noviembre 27, 2020

Rumbo al 2019: Retos, desafíos y tareas pendientes

Lo imprescindible en este momento histórico que atraviesa Bolivia, es comprender que existe un antes y después del 21F: el referéndum marca un punto de inflexión o giro reaccionario ya que abre explícitamente el escenario golpista y de derrocamiento del gobierno de Evo Morales y Álvaro García Linera, como también el intento de aborto histórico del proceso de cambio, por lo que las lógicas, tesis y razonamientos que guiaron los primeros diez años de gestión de Gobierno del MAS, deben modificarse radicalmente.

En base a esta idea fuerza central, a continuación desarrollamos algunos de los retos, desafíos y tareas pendientes, tanto del Gobierno del MAS, como del Instrumento Político, del Pacto de Unidad, de la CONALCAM y las organizaciones sociales que conforman el proceso de cambio.

Entre las posibles causas del traspié electoral del 21F y los retos y tareas pendientes al 2019 encontramos:

1. Deslizamiento de la conciencia de clase de las nuevas facciones emergentes de clase media urbana popular heterogénea

Frente a ello hay que (re ideologizar). Identificar la composición política-ideológica y social de las nuevas facciones de clase media emergente; trabajar ideológicamente con las nuevas facciones emergentes de la clase media heterogénea; una formación de cuadros políticos y militancia orgánica; así como cohesionar al bloque social en el poder y gobernar en base al bloque duro.

2. Incorporación a la ciudadanía de jóvenes que normalizan, relativizan, trivializan y descontextualizan las transformaciones del proceso de cambio

Urge una recuperación de memoria histórica y construcción de (nueva) narrativa histórica del proceso de cambio.

Para ello es necesaria una recuperación de la memoria histórica y construcción de una nueva narrativa histórica en clave generacional, que vincule la memoria de las resistencias, rebeliones, luchas y levantamientos de los movimientos sociales con los beneficios de la realidad que todos y todas disfrutamos en la actualidad.

3. Limitaciones y debilidades en continuar impulsando la tesis de inversión / gestión pública como reproductor de fidelidad política y rendimiento electoral

Se debe combinar la gestión pública e institucional con renovada gestión política.

Los resultados del 21F ponen en tela de juicio o relativizan la tesis de inversión y/o gestión pública (Agenda 2025) como línea de base del Gobierno para la construcción de la fidelidad política y el rendimiento electoral, por lo que ingresamos en una nueva etapa en el proceso de cambio que debe combinar gestión pública e institucionalidad del Estado con gestión política, ideológica, anti imperialista, anti colonial, despatriarcalizadora y de impulso hacia el Vivir Bien.

La Agenda 2025 es necesaria pero no suficiente ante la nueva etapa política y de escenarios de guerra sucia abierta en los recientes comicios.

4. Desplazamiento y reemplazo de la estructura orgánica del Instrumento Político por el Aparato Estatal

Debemos recuperar, reforzar y dinamizar la estructura orgánica del Instrumento Político: de la gestión pública a la gestión política.

Luego de una etapa de relativa despolitización e incidencia técnica hacia la gestión pública e infraestructura, ingresamos en una etapa altamente política e ideológica, en donde se tendrán que evaluar internamente las situaciones de oportunismo, sectarismo, así como la necesidad de restructuración interna para evolucionar de la gestión pública apoyado en el aparato estatal hacia la gestión política con base social, anclada en la estructura orgánica del Instrumento Político.

En esta esfera, entre las principales tareas a considerar destacamos: diseñar la gestión política de emergencia para los próximos 3 años y 8 meses, asistencia ideológica y doctrinaria a la dirigencia y militancia, formación de cuadros, reclutamiento de dirigencia, reproducción de militancia, frenar las disidencias y vocerías políticas temáticas.

5. Inefectividad de la tesis de acercamientos y alianzas (económicas / políticas) con la clase dominante cruceña

Resulta primordial evaluar políticamente las alianzas con la clase dominante cruceña. Evaluar desde la perspectiva política cada una de las alianzas con aquella clase dominante: rendimiento electoral, fidelidad y capacidad de reproducir una relación política más estable en el tiempo, vocerías, imagen, influencia en círculos internos, coordinación, coherencia, etc.

También se deben prever escenarios de renovados empates catastróficos y gobernar con el bloque social en el poder, recuperar (Oruro, Potosí) y consolidar el voto duro nacional.

6. Guerra multimodal, nuevas tecnologías de derrocamiento, Guerra de 4ta Generación y guerra sucia

Hay que repensar y reflexionar acerca de las estrategias y tácticas de la Guerra de 4ta Generación, guerra multimodal o guerra sucia en el nuevo escenario pos electoral del 21F.

Las estrategias y tácticas de la Guerra de 4ta Generación, guerra multimodal o guerra sucia abarcan desde el asedio internacional de la prensa y formadores de opinión pública de las derechas neofascistas coloniales, a las alianzas de los disidentes y oposiciones nacionales con los gobiernos de restauración neoliberal, la fractura geopolítica, la competencia económica y comercial desleal, el acoso político y judicial, la invasión de la privacidad e intimidad de las autoridades públicas, el vaciamiento de la autoridad del Estado y sus instituciones, la creación de escenarios paralelos a los oficiales y extra territoriales, el calentamiento en la calles y la devaluación del debate político estructural, entre otros.

7. Extra-territorialidad desde las redes sociales

Otro desafío dice relación con recuperar la gestión y control político del territorio.

Luego de los resultados del 21F se evidenció la imperiosa necesidad de volver a gestionar políticamente el territorio, para lograr el objetivo de controlar políticamente el territorio, habida cuenta de la impronta de las oposiciones de derechas de crear o construir nuevos escenarios políticos en las redes sociales y en los medios masivos de comunicación tradicionales para equilibrar las correlaciones de fuerzas políticas.

Es decir, ante la ventaja política estratégica e histórica de la articulación territorial de los movimientos sociales, las derechas crean otro escenario de disputa o confrontación política en los medios tradicionales y en las redes sociales, para aparentar legitimidad y apoyo social, y llevar al MAS a un campo de disputa en el que las fuerzas imperiales (EE.UU.) tienen ventaja monopólica de origen en cuanto a los recursos económicos y la tecnología.

Librar la principal batalla política ante los medios tradicionales (que no sólo son empresas privadas, sino operadores políticos de las derechas) y ante las redes sociales, no sólo resulta ser una falacia, sino inmolarse políticamente. La principal batalla política debe seguir siendo en la calle, en el barrio, en el campo y en el territorio, donde las organizaciones y movimientos sociales tienen el tejido institucional y organizacional mayoritario.

8. Desfase visión país y transición hacia el Vivir Bien

En un momento de crisis económica mundial y reposicionamiento de fuerzas neofascistas coloniales reaccionarias, vale la pena retomar el debate sobre el horizonte estratégico del país, contenido en el Vivir Bien y pensar estratégicamente en modelos de transición hacia esta alternativa civilizatoria.

Una alternativa ética, política, económica y ecológica está contenida en la propuesta del “decrecimiento”, que sostiene la insostenibilidad, inhumanidad y desfase ético del crecimiento y desarrollo ilimitado que está implícito en la economía y sistema mundo capitalista.

El decrecimiento hace una crítica a la ortodoxia económica, el culto al economicismo, al utilitarismo, como también al concepto de desarrollo sostenible, que sustenta que es tanto un oxímoron como un pleonasmo (Serge Latouche).

Por tanto, en el actual contexto histórico mundial, regional y nacional en que nos encontramos, constituye un referente de debate que pudiera guiar o conducir la transición hacia el Vivir Bien.


* Politóloga cruceña.

Be the first to comment

Deja un comentario