noviembre 26, 2020

Voluntad del pueblo

por: Rafael Artigas

Mientras los sectores sociales presentan a la Asamblea Legislativa Plurinacional el anteproyecto de ley para modificar la Constitución Política del Estado y allanar el camino a una nueva repostulación de Evo Morales a la presidencia, los sectores opositores se afanan por encontrar algún resquicio para impedirlo cuestionando los mecanismos de reforma constitucional y aludiendo que la re postulación tiene como objetivo perpetuar a Evo Morales en el poder.

Autoridades del legislativo y movimientos sociales se proponen defender la base legal y democrática en la que se asienta el pedido de repostulación, en el primer caso porque la Constitución reconoce el mecanismo de reforma parcial vía referéndum y, en el segundo, recordando que la decisión será tomada por todos los bolivianos en las urnas.

En este contexto, la oposición ha salido al paso demostrando que no está preparada para el debate sobre la repostulación presidencial, como es el caso del opositor y ex presidente, Jorge Tuto Quiroga, quien se ha limitado a declarar que Morales actúa como si estuviera en una “monarquía absolutista”.

En concordancia a lo manifestado por una autoridad de gobierno que dijo que Tuto Quiroga “tiene que leer un manual de ciencia política o cuando menos un manual de instrucción cívica porque ahí va a encontrar la diferencia entre una monarquía y la democracia”, remarcamos lo dicho por el propio Evo Morales de que la oposición no debe temer la opinión del pueblo porque “la opinión del pueblo es democrática”.

Es la oposición la que por mutuo propio se provoca a sí misma sus propias muertes, práctica que hemos visto desde que el MAS es gobierno.

Eso fue lo que les pasó a los ex prefectos Manfred Reyes Villa o José Luis Paredes, ya que fueron quienes más exigieron que se lleve a cabo el referéndum revocatorio contra el Presidente, siendo ellos los revocados.

Los hechos que comentamos forman parte de la estrategia para frenar la repostulación de Morales, trabajo que realiza la oposición porque es incapaz de presentar un programa de gobierno alternativo. De aquí en adelante, los medios afines a la oposición seguirán amplificando los hechos que agendaron en su campaña y que buscan desprestigiar la credibilidad de los cambios realizados.

Pero, la falta de liderazgos honestos y con perspectiva de cambio en el seno del pueblo hace que se expresen de manera equívoca, ahí tenemos varios ejemplos: uno en 1946, cuando se asaltó el palacio de gobierno y se asesinó a Gualberto Villarroel; otro en 1964, cuando se entregó el poder a René Barrientos y, finalmente, cuando en un centro minero se votó a un ex dictador.

Es bueno conocer los verdaderos pensamientos de quienes ansían el poder, especialmente después de las elecciones, porque ahí conocemos la falsa promesas, los rencores viscerales, las traiciones, lo que nos obliga a un proceso de reflexión y de dinámica social, pues ya sabemos quienes nos gobernarán y con qué pensamiento.

Devolver a la política su sentido (el bien común) es devolver al pueblo la capacidad creativa, muy necesaria en los días que corren, porque para nadie es desconocido que nuevamente los intentos desestabilizadores tomarán forma, ahí tenemos a Venezuela, Ecuador, Argentina y Brasil, espejos en los que debemos ver estos intentos claramente identificados por esa derecha que nunca duerme.


* Comunicador e investigador orureño.

Be the first to comment

Deja un comentario