diciembre 5, 2020

La inversión privada y el desarrollo económico

por: Marianela Calle

El Artículo 306 de la Constitución Política del Estado Plurinacional dispone que el modelo económico boliviano es plural y está constituido por las formas de organización económica comunitaria, estatal, privada y social cooperativa, introduciendo un nuevo paradigma que articula a los agentes económico cuyo accionar debe estar orientado a mejorar la calidad de vida y el vivir bien de todas las bolivianas y los bolivianos.

Este nuevo contexto nos invita a reflexionar y analizar el rol del sector privado en la economía boliviana. La teoría económica señala que la inversión privada constituye un pilar importante para el desarrollo de un país, misma que responde a factores macroeconómicos, el Producto Interno Bruto (PIB), la tasa de interés real, la inversión pública, el crédito disponible para la inversión, la magnitud de la deuda externa y el tipo de cambio.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elogia la estabilidad macroeconómica por la que atraviesa el país, y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) califica a Bolivia como un sitio atractivo para las inversiones extranjeras en la región; sin embargo, los magros resultados en cuanto al incremento de la inversión privada nacional en los últimos años son bastante desconcertantes.

Según datos de la Agencia Boliviana de Información (ABI) la inversión en el país para esta gestión llegará a un 22% del PIB nominal, de la cual el sector estatal concentra el 15%, muy por encima de la participación del empresariado privado nacional que representa tan solo el 7%; estamos hablando de un esfuerzo de $us 1.700 millones versus los $us 6.000 millones del sector público.

La demanda interna se ha incrementado y pretende constituirse en el verdadero motor de la economía boliviana; como muestra de ello, según datos oficiales del Ministerio de Economía y Finanzas Publicas, en estos últimos nueve años los empresarios privados cuadruplicaron sus ganancias; entonces, ¿a qué se debe esa actitud pasiva de nuestros empresarios?.

Si un entorno macroeconómico estable, crédito disponible para la inversión, tasas de interés bajas para el sector productivo, no están siendo señales claras para el aumento de la inversión privada nacional, habría que preguntarse cuáles son los factores que limitan su participación, o será realmente que tienen muy poco interés en invertir y no están dispuestos a asumir riesgos; sin duda Bolivia es un país que necesita mayor inversión, misma que debe permitir formar cadenas productivas sólidas y competitivas que impulsen nuestra industria.

Be the first to comment

Deja un comentario