noviembre 29, 2020

Agridulce

Ciertamente la semana recién pasada estuvo plagada de noticias agridulce en estas latitudes.

Como era de esperar, a mediados de semana los 33 países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) rechazaron de forma unánime el agresivo decreto promulgado, el 9 de marzo, por Barack Obama contra la Revolución Bolivariana.

Por otra parte, la campaña nacional e internacional #ObamaDerogaElDecretoYA, en pocos días sumó 4 millones de adherentes, a los que cabría agregar los 3.702.708 de hombres y mujeres de todas las latitudes que manifestaron su apoyo a Maduro, el día jueves 26, a través del gran Tuitazo por Venezuela, suscrito por 237.937 ciudadanos estadounidenses.

Como si estas buenas nuevas no bastaran, a partir del miércoles 25 los habitantes de Washington D.C. –capital de EE.UU.– pueden acceder directamente a la señal alternativa de TeleSur, acercándose de esta forma al conocimiento de la realidad de nuestros pueblos.

Pero, queda aún más, al finalizar la semana, el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, anunció que a partir de este año comienza a funcionar el Banco del Sur, con capital de 8 mil millones de dólares y sede en Caracas. Un paso inestimable para nuestra futura independencia y soberanía económica respecto a las metrópolis y sus instituciones financieras.

Sin embargo, la nota triste estuvo dada por las acciones conmemorativas de los “6 meses sin los 43”, realizada en México, en homenaje a los estudiantes normalistas secuestrados y muertos por los militares y narcotraficantes de aquel país, caso que continúa en la más completa impunidad.

En Chile, un nuevo desastre natural en el norte chico cobró la vida de una decena de hombres y mujeres, desapareciendo a otros tantos.

Aunque, quizás lo más oscuro, fue la publicación de un informe emitido por la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, conformada por el Gobierno de Colombia y las FARC, que señala que entre el 2003 y 2007 soldados yanquis violaron sexualmente, de manera sistemática, a por lo menos 54 menores de edad en Colombia.

Como ve, tenemos noticias para todo. Para alegrarse y entristecerse. Mientras tanto, nuestro vecino del norte, el del Tío Sam, dio una nueva señal de odio hacia la humanidad aprobando, hace dos días, en el Senado de la República, un nuevo proyecto de gasto militar para el año 2016 que asciende a 523 mil millones de dólares, eso en un país donde la pobreza real afecta a casi 50 millones de habitantes.

Be the first to comment

Deja un comentario