diciembre 5, 2020

1.826 días: cuenta regresiva Opo

por: José Luis Exeni Rodríguez

Contabilidad precoz. Luego de su primera reunión entre jefes y futura bancada en la Asamblea Legislativa Plurinacional, Unidad Demócrata (UD) se ha declarado en cuenta regresiva. Es en serio. Juran que el nuevo/tercer mandato del Presidente Morales durará 1.826 días. Ni uno más, “bajo ningún artilugio”. Dicen que no lo permitirán y, más todavía, a partir del próximo 22 de enero de 2015 lo recordarán todos los días. La oposición se estrena, en el nuevo período, obsesionada con la reelección.

Es evidente que esta prematura declaratoria anti-reelección tiene que ver con un horizonte temporal todavía distante: las Elecciones Generales del año 2019. Y claro que la Opo, derrotada sucesivamente en tres comicios, quiere garantizar un escenario sin/pos Evo. Saben (o al menos intuyen) que en las actuales condiciones lo más probable es que dentro de cinco años tampoco puedan ganarle a Morales en las urnas. Y su razón de futuro es impedirlo. Claro que es muy temprano para ocuparse del asunto.

El horizonte más urgente son las próximas Elecciones subnacionales ya convocadas para el 29 de marzo de 2015. Y aquí la opositora UD tropieza de nueva con las mismas (dos) piedras. La primera es el “procedimiento” de selección de sus candidaturas para gobernaciones y municipios. Quieren entregarse otra vez a las encuestas, aunque declaren que no creen en ellas. La segunda piedra gira en torno al discurso/práctica de la “unidad”. Algo aprendieron y harán lo posible para no dispersar el voto.

Claro que entre el deseo y la realidad hay una brecha. Así lo (de)muestra el contradictorio posicionamiento de los líderes de UD en relación a la candidatura de Luis Revilla (SOL interruptus) en la alcaldía de La Paz. Samuel dice que tendrán candidatos propios en los 339 municipios. Costas asegura que apoyarán a Revilla, lo que implica no postular otra candidatura. Después ambos dicen que sí, claro, pero con condiciones. Y Ernesto Suárez sentencia: “apoyo incondicional…, no me voy a retractar”.

Lo interesante del episodio Revilla es que desnuda no sólo las renovadas divergencias entre los jefes de Unidad Demócrata, sino una complicada pugna de liderazgo tricéfalo. Costas y Suárez llevan ventaja porque tienen más asambleístas electos y más músculo regional que Doria Medina. Además, ambos buscan proyectar su liderazgo: Costas quiere reelegirse como gobernador cruceño y es probable que Suárez haga lo mismo en Beni. ¿Y Samuel? Se estará guardando para una futura/nueva derrota electoral.

Como sea, más allá de la “pesadilla-reelección” y las pulseadas en torno a las candidaturas de UD en los comicios de 2015, resulta al menos saludable que la bancada de esta organización opositora haya asumido en un Manifiesto que su desempeño será “unitario, democrático, disciplinado y en función de los intereses colectivos” de sus mandantes. Y si proponen y argumentan en lugar de atrincherarse y gritar, enhorabuena. Ahí están, como espejo roto, los fallidos Podemos y Convergencia Nacional.

¿Qué sigue? Esperemos el 22 de enero de 2015 para observar la cuenta regresiva Opo. Porque es evidente que, más allá de la supuesta “reelección indefinida” de Evo –que implicaría una reforma de la Constitución con referendo aprobatorio–, la verdadera cuenta regresiva es para la oposición político-regional. Tendrán apenas 1.826 días, ni uno más, para construir una alternativa sería y creíble que seduzca al país. Lo demás son declaraciones/bullas mediáticas.

Be the first to comment

Deja un comentario