noviembre 23, 2020

El modelo de Unidad Nacional, copia mal hecha del actual modelo

por: Pamela D. Tarifa Zeballos

El pasado mes de agosto, Samuel Doria Medina presentó la propuesta denominada “Ante la Nueva Crisis del Estado Extractivista”. Propuesta que a criterio comparativo no es otra cosa que una copia muy mal hecha del Modelo Económico Social Comunitario Productivo, que está en vigencia desde 2006.

Muchos analistas han calificado la propuesta como simplista, superficial y hasta contradictoria. Pues al parecer ha sido elaborada con un sentido plenamente declarativo, y no ha logrado un mayor interés en la población. Esto debido a que sus ofrecimientos parecen ser deseos superfluos y súbitos, acerca de los cuales no se tiene la mínima idea de cómo cumplirlos. Pese a ello vale la pena analizarlos.

Copia mal hecha del Nuevo Modelo Económico Social Comunitario Productivo, porque reconoce explícitamente que la inversión pública, en el nivel nacional y subnacional, representa un pilar fundamental de la economía boliviana. Dicha inversión, desde 2006, ha sido el principal componente de la demanda interna. Misma que es el motor de la economía boliviana, a la que puede atribuirse el crecimiento sostenido del país, y su resistencia ante la crisis internacional.

El modelo de Doria Medina, dentro de su propuesta de política fiscal, plantea invertir en la construcción de carreteras, empero no toma en cuenta que sólo para este año, el gobierno a través de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), anunció la ejecución de Bs 8.000 millones destinados a la construcción de 1.000 kilómetros de carretera para la integración del país.

También propone invertir en telecomunicaciones que estimulen el uso de las tecnologías de comunicación. Gracias a la inversión realizada en telecomunicaciones a partir del 2006, la cobertura en telefonía móvil alcanza ahora a las 339 capitales de municipios, a diferencia del 2005 que sólo abarcaba a 29.

Otra de las ideas consiste en priorizar el sector hidrocarburos mediante inversiones que aseguren contar con reservas de gas y petróleo, para al menos los próximos 15 años. Al respecto se debe recordar que la inversión en hidrocarburos subió en más de 758% durante la última década, es decir que subió de 246 millones en 2005 a 2.111 millones de dólares en 2014 y se prevé superar los 2.400 millones de dólares para este año, conforme a datos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Política que también se reflejó en la producción de hidrocarburos. La producción de gas natural creció de 32 millones de metros cúbicos en 2005 a casi 60 millones de metros cúbicos/día en 2014, y se anuncia que se alcanzará a 71 millones de metros cúbicos en 2020. Asimismo, la producción de hidrocarburos líquidos alcanzó este año a 52 millones de barriles por día. La inversión en el descubrimiento de reservas tampoco se ha desatendido. Sin ir lejos, los descubrimientos de petróleo en el campo Yapacaní, Santa Cruz permitió casi triplicar de 16 millones a 44 millones de barriles las reservas de hidrocarburos líquidos del país, sólo a manera de ejemplo.

Entre sus políticas de ingresos propone ampliar las recaudaciones tributarias a través de campañas masivas y periódicas informando a la ciudadanía sobre los efectos positivos de cumplir con el pago de impuestos, y los efectos negativos de no hacerlo. Como si esta fuera una propuesta novedosa. No por nada los ingresos tributarios sin IDH en Bolivia se han incrementado de Bs 13.672 millones en 2005 a Bs 48.850 millones en 2014.

No hay una sola idea novedosa en la propuesta de Doria Medina. Al parecer se trata de un documento improvisado, cuyo único aporte parece ser la aprobación de la gestión del gobierno actual. El mensaje parecer ser que él puede hacer lo mismo, pero mejor. Sin embargo, habrá que recordar que las caricaturas, son sólo eso y nada más.

Be the first to comment

Deja un comentario