noviembre 29, 2020

La problemática burguesa de la movilidad social

por: Edmundo Juan Nogales Arancibia

Al hablar de las clases medias y verlas como un sujeto del proceso de cambio, se empezó a manejar conceptos como el de “movilidad social”, y pareciera que la aspiración de mejorar las condiciones de vida del pueblo pasaran por llevar a la mayor parte de la población al saco de la clase media, pero ¿qué es en realidad la movilidad social?, ¿qué es la clase media?

La movilidad social es entendida como el ascenso o descenso en la clasificación de estratos sociales que configuran la pirámide social del sistema capitalista en el que vivimos.

Por su parte, la cuestión principal de la estratificación social es la movilidad social, asignando puestos y determinando sujetos que deben ocupar esos puestos sin salir de las relaciones sociales capitalistas, por tanto, unos llegan a ser explotadores y otros explotados, en diversidad de formas, pero explotados al fin.

Por otro lado, la falta de movilidad social es atribuida a las desigualdades sociales, entonces para quienes entienden que lograr movilidad social es hacer revolución, se trazan como objetivo facilitar dicho ascenso.

Pero, ¿es eso realmente revolucionario?

Eso no cambia el sistema ni contribuye a hacerlo, ya que se da por entendido que debe existir esa estratificación piramidal, y que deben seguir existiendo mayorías que deben asumir los lugares de los explotados y que los sitios de los explotadores seguirán existiendo, y como es natural están reservados para pequeños grupos.

El capitalismo vende la ilusión del ascenso social indicando que uno es libre para ascender o descender en la pirámide social (de la desigualdad), y ese ascenso termina siendo una aspiración de la clase media, cuando en realidad son trabajadores que han dejado su condición política e ideológica de clase para aspirar a ser como los patrones.

El factor principal para determinar una clase social en el sistema capitalista es la condición económica, aunque si queremos determinar bien este esquema debemos ver también la condición ideológica y política, aquí es donde podemos ver como un trabajador por su condición económica es explotado, por tanto puede ser considerado obrero, sin embargo, por su posición ideológica y política asume una condición burguesa, problema en el que se encuentra gran parte de la clase media más acomodada, por ejemplo, el trabajador de una entidad financiera que gana bien no se siente ni quiere sentirse obrero, lo mismo ocurre con trabajadores bien remunerados de otros sectores.

En tiempos de bonanza económica puede ampliarse la cantidad de personas que se consideran de clase media, eso ha sucedido en nuestro Estado, y esto es fácil de medir a través del aumento consumo suntuario, en especial de vehículos y electrodomésticos, que se ha incrementado en los últimos años.

El trabajador cuando pierde su conciencia de clase desperdicia su posibilidad de liberación, y al hacerle sentir que es clase media lo que se está haciendo es contribuir a reproducir el sistema capitalista de producción, algo que dista mucho de una revolución.


* Abogado.

Be the first to comment

Deja un comentario