noviembre 28, 2020

Parte II- Pensar en el futuro

por: John D. Vargas Vega

El futuro de sociedad boliviana

El proceso de cambio que la sociedad boliviana inicio en enero de 2006 exige pensar en el futuro de nuestro país. Ver cómo lo imaginamos o cómo deseamos que sea dentro de 10, 20, 30 o 50 años y al mismo tiempo es vernos a nosotros mismos hombres y mujeres bolivianos cómo nos imaginamos que seremos en ese tiempo, que pensamos y que deseamos ser en ese tiempo, no sólo como personas individuales sino como personas colectivas, es decir, como comunidades de la sociedad boliviana, porque ésta ya no es la misma de hace 10 años y no lo volverá a ser igual.

Pensemos que no hay una sola mirada del futuro sino múltiples miradas, porque todas las personas – mujeres y hombres- tenemos miradas diferentes de nuestro futuro, del futuro del país, del futuro mundo y de la crisis que ahora atraviesa. Todos enfrentamos situaciones y cambios no previstos, descubrimos que no los podemos enfrentar solos sino que necesitamos hacerlo en conjunto. Sabemos que todos somos personas individuales, con distinta información y conocimientos, por lo tanto, tenemos visiones distintas del mundo y de nosotros (as) mismas (os) y de nuestro país y no sólo eso sino que estas visiones son diferentes de acuerdo a nuestra edad, a nuestra educación y cultura, pero son más o menos similares de acuerdo a las generaciones a las que pertenecemos, pero sobre todo responden a nuestros intereses de personas individuales y de personas colectivas que integran una determinada generación.

Eso significa que vemos el futuro con esas limitaciones, pero es posible pensar que podemos ver el futuro común, más allá de esas barreras, podemos ver el futuro como miembros de la sociedad boliviana a la que pertenecemos. Somos miembros de esta sociedad que se transforma todos los días, de este país que cambia día a día, aunque nos parezca que no pasa nada y que todo sigue igual que antes, que se repite el pasado, la misma historia de siempre. Pensemos que somos una nueva Bolivia en construcción, un país en proceso de cambio, una sociedad diversa que marcha en dirección al futuro de grandeza y dignidad, definitivamente.

La mirada generacional

Las personas mayores de 50 años de edad no miran el futuro del país. Piensan de manera pesimista que dentro de 50 años todo será igual y no estarán vivos, por eso el futuro les es indiferente, sin atractivo, pues ya se piensan muertos. Para que pensar en lo que ocurrirá dentro de 50 años si no lo veré ni lo disfrutaré. El futuro es poco interesante o insignificante, de acuerdo a sus intereses inmediatos, para ellos es más importante lo que ocurrirá ahora, en el transcurso de los próximos 5 años. Para ellos el futuro está relacionado principalmente con su seguridad personal y familiar. Les interesa lo que suceda en los próximos cinco años y esperan pasivamente los beneficios o daños que puedan recibir directamente los siguientes años. Para ellos el país, la sociedad, el futuro, ya no es de su interés, lo dejan para que lo vean otros.

Lo propio sucede con los jóvenes de 20 a 25 años que no miran el país dentro de 50 años, no les interesa lo que ocurrirá a tanta distancia, dicen que para entonces estarán viejos, pues tendrán 70 o 75 años, no piensan ni siquiera en sus pensiones. Su mirada es inmediata, de corto alcance, 5 años a lo máximo 10 años, en los cuales tienen que obtener dinero, propiedades, familia propia, educación, empleo, ingresos, gozar de la vida, esos son sus intereses inmediatos, ese es su futuro personal. El futuro del país puede ser interesante si concuerda con sus intereses, si el cambio los favorece, entonces pensar en el futuro del país en los 5 o los 10 próximos años, el futuro puede ser interesante si pueden participar en las decisiones y en los beneficios del poder y de la riqueza, esto les resulta interesante. Pensar más allá escapa a esta visión de obtención de beneficios personales tangibles. Sólo pueden interesarse si ven beneficios visibles y palpables que los pueden controlar personalmente sino no es atractivo y no les importa.

Estos ejemplos ayudan a ilustrar el comportamiento generacional de la población boliviana y el alcance de sus intereses personales y el interés de reducidas colectividades que pueden tener en el futuro del país. Sí el futuro del país no es de su interés, excepto que esté ligado a sus intereses personales y a sus necesidades inmediatas, no le interesa. La cuestión es resolver sus problemas ahora con su generación, pensar en el futuro o mirar hacia el futuro no les resuelve sus problemas inmediatos, piensan que eso es asunto de los otros que vendrán detrás.

El comportamiento social

La mayor dificultad que enfrenta la sociedad boliviana, en su conjunto, es la indiferencia del futuro, pues su atención está puesta en lo que puede obtener en el presente, en lo inmediato, no piensa en que lo que puede hacer ahora en el presente que le garantice su futuro. Este comportamiento personal y generacional está ligado al pensamiento de corto plazo, a la obtención de beneficios y ganancias en el día, a no perder la oportunidad hoy. No piensan en construir oportunidades hacia adelante. Esa es la lógica de la inmediatez, de los negocios rápidos, de las actividades diarias de vender y comprar, de ganar en cada transacción lo más posible o por lo menos “alguito”. Esa es su noción de éxito social, ganar rápido y gastar pronto. El negocio esta en encontrar actividades que les permitan ganar dinero rápido, comprando y vendiendo con poco esfuerzo, acumular pronto para ampliar el negocio y ganar más y gastar en la compra de bienes raíces con distorsión del mercado.

Este comportamiento colectivo nos convirtió en una sociedad de intermediarios, donde no tiene lugar la constitución de empresas que produzcan bienes, para lo cual se requieren inversiones que tienen que madurar lo cual toma tiempo para generar riqueza en base al trabajo y la reinversión. Esto significa que la inversión productiva no está en la perspectiva de la creación de riqueza con esfuerzo, está fuera de la inversión de ahorros propios que apalanquen ahorros financieros para la producción industrial y manufacturera. Los emprendedores tienen la mirada puesta en el comercio como la actividad más rentable a corto plazo, esto hace que las nuevas ideas no estén dirigidas a la producción, a la creación de nuevo valor sino a la ganancia de la compra-venta de productos y en menor medida de servicios que dan dinero –mucho dinero- pero que no producen riqueza. La innovación no está al servicio de la producción de productos nuevos sino a las técnicas que atraen al comprador con el marketing del consumo, ligado a la importación legal e ilegal (contrabando) en detrimento de la producción nacional.

En esta dinámica no hay lugar ni tiempo para la reflexión ni para la construcción de futuros escenarios posibles o probables, bastan con los análisis de proyecciones de lo inmediato, como sucede con la moda o con las elecciones, ni siquiera se extiende al análisis de tendencias, se queda en los puros indicadores. Por eso es importante pensar en el futuro de país y de las personas, dos razones sustentan esta necesidad: primero, porque eso ayuda a prevenir problemas futuros y evitar desastres críticos para la sociedad y las personas, eso significa comprender lo que puede ocurrir en 5 o 10 años más adelante y qué medidas ternemos que tomar ahora, en el presente para que no ocurran. Segundo, sirve para prepararnos para enfrentar esas situaciones críticas que vendrán en el futuro, y que cuando se presenten no recibir golpes a ciegas, sin saber qué pasó, porque ocurrió: en esto consiste la mirada prospectiva del futuro. Un ejemplo de esta falta de previsión y de respuesta es la recurrencia de las inundaciones y las sequías anuales que no las prevenimos pese a que sabemos que se producirán, con mayor o menor impacto para las poblaciones que son afectadas y los daños materiales que producen en diversas regiones.

Lo importante y lo urgente

En este momento empezamos en el país una nueva gestión de gobierno (tercer mandato) por lo tanto es importante poner la mirada lo que sucederá en el mundo en el quinquenio 2015-2020, independiente de nuestras políticas. Lo importante es pensar en lo que esperamos o lo qué queremos conseguir para nuestro país en este futuro cercano. Tenemos señalados algunos hitos sobre nuestro futuro inmediato, primero, existe un límite temporal que está marcado por la conclusión del periodo de gobierno dentro de cinco años. Segundo, en ese tiempo hay tareas concretas que cumplir, algunas de ellas ya empezaron en los meses o los años pasados y tienen que ser continuadas hasta su total ejecución. Tercero, la gestión de gobierno, que empieza este año 2015 y termina el 2019 tiene un programa de tareas propias de la gestión que encarar y cumplir. Cuarto, hay un enunciado de tareas que tienen que efectuarse porque están relacionadas con el siguiente período: la Agenda Patriótica 2025. Quinto, hay tareas diferidas que están pendientes porque aún no las ejecutamos y son los objetivos estratégicos: conseguir el cambio de la matriz productiva y del patrón primario exportador, ambos son la esencia del proceso de cambio.

Después en el siguiente período gubernamental 2020 – 2025 hay nuevos desafíos, propios de esa gestión que el nuevo gobierno tiene que enfrentar, ese es el futuro del mediano plazo, cuyos principales hitos están marcados por las tareas del bicentenario. ¿Qué esperamos conseguir hasta el bicentenario, en beneficio de la mayoría de la población, cuáles serán los logros diferentes a los ya conseguidos en lo económico, lo social, lo cultural, lo tecnológico, lo científico? ¿Después de 200 años de vida independiente qué país seremos, muy distinto al que conocemos, disgregado en múltiples territorios autónomos sin beneficio para la mayoría de la población, sólo para engordar las oligarquías locales con la misma desigualdad y exclusión social.

Pensemos cuánto hemos avanzado estos 200 años en comparación con los países vecinos y qué hicimos en los últimos años para acercarnos al ideal del vivir bien. ¿Cuanto de la Madre tierra habrá desaparecido con gran parte de sus bosques y aguas, de su biodiversidad y sus recursos naturales? Hasta qué punto se habrán agotado los recursos naturales y 2025 podremos considerarnos un país industrial con la transformación de los recursos naturales que resten o sólo seremos grandes exportadores de materias primas. Después del 2025 qué harán los posteriores gobiernos.

Las tendencias actuales: económicas, geopolíticas, ambientales del mundo señalan que el futuro del mundo está marcado por la incertidumbre, y nosotros somos parte del mundo, pero además tenemos que enfrentar los fallos del proceso de cambio que iniciamos y cuyos resultados no los conocemos porque los encubrimos en mistificaciones como la “transición” y la “bifurcación”, que justifican el estancamiento y la desviación. Las consecuencias de todas las acciones realizadas hasta ahora tienen implicaciones que no sabemos si están articuladas con la consecución de los objetivos del proceso. Vemos que el proceso de cambio avanza con muchas dificultades por los constantes desvíos de sus objetivos, que los disfrazamos de transición. Pese a este juego de ilusiones tenemos que encarar los desafíos del mundo, que se está modificando como resultado de la globalización y los cambios en la geopolítica internacional, donde no tenemos incidencia, pero sufrimos sus consecuencias directas o futuras.

Los Estudios de Prospectiva

Estos estudios son importantes herramientas para la previsión del futuro. Actualmente las utilizan los países para identificar acontecimientos que los afecten y anticiparse a sus impactos principalmente los que sean negativos para sus intereses. Estos estudios son relativamente recientes y son pocos los países que tienen centros de Prospectiva algunas empresas multinacionales efectúan similares en relación al mercado internacional.

Para ilustrar esta importancia es importante ver lo avanzado en los países que iniciaron estudios de prospectiva en ciencia y tecnología en las últimas décadas 1.

• “El Japón empezó a desarrollar la prospectiva, utilizando el método Delphi. En 1971 hizo la primera previsión de lo que podrían alcanzar en 5 áreas tecnológicas en el año 2000 (lo que no se sabe es si han acertaron en sus predicciones). Su última prospectiva tecnológica data de 1991 incluyendo un total de 1.149 tecnologías estudiadas con una cobertura de 30 años.

• El Reino Unido hizo su primer programa en 1993. El resultado del Delphi fue hecho público en 1995, divulgándose sus resultados a empresas, universidades y organismos estatales.

• Estados Unidos se sale un poco de las líneas vistas hasta ahora. Se centró más en el estudio de tecnologías críticas (1991).

• En 1989 Holanda empieza sus primeras investigaciones. En 1997 el Gobierno crea un comité de Prospectiva – OCV (Overlegcommisiie verkennigen) con el objetivo de hacer un estudio continuo de las nuevas tecnologías. El método de trabajo se fundamenta en comités de expertos en unos temas determinados. Destacan 2 tipos de prospectiva bien diferenciados: la científica y la tecnológica.

• El interés por estos estudios apareció en Alemania a principios de la década de los 80 y en los 90 han llegado a su consolidación. El trabajo lo dividieron en tres horizontes: A corto plazo (hasta 5 años).A medio plazo (hasta 10 años).A largo plazo (hasta más de 20 años). Análogo al modelo japonés. El mayor problema que tuvieron fue la traducción del japonés al alemán.

• Los objetivos del PT realizado en Australia con un horizonte de 15 años fueron los Posibles cambios de tipo político y social a escala nacional y mundial. Futuras necesidades de empleo en el país de Ciencia y Tecnología. Mirar qué han hecho otros países al respecto y ver su posible adaptación.

• Francia destacó la importancia del Esfuerzo constante en I+D. La Promoción de la difusión de los resultados. Valorar la opinión pública. La Existencia de un líder. La Necesidad de iniciativas industriales. El Desarrollo autónomo de determinados sectores.

• El Instituto de Estudios de PT de la Unión Europea tiene su sede en Sevilla desde 1993. El objetivo es ver la incidencia de las nuevas tecnologías en los aspectos sociales (empleo competitividad de la empresa).

Las tecnologías más estudiadas en todos estos países son: los materiales avanzados, la optoelectrónica y Fotónica, Fabricación asistida por ordenador y Biotecnología.

La trayectoria que ha seguido los estudios de prospectiva en el España ha sido bastante irregular, debido a que no se le tenía la importancia que se merece, por eso había pocos expertos en el tema. El primer paso que se dio fue la creación de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva (ANEP).

Se plantearon dos enfoques, con los sectores que incluían, para ver cuál tenía más aceptación entre los entendidos: Análisis desde el mercado o el sector de la aplicación: Comunicaciones móviles Multimedia. Análisis desde la Tecnología: Óptica. Materiales avanzados: El primer método ha sido más fácil de llevar que el segundo, aunque el número de estudios realizados han sido escasos.

La necesidad de realizar Estudios de Prospectiva en Bolivia

Los aspectos señalados por el trabajo de Sergio Bitar sobre las tendencias futuras de América Latina y la apretada síntesis del informe de la CIA sobre los escenarios mundiales previsibles en la década 2030 nos ayuda a pensar en el largo plazo, es decir, en las situaciones que enfrentaremos en Bolivia en el futuro, tomando como referencia el 2030, lo cual nos obliga a efectuar trabajos de prospectiva. Debemos empezar primero por la prospectiva del 2020, luego del 2025 y después del 2030, con el propósito de saber qué hacer y cómo prepararnos ahora para lo que ocurrirá en esos momentos en nuestro país y en el mundo.

El proceso de cambio y su continuidad

Recordemos que los objetivos centrales del Cambio de Estructuras socioeconómicas propuestas y aprobadas en las elecciones de 2005, traducidas en el Plan Nacional de desarrollo 2006-2010 son el cambio de la matriz productiva y del patrón primario exportador. La Revolución democrática cultural que confiere el poder político a los movimientos sociales con la hegemonía de las clases sociales subalternas en el Estado Plurinacional en sustitución de la República Colonial con clases y nuevas generaciones con poder de decisión política y económica.

Estas tendencias estructurales de la sociedad y la economía boliviana son la base de los estudios de Prospectiva y Reflexiones del proceso de cambio. En el futuro inmediato hay tareas concretas que están en ejecución o que quedaron pendientes: la conclusión de la infraestructura vial troncal, la construcción de las plantas de petroquímica, (urea, polipropileno) industria de las baterías de litio, ciudad tecnológica, etc. y otras tareas menos concretas en salud, educación, seguridad alimentaria, justicia, seguridad ciudadana, etc. Así el futuro del bicentenario está marcado por los avances del cambio de estructuras conseguidos internamente, por los esfuerzos que hicimos respecto a la descolonización, por los desafíos superados de la desigualdad, por los logros obtenidos en relación a la dependencia externa, frente a la neo colonización de las corporaciones transnacionales a lomo de la globalización del capital.

El futuro incierto

Más allá del bicentenario y de los resultados que obtenga el país hasta entonces, igual tenemos que enfrentarnos al futuro del país en un mundo difuso, de relaciones multipolares marcado por la incertidumbre del poder y el conocimiento, contrastando nuestros avances propios con la vorágine de las transformaciones científicas y tecnológicas del mundo. Esa mirada del futuro es distinta de las dos miradas anteriores. Es una mirada de la incertidumbre global. Este futuro incierto del mundo, nos obliga a considerar la consistencia interna de nuestro cambio de estructuras, de lo que hicimos hasta aquí para enfrentar los desafíos de la incertidumbre de nuestro futuro.

El proceso de cambio y su continuidad

Los objetivos sociales pendientes que están centrados en el cambio de nuestras estructuras socioeconómicas, relacionadas con el cambio de la matriz productiva y cambio del patrón primario exportador.

Los objetivos políticos inconclusos del cambio de poder efectuados por la revolución democrática cultural afincada en los movimientos sociales y su hegemonía en el Estado Plurinacional. Las mutaciones de los actores sociales con poder de decisión política y económica, de las clases y de las generaciones

Las actuales Tendencias Estructurales de la sociedad y la economía boliviana son las bases que nos permiten efectuar la prospectiva del proceso de cambio y las reflexiones sobre los avances del proceso de cambio en función de los Escenarios quinquenales que se establezcan y las estrategias pertinentes que deriven las políticas necesarias.


* Docente Universitario investigador en economía, política, desarrollo y medio ambiente / jovarveg@yahoo.com

1 Ver http://www.prospecti.es/quienes/porque.htm

Be the first to comment

Deja un comentario