febrero 21, 2024

Certidumbres y alternativas

Por Adolfo Mena Gonzales -.


El día jueves 14 de diciembre presidente Luis Arce se reunió con los periodistas de diversos medios de comunicación y socializó lo referente a muchas de las medidas que el Gobierno está adoptando para sacar adelante el país y la economía, esto dado a que la los medios de comunicación (históricamente opositores), la derecha neoliberal proimperialista y actualmente los desorientados mal llamados “radicales”, desde hace un tiempo vienen generando zozobra en cuanto a las medidas que el Ejecutivo está llevando adelante.

Esta columna puntualizará ciertas cosas de lo informado por el Presidente, ya que fue muy claro y realmente oportuno, mostrando conocimiento en cuanto a la situación del país, haciendo un análisis desde una visión pasada, de presente, comparativa con realidades de otros países y sobre todo con un mensaje político y de tranquilidad.

Después de la reunión realizada, debo decir que noté un Luis Arce muy seguro de la información otorgada, firme, sin dubitaciones, dándome una garantía de saber que estamos bien, aspecto que cuando entrevistan a los diputados “radicales”, como por ejemplo en el caso de los desembolsos al Banco Unión, en medios de comunicación, únicamente hicieron papelón (caso Anghelo Céspedes, exunionista, hoy autodenominado “evista” en su entrevista con Pomacusi). Pero, más allá de eso, debemos ver que más debe evaluarse, en cuanto a lo explicado en esa breve pero muy ilustrativa reunión con los periodistas y señalar cuáles serán los ataques que van a venir:

  1. Se resaltó la fortaleza del modelo económico social comunitario, pero con sus riesgos y dificultades implícitas, señalados por el Presidente en cuanto al tema hidrocarburífero y sobre todo lo referente a las subvenciones y a la situación con la minería, esto es un riego alto mientras no se tomen medidas que garanticen un control más eficiente y la función social del combustible subvencionado, por tanto todavía existirán etapas de colas y especulación, como ha sucedido hasta ahora. En ñ esto hay que ser incisivos y ser más drásticos en cuanto a las sanciones y capacidades para administrar este recurso de los bolivianos, nuevamente reiterar, esto no es nuevo, que la exploración no se hizo como se debía en 14 años y existía bonanza económica por buenas ventas del gas, pero hoy la configuración ha cambiado con el de tema Argentina y Brasil.
  2. Es evidente que existe boicot interno y de algunos espacios técnicos que no están entendiendo la dinámica de trabajo y la necesidad de acelerar el mismo (este aspecto asociado a lo referente a importación de hidrocarburos de YPFB), así como lo referente a la lentitud de algunos espacios industriales para generar dinámicas de oportunidades comerciales que favorezcan el ingreso de divisas al mercado. Debe impulsarse un espacio de análisis sobre las trabas burocráticas en cuanto a la industrialización, llamemos “gabinete de la industrialización” para evaluar temas como know how, avances, seguimiento, temas legales, compradores etcétera, esto no únicamente mostrará las debilidades en cuanto a ciertos proyectos, sino denotará que puede existir un apoyo crucial de la academia y otras entidades técnicas para avanzar en las problemáticas asociadas a cada proyecto.
  3. Se nota el respeto aún existente hacia Evo Morales, aún lo denomina “compañero”, algo que rescato y saludo ya que denota que no ha desconocido el rol histórico que cumplió Evo y cómo algunos desubicados asesores de Evo andan tachando de “traidor” al Presidente… ahí la diferencia. Este aspecto evidencia una madurez política mayor de Luis Arce ya que no cuestiona temas que son personales en el accionar de Evo con sus acusaciones, sino que resalta ese distanciamiento del mismo Evo hacia las organizaciones sociales, hecho que como sabemos es totalmente cierto.

Hoy es tiempo de que los servidores públicos y equipo que acompañan a Luis estén a la altura en lo político, técnico y legal para cumplir esa meta al 2025, ya que al fallar Luis no falla el MAS, sino el proyecto de todos y de todas, el de las mayorías.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario