diciembre 1, 2020

¿Hacer competitivas las exportaciones?

por: Silvia Eugenia Huanca Calle 

Cuando un país enfrenta escasez de inversiones, fuga de capitales, problemas de liquidez financiera, déficit fiscal consecutivo y elevado, se tienen dificultades al pagar sus compromisos, razón por lo cual los gobernantes se ven obligados a tomar medidas económicas.

Una de las soluciones “más fáciles” es devaluar el Tipo de Cambio (TC), es decir que se dé más Moneda Nacional (MN) por cada dólar; lo que permite incrementar el valor de la MN con el mismo número de divisas, esperando que en el corto plazo los productos nacionales sean “más competitivos” (se recibe más dinero nacional por cada producto que se exporta), ello permite aumentar el ingreso de divisas; en consecuencia se podrá pagar los compromisos asumidos.

Eso dice la teoría, sin embargo la realidad es diferente, vemos que en el caso de Argentina, que a pesar de la devaluación de su moneda hoy en día viven una situación de baja competitividad (caída de las exportaciones), hay una pérdida de reservas (fuga de capitales), sumado a ello la escases en dólares, que a su vez genera un mercado negro por las expectativas de las personas y paralelamente la inflación que se va acumulando y así el peso argentino va perdiendo su poder adquisitivo.

Y Bolivia ¿cómo está?

Bolivia tiene una estabilidad en el TC de 6.96Bs/$us, una inflación baja a la fecha, asimismo un crecimiento del Producto Interno Bruto sostenido, Reservas Internacionales que ascienden a $us14.430 millones y Superávit en la Balanza Comercial hasta el 2013.

Entonces ya pintado el escenario, la pregunta es ¿por qué algunos analistas quieren que se devalúe el TC en el país cuando se tiene datos positivos? No tenemos problemas de fuga de capitales, mucho menos problemas de liquidez en comparación de Argentina.

Ahora bien, si el objetivo es sólo devaluar el TC para hacer “competitivas” las exportaciones como sugieren, parece ser una tarea más fácil porque implica preocuparse únicamente por la BC y no así del resto de las variables macroeconómicas, al menos eso es lo que dan a entender porque no comentan más allá.

Mantener un saldo favorable en la BC de manera permanente resulta complejo, ya que un excedente de exportaciones genera la constante afluencia de divisas hacia el país y por tanto una ampliación en la masa monetaria.

Como consecuencia, un aumento en la cantidad de dinero en circulación incrementará los precios, con ello se aplica la famosa Teoría Cuantitativa del Dinero (a mayor cantidad de dinero aumenta el nivel de precios), esto indudablemente afectará la BC, aumentando las importaciones y reduciendo paralelamente las exportaciones, cuyo resultado será la ausencia del superávit; lo cual implicaría que para solucionar el déficit se volvería a devaluar. Así que el hecho de preocuparse por una política monetaria que no busque mejorar el nivel de producción, nos llevaría a girar al mismo círculo devaluando la moneda.

Entonces queda claro que sólo ver una parte de la economía no es lo recomendable. En Bolivia la apreciación de la moneda manteniéndola “fuerte” con poca inflación, resultado de un proceso de “Bolivianización” y las medidas aplicadas como el impuesto a la transferencia de Moneda Extranjera (ME) de 41%, el encaje legal elevado en ME en un 38% y la emisión de bonos del Tesoro General de la Nación en MN, lograron conseguir credibilidad y confianza de las personas por la MN y que no vean a la ME como un refugio a pesar de haber afrontado la especulación de los librecambistas y la generación de un mercado paralelo del TC como ocurrió en los 80s cuando el país vivió una crisis que lo llevó a soportar una brutal hiperinflación.

Efectivamente fue un reto difícil pero superado, hoy se tiene soberanía en la toma de decisiones de política monetaria, por lo que es peligroso jugar con las expectativas de las personas usando argumentos que consideran únicamente el “análisis” de algunas variables macroeconómicas para beneficio de un sector económico, recordemos que la economía tiene varias dimensiones: lo monetario, la real, fiscal y externa, que se interrelacionan unas con otras.


* Economista

Be the first to comment

Deja un comentario