abril 13, 2021

Hay 6.660 niños desaparecidos en 12 años en México

CIUDAD DE MEXICO, – La desaparición de más de 6.600 niñas, niños y adolescentes entre 2006 y 2018 es la cara menos visible de la violencia desatada tras la guerra a las bandas de narcos, declarada por el gobierno mexicano en 2006.

El colectivo Red Nacional por los Derechos de la Infancia en México (Redim) difundió detalladas estadísticas oficiales sobre el tema durante un encuentro nacional destinado a debatir la importancia de atender esa verdadera epidemia desde lo gubernamental, la sociedad y otros sectores.
Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, señaló que es necesario «superar la invisibilidad del fenómeno de las niñas, niños y adolescentes desaparecidos».

«Hay que trascender la tradición adultocéntrica. Los derechos de la niñez no pueden ser considerados como un tema leve, alegre, decorativo», afirmó.
Sólo en los últimos seis años, que coinciden con la gestión del presidente Enrique Peña Nieto, han desaparecido 5.000 personas de este sector de edad, es decir, el 75%, señaló la Redim, o sea que se triplicó en este gobierno en relación al anterior de Felipe Calderón.

El Estado de México y el de Puebla, ubicados en las cercanías de la capital, aparecen como los escenarios de la mayoría de las desapariciones (40%).
Las ciudades de mayor riesgo se ubican en la franja fronteriza con Estados Unidos (Tijuana, Ciudad Juárez, Monterrey, Hermosillo, Culiacán y Matamoros), y en la conflictiva zona metropolitana de la capital (Ecatepec y Nezahualcóyotl).

Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Red, señaló que las cifras «evidencian no sólo la gravedad del fenómeno -que calificó de epidemia- sino el enorme de desafío del país para enfrentarlo».

«Desde la Red ha sido un tema que hemos tratado de colocar y llevar a la luz pública, al debate con las autoridades, por supuesto también con el equipo de transición y nos preocupa fundamentalmente que sigue siendo un tema invisible, no colocado en las agendas», afirmó.

Se estima en unos 37.435 la cifra total de desaparecidos a partir de la fracasada estrategia contra las bandas delincuenciales.
Eso significa que la cifra de niñas, niños y adolescentes de los que se desconoce su paradero representa casi el 20%, es decir, uno de cada cinco personas.

Sólo entre enero y abril de este año, se registraron 284 nuevos casos de desapariciones de menores de edad.

El titular de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, Roberto Cabrera, consideró que la información sobre el tema es insuficiente, y que el rastreo de los casos se complica por falta de «documentos de identificación y registros biométricos».

Un dato notable es que el 58% de los niños desaparecidos son mujeres, o sea 6 de cada cuatro.

En cuanto al Alerta Amber, puesta en marcha desde 2012 para localizar a infantes extraviados, Pérez dijo que «es una herramienta de ayuda pública para la búsqueda inmediata de los menores» pero «se requiere de la cooperación y atención de las autoridades para su funcionamiento».

Además, el mecanismo no puede ser activado cuando se presume que el desaparecido se encuentra involucrado en la delincuencia organizada ya que el caso se debe remitir al Ministerio Público.

«Las autoridades no han cumplido con su función, no se escucha a los familiares de los desaparecidos», afirma el dirigente de la ONG.

Se ha demostrado que el mayor índice de mujeres adolescentes desaparecidas son entregadas a grupos de trata de personas y, en el caso de los hombres, éstos pueden ser reclutados por el crimen organizado.
En tanto, se cree que los niños de cero a cuatro años suelen ser adoptados ilegalmente.

Be the first to comment

Deja un comentario