abril 19, 2024

Cómo entender el incremento salarial que cada año piden los trabajadores

Año tras año la Central Obrera Boliviana (COB) se reúne con el Gobierno para presentar su pliego petitorio, el que casi siempre contiene el incremento salarial, que, por cierto, para la COB no es un “incremento”, sino una reposición de la pérdida de valor adquisitivo de los salarios.

Los empresarios igualmente, años tras años, indican que la situación difícil por la que atraviesan no les permitiría soportar tal reclamo. No recuerdo que alguna vez los empresarios hayan expresado que la situación financiera de sus empresas estuviera bien y que aumentarían los sueldos a sus trabajadores. El discurso es el mismo: “tendríamos que despedir a muchos trabajadores para cubrir los incrementos salariales” o “se cerrarán varias empresas”.

Sin embargo, la visión del empresariado de ver a los obreros simplemente como un costo de producción les impide hallar un mercado potencial, ya que si los obreros tuvieran ingresos suficientes para cubrir sus necesidades y poder disponer de un “dinero sobrante” se convertirían en clientes y consumidores de lo que ellos mismo producen. Por ejemplo, si un cocinero que prepara deliciosos pollos a la broaster tiene un salario que cubre solo los gastos básicos de su familia y de él, jamás podrá festejar el cumpleaños de su hijo en un sitio prestigioso como es el restaurant donde trabaja; en cambio, si tiene los suficientes ingresos no solo festejará los cumpleaños de sus seres queridos, sino todo acontecimiento positivo, consumiendo así los deliciosos pollos a la broaster.

Es hora que el empresariado privado inicie ese círculo virtuosos, que suba los salarios de sus trabajadores para que estos se conviertan en clientes y demandantes de lo que se produce en Bolivia. Y es que al convertirse en clientes las empresas tendrán la necesidad de multiplicar su producción, lo cual generará mayores ingresos y ganancias y será la base entonces planificar el incremento salarial para potenciar a nuestros clientes denominados obreros.

Aquel accionar ya se dio a principios del siglo anterior, donde uno de los principales fabricantes de vehículos (Henry Ford) incrementó el salario de sus obreros, logrando que varios de ellos compraran sus propios vehículos. Actualmente, en un país europeo se viene experimentando con 61 empresas “la semana de cuatro días trabajo”, los primeros resultados fueron una elevada productividad en las empresas que solo trabajan cuatro días a la semana, pero también se pudo establecer que los trabajadores acrecentaron su consumo tanto de bienes básicos como los de recreación, entre otros, lo cual crea una mayor dinámica en la economía, sobre todo en el comercio.

Los empresarios bolivianos deben tener en cuenta que si los obreros contaran con ingresos más elevados estos se destinarían al consumo o, en el mejor de los casos, a los ahorros, beneficiando al sistema financiero al tener más recursos que pueden ser destinados a empresarios que requieren créditos productivos. Es necesario que los empresarios tengan la visión de ampliar su mercado y uno de esos aspectos es el considerar a los obreros como consumidores, siempre y cuando estos cuenten con los suficientes ingresos.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario