diciembre 4, 2020

En la Cumbre

Este jueves por la noche se presentó en salones de la Cinemateca Boliviana la novela En la Cumbre, del Dr. Diego Ayo Saucedo, reconocido politólogo boliviano que ha decidido dar sus primeros pasos en la literatura, con resultados que no dejarán indiferente a nadie. Y esto debe ser reiterado, pues el lector queda advertido: después de terminarla sólo podrá sentir gozo o ira.

Se trata de un thriller político, que narra la historia de una pareja de militantes de un proceso revolucionario en un Estado Plurinacional de Bolivia ficticio, pero cuyas similitudes con la realidad son tan llamativas que no pueden ser más que una mera coincidencia.

René Zavaleta decía que en la vida sólo hay tres verdades: amor, guerra y poder. Y estos tres elementos están presentes en toda la obra. Pero también hay traición, esperanza, frustración… y muerte.

De hecho, es este último ingrediente el que da inicio a la historia, por la que transcurrirán nuestros dos personajes centrales, Lucia y Daniel, destapando poco a poco una compleja trama.

Algunos lectores se encontrarán a sí mismos en esta pareja, o por lo menos encontrarán a su compañero de oficina. Pero además de describir, aunque de forma algo caricaturesca, al típico militante de izquierda, también se podrán encontrar personajes que nos resultarán más que familiares.

El soberbio tecnócrata neoliberal, el despreciable oportunista político, el hipócrita izquierdista de panfleto, el periodista tirasacos del poder, el pretensioso intelectualoide, etc. El libro parece estar dirigido a todos los miembros de la fauna política boliviana, sean de izquierda, centro o derecha. No quedará ladrillo sobre ladrillo. 

Quizá por esto, el estilo provocador del autor viene acompañado de reflexiones tan ciertas como graciosas. Se trata de un libro fuerte y por eso debe haber cantidad suficiente de humor.

El trasfondo es serio y aborda los problemas que más preocupan al autor, en relación a la vida política del país. La fe ciega en el líder, el odio intransigente hacia el adversario, la gestión de la bonanza y, sobre todo, la posibilidad de futuro.

Be the first to comment

Deja un comentario