noviembre 24, 2020

¿Por qué ganó el MAS?

Por Miguel Ángel Marañón Urquidi-.


En una breve reseña histórica no podemos negar la influencia del referéndum (21 F), sin embargo las movilizaciones que se dieron en octubre de 2019 se centraron en las ciudades y estaban encabezadas por la juventud de clase media y clase alta (económicamente hablando); el área rural (supongo por instrucciones del MAS) no se movilizó, y creyeron que la misma se desgastaría y todo volvería a la “normalidad”.

Tremendo error, ya que el progreso de la movilización logró la adhesión de los principales medios de comunicación y sobre todo que la Policía se amotinara y las Fuerzas Armadas retiren su apoyo a la gestión de Evo; a esas alturas la mayoría de los citadinos ya definimos nuestro apoyo a los jóvenes “pititas”.

El gobierno de transición, cegado por el masivo apoyo popular citadino, tomó determinaciones que no correspondían, sumado a las acciones de un todo poderoso Ministro de Gobierno (que no respondía ni rendía cuentas a nadie) que empezó a amenazar de todo a toda persona que no pensaba como él; las muertes de Senkara y Quillacollo fueron otro accionar que empezaba a quitar el apoyo, las denuncias de las irregularidades de los respiradores nos demostraron que la corrupción es ambidiestra y que la prepotencia de los que ejercen el poder no es patrimonio de la izquierda.

Este funesto accionar del gobierno transitorio se remató con la llegada de la pandemia, que provocaron que se tome medidas netamente sanitarias, es decir, que por recomendación de los galenos debíamos acatar una cuarentena rígida, sin hacer caso e ignorando el aspecto económico, pues se olvidó o desconoció que más del 55% de la población vive del día a día, y como consecuencia tuvo personas y niños que se suicidaban, familias desesperadas que no tenían que comer, se empezó a escuchar eslogan: “O nos mata el virus o nos mata el hambre”.

Salimos de la cuarentena directo a una economía restringida y con varios sectores prácticamente destrozados, donde varios empresarios y el Estado no tuvieron otra alternativa más que despedir a una gran parte de sus trabajadores, lo cual ahondó la crisis económica. Se quiso tomar medidas tales como el dar bonos, lo cual se realizó en una forma muy básica; en esta aspecto el Gobierno también cometió tremendo error al priorizar gastos destinados a la represión y no así a la esfera social, llegó a sacar un decreto supremo que instruía la disminución de los gastos de los ministerios, excepto los de Gobierno y Defensa.

Con todos estos aspectos económicos y sociales, ¿tendría que sorprendernos el 55.1% de votos que consiguió el MAS? Algún economista decía que en Argentina, Ecuador, Brasil y en alguna medida Chile, las políticas neoliberales demostraron a la ciudadanía que en cuatro o cinco años podía retornarse a las crisis que nos tenían acostumbrados en los años 90 y principios del 2000, mientras que en Bolivia solo les llevo 11 meses demostrarnos y recordarnos esas crisis económicas.

Si las elecciones se hubieran llevado a cabo en enero o febrero otros hubieran sido los resultados.


* Economista

Be the first to comment

Deja un comentario