diciembre 3, 2022

Rechazan liberar a militares condenados

SANTIAGO DE CHILE, – La Justicia chilena negó el beneficio de la libertad condicional a 33 exmilitares que cumplen condena en el penal de Punta Peuco por graves violaciones a los derechos humanos cometidas bajo la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

En su mayoría exuniformados y agentes de la disuelta DINA y CNI -policía secreta de Pinochet-, todos ellos cumplen condena en la cárcel exclusiva para militares construida en 1995 en la comuna de Til Til, a unos 30 kilómetros al norte del centro de Santiago. La Comisión de Libertad Condicional de la Corte de Apelaciones rechazó la solicitud porque los presos no reconocen los delitos cometidos y no se encuentran rehabilitados para la sociedad.

Tomás Gray, presidente de la Comisión, argumentó en la resolución que no se concederá el beneficio «atenido que no cumplen con la exigencia establecida, al no estar corregidos ni rehabilitados para la vida en sociedad, por cuanto los informes sicológicos evacuados establecen que los condenados no reconocen suficientemente el delito cometido, sin tener una conciencia adecuada del mal causado y su disposición al cambio resulta ser ambivalente».

El abogado de los exmilitares, Raúl Meza, consideró que los fundamentos del fallo son «abiertamente ilegales e inconstitucionales» y anunció que presentará recursos de amparo a favor de los 33 reos.

«Resulta inadmisible desde el punto vista técnico-profesional que en todos los informes sicológicos se invoquen literalmente los mismos fundamentos respecto de todos los reos de Punta Peuco, situación que será impugnada legalmente con nuevos informes sicológicos emanados de peritos judiciales distintos de los sicólogos que trabajan en el penal», adelantó. El fallo coincidió con la denuncia de un atentado a la Casa Memoria José Domingo Cañas, que fuera una de las cárceles clandestinas de prisión y tortura de la Dina.

El equipo que trabaja en el lugar se encontró con que «la puerta de ingreso se encontraba forzada y dañada, el medidor eléctrico con el sello roto y abierto, el interruptor apagado, la alarma exterior rota, el circuito eléctrico del vecino cortado, además de excremento humano en el sector de ingreso a la Casa».

Para la Fundación 1367 Casa Memoria José Domingo Cañas, lo ocurrido «parece ser una advertencia de que los Sitios de Memoria pueden ser vulnerados».

Sea el primero en opinar

Deja un comentario