diciembre 3, 2020

Brasil en tiempos del zika

por: Miguel F. Jiménez Canido

El virus que se transmite por la picadura del mosquito (aedes aegypti) y que proviene de Uganda, desde mediados de la década del 50 del siglo pasado, se ha convertido en una amenaza sanitaria para Brasil, América Latina y el mundo entero.

Dieciocho países latinoamericanos ya padecen del virus y más allá del análisis en el ámbito de la salud pública, interesa destacar su relación con el cambio climático y el calentamiento global del planeta.

Brasil, en poco tiempo más, será sede de uno de los eventos deportivos más emblemáticos e importantes a nivel mundial: los Juegos Olímpicos (en agosto de 2016). Preocupa que el coloso sudamericano, que desde 2015 cuando se diagnosticaron los primeros casos de zika, no hubiera reaccionado de manera eficiente para prevenir esta situación que hoy es de emergencia. Dada la cantidad de atletas, periodistas y turistas que llegarán a Rio de Janeiro la situación no parece ser de las mejores.

Esta crisis sanitaria, se desarrolla en paralelo, con la crisis política y social que atraviesa el gobierno de la Presidenta Rousseff. Me refiero a una crisis de naturaleza política por el escándalo del supuesto caso de corrupción denominado Operação Lava Jato consistente en una investigación llevada a cabo por la Policía Federal de Brasil, que fue iniciada el 17 de marzo de 2014, con el cumplimiento de más de una centena de citaciones en busca de prisión temporal, preventivas y conducción coercitiva, teniendo como objetivo investigar un esquema de lavado de dinero sospechoso de mover más de 10.000 millones de reales brasileños. Y considerado por la Policía Federal, como la mayor investigación de corrupción de la historia de Brasil.

La operación recibió ese nombre debido al uso de una red de lavanderías y estaciones de servicio para mover recursos de origen ilícito. La denuncia inicial partió del empresario Hermes Magnus, en 2008, cuando el grupo de acusados intentó lavar dinero en su empresa Dunel Indústria y Comércio, fabricante de componentes electrónicos. A partir de la denuncia inicial, fueron emprendidas diferentes investigaciones que terminaron con la identificación de cuatro grandes grupos criminales.

En las últimas semanas, esta denuncia ha involucrado al más popular ex-presidente de la democracia brasileña y líder del Partido de los Trabajadores (PT) Luiz Inácio Lula da Silva quien, a pesar del apoyo recibido por la presidenta del país al nombrarlo parte de su gabinete para intentar protegerlo de la justicia, no ha podido demostrar su inocencia y su popularidad ha ido cayendo generando una polarización social en Brasil entre quienes lo apoyan y quienes le critican. Vale mencionar que el 16 de diciembre prestó testimonio en la investigación en condición de informante, no de investigado.

Y es también una crisis social porque más de 6 millones de brasileños han caído de la clase media a la pobreza desde 2014, con su moneda a la baja, las protestas callejeras y el pedido de renuncia a su gobernante no deja dudas que el PT en su cuarto gobierno continuo se enfrenta a una grave crisis política.

Mientras esto ocurre, seguimos sin tener vacuna ni tratamiento para el virus del zika. Agua estancada y condiciones de calor a menos de 2600 metros sobre el nivel del mar, por lo pronto, es lo único que necesita el mosquito para reproducirse. A esto debemos sumar las cantidades inusuales de bebés que están naciendo con microcefalia, una condición incurable caracterizada por niños con cabezas anormalmente pequeñas.

Los países latinoamericanos debemos prestar atención a estos temas; resolver conflictos de manera integral o multidimensional. La gestión pública debe estar marcada por atender problemas que en el mediano plazo podrían ocasionar emergencias sanitarias de consideración, igual o más importantes que casos de corrupción, ingobernabilidad, crisis económica o conflictos entre países.

Por lo pronto, habrá que analizar los efectos de los periplos del presidente estadounidense Obama en la región (Cuba y Argentina); tomar una postura frente a los atentados de Estado Islámico (EI) en países de Europa y alrededores y visualizar los escenarios de la “nueva agenda urbana” a ser discutida en Quito este año en la reunión de Hábitat III.


* Licenciado en Relaciones Internacionales.

Be the first to comment

Deja un comentario