enero 8, 2022

Albert Einstein

Nació en Ulm, Alemania, el 14 de marzo de 1879. Era de origen judío y sus padres fueron Hermann Einstein y Pauline Koch.

Su familia se mudó a Munich cuando tenía apenas un año, por eso cursó sus estudios primarios en una escuela católica de esa ciudad.

En 1888 ingresó al Instituto de Segunda Enseñanza Luitpold. El colegio no lo motivaba y, aunque era excelente en matemáticas y física, no se interesaba por las demás asignaturas, por lo cual a sus 15 años, sin tutor ni guía, emprendió el estudio del cálculo infinitesimal. Prosiguió sus estudios en Italia y finalmente se matriculó en la Escuela Politécnica de Zurich (1896-1901).

En 1905, ya doctorado, publicó en Annalen der Physik sus primeros trabajos sobre la teoría de los quanta, la de la relatividad y los movimientos brownianos, y llegó a ser profesor libre de la Universidad de Berna. En 1909 fue nombrado profesor adjunto de la de Zurich y al siguiente año comenzó a enseñar física teórica en la Universidad alemana de Praga. Dos años más tarde impartió la misma disciplina en la Escuela Politécnica de Zurich, y en 1913 fue nombrado miembro de la Academia de Prusia, por lo que se trasladó a Berlín.

Su trabajo sobre la electrodinámica de los cuerpos en movimiento, publicado en 1905, exponía la teoría especial de la relatividad. Así, en 1921, recibiría el Premio Nobel de Física por las investigaciones realizadas, sobre todo por la del efecto fotoeléctrico.

Durante la I Guerra Mundial condenó públicamente la participación de Alemania en ésta. Al finalizar la guerra continuó con sus actividades pacifistas y sionistas, lo que provocó numerosos ataques por parte de grupos antisionistas y de derechas germanos. En 1933 partió hacia Estados Unidos. Allí obtuvo trabajo en el Instituto de Estudios Superiores en Princeton, Nueva Jersey.

Decidió abandonar su postura pacifista por considerar que el régimen nazi de Alemania era una amenaza para la humanidad y en 1939, junto a otros físicos, enviaron una carta al presidente Franklin D. Roosevelt pidiéndole que fuese creado un programa de investigación sobre las reacciones en cadena. Este programa aceleró la fabricación de la bomba atómica. En 1945, cuando ya se sabía de la existencia de la bomba, volvió a escribir al presidente para convencerle de que no utilizase esta poderosa arma nuclear.

Tras la guerra, Einstein se convirtió en activista del desarme internacional y, a finales de la década de 1940 y principios de la de 1950, defendió en Estados Unidos la idea de mantener la libertad política.

Murió en Princeton, Estados Unidos, el 18 de abril de 1955, tras una hemorragia interna causada por la ruptura de un aneurisma de la aorta abdominal y por el que precisaba una cirugía que decidió no realizarse. Es considerado como el científico más conocido y popular del siglo XX.

La Época.-

Sea el primero en opinar

Deja un comentario