro” José Mujica como mandatario hasta el 1 de marzo de 2015.

Recordemos que Cuba fue la pionera de las revoluciones latinoamericanas, seguido de Venezuela, Argentina, Brasil, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Uruguay, países donde gobernantes de izquierda demostraron que la política no es beneficio de unos cuantos, sino es servicio a favor del pueblo.

Las últimas victorias en Bolivia con Evo Morales, en Brasil con Dilma Rousseff y en Uruguay con Tabaré Vázquez, demuestran que el viraje hacia la izquierda es una señal del pleno convencimiento de un pueblo latinoamericano que ya no aceptará chantajes, ni imposiciones de gobiernos que engañaron al pueblo, entregando sus recursos naturales a manos de las transnacionales y que, por encima de todo, su consecuencia la demostrará siendo leal a ese pueblo, trabajando día a día por la justicia social.


* Luis Camilo Romero, es comunicador boliviano para América La tina y el Caribe

Be the first to comment

Deja un comentario