noviembre 24, 2020

Una jornada memorable para la reivindicación marítima boliviana

por: Rider Jesús Mollinedo

Luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya favorable a Bolivia, el presidente Evo Morales convocó a las autoridades chilenas a acompañar este proceso mediante un diálogo sincero.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya rechazó el jueves 24 de septiembre el recurso preliminar invocado por Chile, que impugnó su competencia, y ordenó la prosecución del juicio marítimo planteado por Bolivia para negociar una salida soberana al océano Pacífico en el marco del litigio marítimo que enfrentan estas dos naciones. El fallo fue asumido por 14 votos contra dos de los miembros de esta alta instancia de justicia.

El fallo estableció que “la CIJ encuentra que es competente, sobre la base del artículo 31 del Pacto de Bogotá, para atender la solicitud presentada por el Estado Plurinacional de Bolivia el 24 de abril de 2013.”

La decisión de la CIJ se dio a conocer a las 9:00 (hora boliviana), 15:00 (hora de Holanda) y 10:00 (hora de Chile) y fue leída por el presidente del tribunal, Ronny Abraham, en una audiencia que duró aproximadamente 35 minutos.

La audiencia fue seguida por el presidente Evo Morales y su gabinete en el Palacio de Gobierno. En el Palacio de La Paz, ubicado en la ciudad holandesa de La Haya, sede principal de la CIJ, estuvieron presentes el agente boliviano Eduardo Rodríguez Veltzé y el director de la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar), Emerson Calderón.

El evento fue transmitido por medios nacionales e internacionales y cobró una inusitada audiencia por tratarse de un tema de (invariable) importancia para la sociedad boliviana. El resultado de la sentencia fue recibido con júbilo en varias ciudades del país y fue calificado de “histórico”.

El tribunal, durante el proceso de exposición de sus argumentos mencionó los pasos dados por cada uno de los países en su defensa y los antecedentes del litigio, marcado, sobre todo, por la firma del Tratado de Paz y Amistad de 1904.

Bolivia demandó a Chile ante la CIJ en 2013 en busca de que este organismo obligue a ese país a negociar de buena fe una salida soberana al Pacífico. En respuesta, el gobierno chileno interpuso el recurso de incompetencia sobre el que el tribunal internacional se pronunció el pasado jueves 24.

La histórica demanda

El conflicto diplomático se inicia con la invasión chilena a suelo boliviano en febrero de 1879, evento que desató una amarga contienda bélica que terminó cercenando a Bolivia 400 km de costa y 120.000 km2 de territorio.

Según Andrés Guzmán Escobari, estudioso boliviano de la causa marítima y analista de asuntos internacionales, la política de reintegración marítima ha sido un objetivo permanente e irrenunciable del Estado boliviano, que se ha manifestado de diversas formas y mediante diferentes estrategias, pero siempre con el mismo objetivo: recuperar un acceso útil y soberano al océano Pacífico.

La mayoría de las veces se intentó alcanzar una solución mediante el diálogo directo con Chile. En otras ocasiones se apeló a la comunidad internacional e, incluso, en algunas épocas, se intentó priorizar la integración económica con el país del Mapocho para luego abordar el tema del mar (1952-1962 y 1987-1999). A pesar de todas estas estrategias, hasta la fecha, lo único que se consiguió es que Chile reconozca formalmente la existencia del problema y prometa resolverlo a través de la cesión de un territorio sobre la costa.

Estas acciones ahora podrían servir para allanar el camino hacia una solución definitiva si los jueces de la CIJ entienden que todas esas manifestaciones unilaterales de la república de Chile, por su repetitividad y formalismo, se han hecho obligatorias a la luz del derecho internacional.

Andrés Guzmán menciona que en 1920 y 1921 Bolivia presentó una demanda ante la Liga de las Naciones que fue rechazada por aquel organismo internacional, pero no por ello los bolivianos se resignaron a vivir enclaustrados. Ese mismo espíritu debe mantenerse a pesar de lo que suceda en los próximos años.

El actual litigio marítimo

Entre el 4 y 8 de mayo del 2015 se llevaron a cabo los alegatos orales correspondientes a la objeción preliminar de competencia interpuesta por Chile en el proceso iniciado por Bolivia el 24 de abril de 2013 en la Corte Internacional de Justicia.

En esas sesiones, Chile pidió a la CIJ estimar que la demanda presentada por Bolivia no era de su competencia, mientras que Bolivia instó a rechazar la “excepción de incompetencia” presentada por Santiago y a considerar que sí recae en el ámbito de sus competencias.

Según Guzmán Escobari, Chile presentó una objeción preliminar de competencia en el proceso iniciado por Bolivia ante la CIJ bajo dos supuestos principales: que Bolivia pretende modificar el Tratado de 1904 de manera encubierta y que, de acuerdo al Pacto de Bogotá (artículo 6), la Corte no puede revisar asuntos ya resueltos por el arreglo de las partes o que se hallen regidos por tratados vigentes en 1948, esto último asumiendo que el problema marítimo boliviano ya se habría resuelto con el instrumento de 1904.

Tras este proceso, la CIJ evaluó los alegatos orales y escritos para emitir el fallo final sobre su competencia, presentado el pasado jueves 24 de septiembre.

Días antes del fallo final sobre la competencia de la CIJ, tres eran las opciones que se manejaban que podrían haber emanado de La Haya: favorable a Bolivia, si la Corte se declara competente y analiza el fondo de la causa; favorable a Chile, si La Haya se declara incompetente y da por cerrado el proceso; y finalmente, una reserva hasta conocer todos los argumentos bolivianos y evaluar así su competencia.

Las sentencias de la CIJ son obligatorias para las partes y no pueden ser apeladas. En caso de que exista incumplimiento del veredicto, hay medidas de carácter coercitivo contempladas tanto en el Pacto de Bogotá como en el reglamento de la CIJ, que aceptan los Estados que acuden a dicha instancia.

En julio próximo Chile deberá presentar su contramemoria a la memoria que Bolivia presentó en 2013 para luego pasar a una fase de alegatos orales. Se comprende que este proceso podría durar hasta cinco años para su resolución.

Desde La Haya

El agente de Bolivia ante la CIJ y ex presidente del país, Eduardo Rodríguez Veltzé, tras conocer el fallo aseveró:

“Esta decisión es importante para Bolivia y Chile, pero también es trascendental para la región de Latinoamérica y la comunidad internacional. Es muy importante que la CIJ haya decidido mantener su competencia entre dos países que son parte del sistema de las Naciones Unidas y signatarios del Pacto de Bogotá.

Esta decisión confirma el espíritu de esos tratados y convenios que se dieron los estados para resolver de manera pacífica sus controversias sin amenazas, sin el uso de la fuerza y coacción de naturaleza alguna. Esto es importante porque hoy el mundo todavía es testigo de confrontaciones bélicas que traen terror y enormes costos y tragedia humana.

Pero en contraste, también, dos países sudamericanos han acudido a un espacio pacífico como es esta Corte para resolver viejas complejas diferencias. Por eso nosotros celebramos esta decisión, porque seguiremos en este espacio jurisdiccional para resolver de manera pacífica esa diferencia. Se trata pues de una victoria inicial al reconocimiento de la permanencia de una jurisdicción para resolver el conflicto.

La demanda boliviana tiene que ver con un requerimiento a la Corte para que declare la obligación de Chile de negociar un acceso soberano al océano Pacifico para Bolivia a través de una negociación efectiva, de buena fe y oportuna. Se trata de una demanda fundada en hechos, particularmente aquellos que derivan de nuestra relación con Chile. Se trata de una demanda con fundamentos en el derecho internacional y los propios precedentes o la jurisprudencia de la Corte.

No es un acto hostil hacia Chile ni menos una actuación que ponga en duda o altere el sistema internacional de las fronteras. Estamos seguros que esta actuación, que continuará adelante, nos llevará a un diálogo fructífero que ayude a superar los muros que todavía nos separan.”

La reacción chilena

Minutos más tarde la presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet, desde Santiago pronunció una corta declaración ante la negativa de la CIJ para atender la objeción preliminar presentada por su país.

“Es importante destacar que este pronunciamiento de la Corte sobre su competencia no afecta en nada nuestra integridad territorial y en ese sentido Bolivia no ha ganado nada. Lo único que se ha decidido hasta ahora es que la Corte es un tribunal apto para conocer el reclamo boliviano sin que exista ninguna evaluación sobre lo que pretende Bolivia.

También debe destacarse muy especialmente que la Corte ha declarado que ella no podría predeterminar el resultado de una eventual negociación. Mantenemos la firme convicción de que la demanda boliviana carece de toda base pues confunde derechos con aspiraciones y tergiversa completamente lo que ha sido la historia entre Chile y Bolivia, particularmente el tratado de 1904 y el contexto y alcance de los diferentes diálogos diplomáticos que han existido entre ellos. Chile no tiene ningún tema territorial o limítrofe pendiente con Bolivia.

Nuestra defensa se basa en principios esenciales que fundan el orden internacional y las relaciones entre los Estados, incluyendo la inviolabilidad de los tratados y la estabilidad de las fronteras.

Entramos ahora a la fase de fondo del juicio donde podremos aportar todos los argumentos que no correspondía esgrimir en la etapa preliminar. Estamos seguros que dejaremos en evidencia tanto las ambigüedades y contradicciones como la falta de fundamentos de la demanda boliviana. Confiamos en nuestros argumentos, en el derecho internacional y en que la razón está de nuestro lado. Les aseguro que mi gobierno, y no tengan duda de que será el que caso de los sigan en el futuro, adoptará todas las medidas que corresponda para salvaguardar la integridad de nuestro territorio de manera que, bajo ninguna circunstancia, ésta no se vea afectada.”

La oposición

El líder de la fuerza opositora Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, conocido el fallo y en declaraciones a Radio Panamericana mencionó que “creo es fundamental seguir avanzando en este tema como una política de Estado. Que no se partidice este tema; que sea un tema en el que participen todos los bolivianos. Nosotros en su momento sugerimos que se cualifique el equipo, que se incorporé a los ex presidentes y ahora estamos viendo los resultados. Este es un primer paso pero hay un camino largo para obligar a Chile a dialogar sobre un acceso soberano al mar para Bolivia”.

A su turno, el ex presidente y actual líder del Partido Demócrata Cristiano, Jorge Quiroga Ramírez, declaró minutos antes de una reunión con el presidente Evo Morales y otros ex dignatarios de Estado que “el mundo, ahora, a través de una instancia jurídica internacional como La Haya, reconoce lo que sabemos todos los bolivianos y los chilenos, que existe un tema pendiente. Este año, 2015, ha sido fundamental porque hemos recibido dos posiciones. El primero, el espiritual y religioso, cuando el 8 de julio el papa Francisco pedía un diálogo franco y abierto para solucionar el tema marítimo. El segundo, hoy, cuando la máxima instancia jurídica, multilateral de Naciones Unidas dice con contundencia que se declara competente. Recordemos que Chile durante meses trabajó para señalar que con el Tratado de 1904 se había dejado todo zanjado, oleado y sacramentado. No es así. La Corte lo ha dicho con claridad”.

La postura gubernamental

Tras conocer el fallo y tras una reunión de evaluación con su gabinete, el presidente boliviano Evo Morales Ayma convocó a una conferencia de prensa en el Salón de los Espejos del Palacio de Gobierno donde estuvo presente La Época. Mediante ella, se dirigió al país y al mundo para agradecer la unidad del pueblo boliviano y el apoyo internacional a la causa marítima: “Quiero saludar al pueblo boliviano por su lucha permanente para volver al océano Pacífico con soberanía. Quiero saludar y reconocer el aporte de los ex presidentes que en los distintos tiempos plantearon resolver esta injusticia entre Bolivia y Chile. Bolivia nunca ha claudicado y nunca claudicará hasta volver al Pacífico con soberanía. De eso estamos convencidos los bolivianos y las bolivianas.

Reconoció el aporte de los movimientos sociales, la relevancia del 24 de septiembre de 2015 calificándolo de “día histórico” y agradeció a nombre del pueblo boliviano a los organismos y movimientos sociales del mundo que coadyuvaron en la labor de reivindicación marítima, así como al papa Francisco, que en el último tiempo expresó su solidaridad con Bolivia con respecto a esta temática.

El presidente Morales expresó un saludo fraternal a las organizaciones sociales del pueblo chileno. “Intelectuales, profesionales, artistas expresaron últimamente su apoyo porque esta injusticia no ha sido provocada por el pueblo chileno sino por intereses oligárquicos y transnacionales, externos, que provocaron la pérdida del mar a Bolivia. Por eso estamos convencidos que los pueblos somos de integración y de liberación. No somos pueblos de dominación ni de humillación. Los movimientos sociales representan a la patria grande y nuestra lucha continuará para fortalecer a esa gran tarea que nos permitirá volver al mar con soberanía”.

Morales convocó a los representantes del gobierno chileno a acompañar este proceso mediante el diálogo sincero para resolver este tema. Destacó que la estabilidad política en Bolivia creara las condiciones favorables para “llegar hasta donde se llegó” en el caso de la reivindicación marítima.

Eventos colaterales

Días antes de que la CIJ dictará el veredicto sobre su competencia para tratar la demanda marítima boliviana, el Gobierno boliviano declaró una vigilia nacional con iza de la bandera de reivindicación marítima en instituciones públicas.

Organizaciones sociales de Chile se reunieron la noche del miércoles 23, en la plaza de la Constitución de Santiago, para pedir “Mar para todos los pueblos” y respaldar la demanda marítima boliviana.

Conocido el veredicto de la CIJ y realizada la conferencia de prensa, el presidente boliviano se reunión con los ex dignatarios de Estado Carlos D. Mesa, Jorge Quiroga Ramírez, Jaime Paz Zamora y Guido Vildoso, para realizar una evaluación de alto nivel. A mediodía, Morales y su gabinete se dirigieron a la plaza Murillo para integrarse a los actos de salutación al fallo internacional.

“Estuvimos convencidos que la competencia era de la CIJ. Estamos convencidos que la CIJ va a hacer justicia con Bolivia. Apelamos a La Haya con la verdad” dijo el presidente Morales al retomar la palabra tras el himno nacional. Morales aprovechó la cobertura internacional para agradecer el respaldo de los movimientos sociales hacia su gobierno y convocó a dar solución a temas pendientes en América Latina y el Caribe como el caso del bloqueo económico a Cuba, el caso colombiano y Las Malvinas.

Para el mediodía se desarrollaron varios actos cívicos en las plazas principales de las capitales de departamento, donde se entonó la Marcha Naval y se gritó a una sola voz: “¡Mar para Bolivia!”.

La Paz, 25 de septiembre de 2015

Be the first to comment

Deja un comentario