diciembre 3, 2020

Indígenas y Chapetones

por: Edmundo Juan Nogales Arancibia

La posesión de subalcaldes en la ciudad de El Alto, que realizó el 1 de junio la alcaldesa de la ciudad de El Alto, Soledad Chapetón, provocó el rechazo de dirigentes de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), quienes iniciaron medidas de protesta porque no se respetaron los usos y costumbres para esas designaciones, provocando un conflicto que no logra solucionarse impidiendo que varias subalcaldias puedan trabajar.

Recordemos que en vísperas a las elecciones de abril, Doria Medina decía: “el reino de los movimientos sociales está llegando a su fin”. Ese momento veíamos el objetivo marcado por las clases dominantes de atacar al sujeto revolucionario del proceso de cambio, para poder destruir todo lo que ha costado sangre y lucha al pueblo boliviano.

Hace unos días Soledad Chapetón indicó en los medios de comunicación:

“La ciudad de El Alto es una ciudad, creo que eso es importante, ¿no? Si la Constitución habla de usos y costumbres, habla en pueblos indígenas y originarios. Evidentemente, los alteños venimos de diferentes áreas rurales, pero vivimos en la ciudad de El Alto; somos ciudadanos, por eso estamos enmarcados en esta ley”, argumentó la autoridad en una entrevista con la red PAT [1].

En horas de la noche hizo la siguiente aclaración:

“Es importante poder anunciar de que evidentemente he tenido un lapsus, en ningún momento quise decir ciudadano, sino citadino. Es importante marcar esa diferencia” [2].

Sin embargo, eso no arregla nada ya que aún así nos dice que las leyes son para los citadinos y los usos y costumbres para los pueblos indígenas. Por otro lado ambas declaraciones nos recuerdan los tiempos de nacimiento de la república, donde la ciudadanía era negada a los pueblos indígenas, ya que en aquel momento se limitaba a los que sabían leer y escribir, tenían algún empleo o industria; negándoles al mismo tiempo la educación y manteniendo las relaciones de dominación de la colonia sobre nuestros pueblos indígenas. Sin duda esta es su primera chapetonada. [3]

Esa afirmación de desprecio desconoce los principios liberales de igualdad ante la ley que le gusta siempre repetir a la oposición, pero que en el fondo esconden su sentimiento de superioridad sobre el pueblo, aquí vale la pena citar al filósofo boliviano Juan José Bautista:

“Pensar que nuestras culturas anteriores a la modernidad eran culturas bárbaras o salvajes, como aparecen en el ‘imaginario’ europeo y occidental, es parte de los mitos fundacionales de occidente que como horizonte civilizatorio produjo para imponer a todo el mundo su supuesta e innata superioridad” [4].

También sobre ese sentimiento de desprecio nos dice:

“El desarrollo de esas formas de vida que despreciaron los españoles, que nos enseñaron a despreciarla y que nuestra oligarquía criollo-mestiza-colonizada sigue despreciando hasta el día de hoy” [5].

Decir que hay leyes para unos y usos y costumbres para otros no solo es mostrar desprecio, sino también es ignorar el pluralismo jurídico reconocido en nuestro Estado.

Chapetón se justifica indicando que “La selección de subalcaldes (en el pasado) ha tenido una suerte de prebendalismo”, asimismo se ha dado a conocer que el hijo de Ávila (secretario ejecutivo de la FEJUVE El Alto), trabaja en el gobierno municipal de El Alto, esto según un memorándum de designación del 13 de enero de 2015.

Sin embargo, no significa que sea mala en sí misma la participación democrática, recordemos que antes no se elegían autoridades a nivel municipal ni a nivel departamental, e incluso hoy subgobernadores son electos en algunos departamentos, por eso debemos defender la profundización democrática.

Por otro lado, el debilitamiento de las organizaciones sociales reflejado en el conflicto de la ciudad de El Alto, es efecto de la división de la dirigencia con la base de los movimientos sociales, en muchos casos por prebendalizacion de las dirigencias, y esto muestra la necesidad de la reestructuración del movimiento social alteño con dirigentes honestos y representativos preservando la orientación revolucionaria.

Legalidad vs legitimidad

“Es mi última palabra”, dijo Chapetón a radio Panamericana. “Tengo derecho, por ley, de nombrar a los subalcaldes y mantendré mi decisión”.

Un error de la visión liberal es su posición reduccionista de la democracia, sosteniendo que en el momento de la elección del representante la sociedad ha perdido (o permanecía en estado potencial no activo, es decir pasivo) del ejercicio del poder político por el acto de transferencia del poder [6], pues ante esa visión para ser representado hay que estar ausente, y dejar que los representantes decidan a pesar de quienes votaron por ellos no estén de acuerdo con esas decisiones. A los neoliberales les gusta esa forma de “democracia” porque luego de ser electos se escudan en el legalismo para ir contra los intereses del pueblo; y con la intención de “sentar autoridad”, lo que no observa Chapetón, es el descontento que está provocando en el Distrito 13, uno de los más rurales, y en el 8, que fue muy representativo y simbólico en Octubre de 2003

Ante las declaraciones legalistas de Chapetón debemos aclararle que: nuestra Constitución Política del Estado nos habla de varias formas de democracia, como la directa y participativa, por medio del referendo, la iniciativa legislativa ciudadana, la revocatoria de mandato, la asamblea, el cabildo y la consulta previa [7].

Por su parte, en la ley Marco de Autonomías [8], en el artículo 36, respecto a la Autonomía Municipal, determina:

“La carta orgánica o la norma municipal establecerá obligatoriamente, en coordinación con las organizaciones sociales ya constituidas, el ejercicio de la participación y control social, conforme a ley”.

La ley de Gobiernos Autónomos Municipales [9] si bien en su artículo 26 numeral 8 señala entre las atribuciones de la Alcaldesa o Alcalde Municipal la de Designar mediante Decreto Edil, a Sub Alcaldesas o Sub Alcaldes de Distritos Municipales, así también en el artículo 38 de la misma ley en el capítulo VII de Participación y Control Social, luego de señalar los espacios formales de participación y control social, determina que: “Los Gobiernos Autónomos Municipales podrán generar otro tipo de espacios para garantizar la Participación y Control Social”.

La normativa en realidad desnuda el hecho de que el proceder de la alcaldesa de El Alto no es por limitación legal ya que la participación de los movimientos sociales son reconocidas y no limitadas en nuestras leyes sino a causa de voluntad política, y esto va respaldado por el nuevo discurso de la derecha, tal como declaró en medios de comunicación el alcalde de Tarija, Rodrigo Paz Pereira, quien indicó en ATB la mañana del martes 9 de junio, que “para mí es más importante el ciudadano que las organizaciones sociales”. Este discurso representa una visión política, de individualismo, en la que buscan sujetos aislados y no organizados, para dejar al pueblo vulnerable, con la intención de que el bloque social revolucionario que logró la caída del neoliberalismo se encuentre desarticulado para hacer posible el retorno al poder de la oposición.

Lo que está sucediendo en El Alto nos muestra muchas cosas, por un lado no está mal reconocer que siguen existiendo clases dominantes –y reconocer eso no es negar el proceso–, reconocer que falta mucho por seguir transformando y que su profundización es una necesidad si queremos continuar la construcción de una sociedad más justa. También nos muestra la corrupción de las dirigencias sociales y que seguramente saldrán más denuncias, pero no debemos confundir dirigentes con organizaciones y movimientos sociales.

Por último, Chapetón tarde o temprano tendrá que asumir que la democracia representativa no es la única reconocida en nuestro ordenamiento jurídico, y si eso no lo ve ahora lo verá cuando el pueblo alteño ejerza la democracia directa a través de la revocatoria de mandato.


* De Chapetón.- Dicho de un español o de un europeo recién llegado a América/ Diccionario de la lengua Española

1 La Razón Digital / Rubén Atahuichi / La Paz, 10:56 05 de junio de 2015, El Deber 06 de junio de 2015

2 La Razón Digital / Paulo Cuiza / La Paz 21:43 / 05 de junio de 2015, Agencia de Noticias Fides 06 de junio de 2015

3 Primera enfermedad que padecían los europeos al llegar a América. Diccionario de la Lengua Española

4 Juan José Bautista, Critica de la Razón boliviana, 2010

5 Juan José Bautista, Critica de la Razón boliviana, 2010

6 Enrique Dussel, Estado o Comunidad, 2012

7 Art. 11 parágrafo II numeral 1, Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia

8 Ley 031 de 19 de Julio de 2010

9 Ley 482 de 9 de Enero de 2014.

Be the first to comment

Deja un comentario