noviembre 23, 2020

Organismos internacionales opinan sobre economía boliviana

Lo que cambió desde el 2006 fue la política económica y las decisiones en torno a la conquista de la soberanía económica.

¿Qué Instituciones?

La semana anterior se tuvo la visita de expertos de organismos internacionales en análisis de la economía mundial, regional y nacional. Las instituciones a la que representaban son: Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Corporación Andina de Fomento (CAF) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Estos expertos llegaron para emitir opinión sobre el comportamiento de la economía boliviana y sus perspectivas, en su caso realizar algunas recomendaciones, de acuerdo al punto de vista de su experticia y de los enfoque teóricos que les identifican.

De alguna manera estas instituciones se caracterizan, en sus opiniones, por realizar esfuerzos para dejar los dogmas del pensamiento único que les caracterizó en pleno auge del ultra-liberalismo. Una de las instituciones que se quedó estancado en esos dogmas es, sin duda, el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el mismo sentido, es de lamentar que en nuestro medio también existen instituciones académicas, fundaciones, ONG, que se han quedado en lógicas económicas ortodoxas y ultra-liberales.

Frente a la ausencia de instituciones heterodoxas en el país, el gobierno acudió a que instituciones internacionales emitan criterios y recomendaciones sobre logros de la economía boliviana. Es posible que la ausencia de economistas no dogmáticos, creativos y heterodoxos sea culpa de la ineficiente formación desde las aulas universitarias.

¿Y la prensa qué?

Por su parte, los medios nacionales no resaltaron en sus primeras planas la opinión que emitieron estas instituciones internacionales. Sus titulares prefieren resaltar y protagonizar los bajos instintos de una sociedad mal educada, la chismografía de mal gusto. Estos comunicadores y periodistas de: televisión, radio y prensa escrita, después de salir de las universidades públicas y privadas, en su práctica laboral están inventando la chismología. Que Dios salve a los futuros comunicadores si tienen, entre sus docentes, a estos expertos de la bajeza informativa.

Los pocos medios que informaron sobre las opiniones de los expertos internacionales pusieron dicha información en sus páginas secundarias.

El análisis y las recomendaciones

En oportuno recordar que la economía boliviana empezó a tener crecimiento sostenido, verificable en los datos del PIB (producto interno bruto), indicador que comienza a tener datos positivos entre los periodos 1999 y el 2000 (ver gráfica 1). No es que empezamos a crecer desde el 2006. Lo que cambió desde el 2006 fue la política económica y las decisiones en torno a la conquista de la soberanía económica. Entre el año 1999 y el 2005, a pesar de haber empezado a recuperar crecimiento, las autoridades económicas bolivianas no tomaban decisiones soberanas respecto al manejo de nuestra economía. Eran instituciones como el FMI, o asesorías externas como las del economista Jeffer Sach, las que recomendaban y exigían medidas de política económica; nuestras autoridades se limitaban a obedecer dichas recomendaciones (ver cuadro).


(Ver cuadri citado en PDF de este número en:
https://www.la-epoca.com.bo/portada/1457420683/digital/#/21/zoomed)

En relación a la información que se difundió en dos medios de circulación diaria es interesante la polarización existente en la forma de expresar este acontecimiento en sus titulares, veamos:

El titular de la Agencia Boliviana de Información (ABI) informa en su titular que: “ORGANISMOS INTERNACIONALES COINCIDEN EN QUE BOLIVIA ESTÁ PREPARADA PARA ENFRENTAR LA CRISIS”, resaltando la entrevista que tuvo el Ministro Arce en un medio televisivo. En dicha entrevista se habría destacado que: “…todas han coincidido en el diagnóstico de la crisis que viene de los precios; en algo importante que coincidieron en que Bolivia está preparada para enfrentar la crisis, todos los organismos internacionales con sus diferentes visiones”.

Los visitantes habrían coincidido en que la crisis tiene para largo, hay incertidumbre en relación a sus manifestaciones y efectos en el próximo futuro. También se resalta en esa entrevista que el ministro: “…indicó que los visitantes de las entidades económicas establecieron que lo que se hizo hasta la fecha en Bolivia a partir del modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo “está muy bien” y muchas de sus recomendaciones coincidieron con las políticas que el Gobierno ya implementa desde hace algún tiempo”.

Por el otro lado, en el otro extremo de las opiniones Página Siete, medio afín a las opiniones ortodoxas de la economía, le da otra orientación y explicación a este acontecimiento. Su titular dice: “LOS ORGANISMOS DAN HOJA DE RUTA ANTICRISIS AL GOBIERNO” (el subrayado es nuestro) resumiendo su información en la expresión siguiente: “Entidades internacionales aplauden el plan macroeconómico. El Gobierno se compromete a trabajar con el sector privado. El Órgano Ejecutivo rechaza la flexibilidad laboral propuesta”.

Ni el Ministro ni otra autoridad del gabinete económico anunció que estos organismos internacionales estaban viniendo a dar “Hoja de Ruta”, tampoco a asumir compromisos con estas instituciones, ni rechazar ni aceptar nada. Esos comportamientos de sumisión y obediencia son actitudes de autoridades anteriores, de los neoliberales mestizos. No sería aceptable que las actuales autoridades repitan estas prácticas de subordinación. Porque está por demás demostrado que ejercer soberanía en relación a la toma de decisiones económicas y ejecutar las mismas ha sido una de las conquistas del proceso de cambio. Tal como se obtuvo la soberanía política, por ejemplo, expulsando al embajador del país más soberbio del mundo, los EE.UU.

En suma, creo que es suficiente haber escuchado la opinión de estos expertos y pare de contar. La experiencia es interesante. A estas opiniones se adhieren también las que emiten economistas internacionales como Dany Rodrik (economista neoclásico institucionalista), el representante de la Unión Europea, que el 3 de marzo manifestó la envidia que sienten los países europeos por el crecimiento de la economía boliviana, entre ellos muchos investigadores de la región –progresistas y conservadores–. En otros términos, opinan los expertos desde afuera, al mismo tiempo, sobre los logros de la economía boliviana.

¿Y que de los nuestros? ¿Qué dicen los analistas económicos bolivianos?

La gran mayoría de ellos, además de no querer salir de su formación ortodoxa, no se animan a revelarse de esa condición y dedican sus reflexiones a desear las peores condiciones al desempeño de la economía y las mejores maldiciones a la sociedad. Cuan pitonisas, hacen el papel de lo que uno de ellos califica como “Kencha” (persona que emiten deseos de maldición).

Es de lamentar que los economistas no hemos logrado comprender ni construir la doctrina economía y el pensamiento económico de la sociedad boliviana. Una deuda que debiéramos empezar a pagar. Consecuencia de esas debilidades, no fue posible la construcción y el desarrollo de escuelas de pensamiento económico en Bolivia.

Hacen falta instituciones académicas de investigación, así como otras de tipo externo a la academia, que tengan la capacidad de construir y no solo imitar o replicar.


* Docente investigador titular del IIE-UMSA, economista subversivo, miembro de la “red boliviana de economía crítica”.

Be the first to comment

Deja un comentario