octubre 28, 2021

Alemania y Argentina: consensos electorales en disputa

Por Julio C. Gambina * -.


Resulta interesante el ejercicio de comparar dos procesos electorales recientes, los de Alemania y de Argentina. Es cierto que son distintos, en un caso se elegía el gobierno federal del país europeo y acá, en el sur de América, se trataba de una primaria para ordenar las opciones en disputa para la renovación del Congreso. Lo que interesa es el acontecimiento político de participación y opción electoral que define los consensos sobre los rumbos políticos y económicos.

En Alemania, luego de 16 años de jefatura de Angela Merkel, muy bien considerada por la prensa mundial, se arrastran problemas económicos y sociales, especialmente la caída de los ingresos salariales, no solo derivados de la pandemia. Pese a la valoración del largo tiempo en la conducción, la coalición gobernante perdió a manos de la socialdemocracia. ¿Giro a la izquierda del electorado alemán? ¿Voto castigo? ¿Búsqueda de nuevos rumbos? En Argentina se destaca el voto castigo en 2015 y de signo contrario en 2019; que se reitera como fenómeno político en 2021. ¿Qué rumbo es lo que se discute en la sociedad argentina?

De hecho, en ambos países y en el mundo existe una discusión sobre la economía y el impacto social, especialmente en los sectores más empobrecidos. Es algo que interviene en la propia participación o no del electorado. En Alemania votó el 76,6%, una de las más bajas desde la reunificación alemana hace tres décadas, y en Argentina un 67%, la más baja desde 1983. Las dos opciones más votadas en Alemania no llegan al 50% y en Argentina al 70%.

Más allá del castigo y, por ende, de las renovaciones al frente de los poderes ejecutivos, en ambos países se pone de manifiesto la ausencia de una “estabilización” de las tendencias estructurales que requiere la dominación económica para la reproducción de la lógica sistémica de acumulación de capitales. Es un debate teórico y político que se resume en el lenguaje comunicacional entre cuánto Estado y cuánto Mercado, con referencias a paradigmas de las tradiciones keynesianas o liberales, ambas atravesadas por una crítica que no termina de constituirse en mensaje masivo para encarar rumbos alternativos.

Un tema de interés remite a las fuerzas políticas no mayoritarias, que en Alemania intervienen en la conformación de alianzas de gobierno. No es el caso de la Argentina, por lo que la alternancia deja escaso espacio para terceras fuerzas. La socialdemocracia triunfante en Alemania negocia acuerdos a izquierda y derecha para formar gobierno, algo impensado en la Argentina, donde todo termina en el bicoalicionismo.

Concentramos las consideraciones en los fenómenos políticos de búsqueda, ya que los dos países tienen diferencias sustanciales. Alemania lidera la Europa unida y Argentina está en retroceso en la Región. Si en los años 50-60 la Argentina aún lideraba por volumen de producción, hoy aparece lejos de México y de Brasil, más cerca de países como Colombia, Chile o Perú. Hay un retroceso histórico del lugar de la Argentina en la Región.

Pese a las diferencias, lo común a los países en cuestión es la disminución de los salarios reales, que en el caso alemán compensa con la contención del desempleo. Los datos de la Argentina suma a la baja de ingresos y el crecimiento del desempleo y la flexibilidad y precarización laboral. Uno y otro presentan una realidad de crecientes relaciones económicas con China, modificando el sistema de relaciones internacionales que tanto preocupa a quienes mantienen una lógica global emergente del orden de postguerra.

Vale la pena tener miradas sobre lo que acontece en el mundo y en algunos territorios que definen el rumbo global, y poder hacer el ejercicio desde este rincón, con escasa influencia global, pero que define nuestro lugar y nuestros problemas para actuar sobre el que hacer de nuestra cotidianeidad.


  • Economista.

 

Be the first to comment

Deja un comentario