octubre 22, 2020

Desafíos de la economía (productivos, de estabilidad y sostenibilidad)

Al abordar este tema desde la lejania me puse a pensar que es cierto: de alguna manera la distancia no solo geografica sino respecto a influencias y condicionamientos de parte de la politica boliviana, probablemente te ayuda a “ver mejor el bosque sin perderse en las ramas de los arboles”.

Siendo sintético puedo decir que la actual administración y legislatura del Estado boliviano esta protagonizando un período de cambios importantes, en algunos casos con cierta fortuna, en otros con no mucha.

Mi apreciación apunta a que la administración de la Economía en estos ultimos 5 años de gobierno del MAS, se ha caracterizado por una doble tendencia a secundarizar lo importante: los gestores de la politica secundarizan la gestion económica en sí, y además secundarizan el largo plazo como referente temporal.

Esta secundarización se refleja en temas como por ejemplo el desarrollo de Infraestructuras. Para muestra un boton: hay una necesidad secular el puente en el estrecho de Tiquina (hay estudios de ingenieria pero no hay voluntad politica). Que los balseros reclaman, es legítimo, pero cualquier reclamo no debe frenar el desarrollo, se pueden plantear alternativas (turismo, etc) pero la infraestructura se debe priorizar por sus connotaciones de desarrollo a largo plazo.

Otro caso, la toma de decisiones y la aplicación de medidas. Los gestores no pueden darse el lujo de hacer chapuzas (de lanzar medidas de prueba y error como la subida del precio de carburantes). Si los gestores estan convencidos de una medida no pueden echarse atrás porque se supone que se trata de una medida de Estado (bien común). No pueden traspasar SU responsabilidad a la sociedad civil. Este tipo de gestion de politica económica no se puede repetir:

26-12-10, se aprueba el DS 0748, incremento del precio de los combustibles líquidos (gasolina, diesel y jet fuel). Argumento: que parte de la subvención a los carburantes, $us 380 millones en 2010, benefició al contrabando.

26 al 31 Dic, protestas contra la medida,

31-12-10, medida anulada.

25-01-11, Ministro de Economía consultado sobre cuándo podría ser retomada la medida? Respuesta: “La forma, el cómo, el cuándo va a depender de la población, dependerá del país (…). Nosotros ya cumplimos y estamos prestos a (hacer) lo que el pueblo diga”… “es importante que se empiecen a pronunciar las organizaciones sociales, que se empiecen a pronunciar todos sobre este tema, que es algo sumamente importante para el país”.

No, NO es así, el gobierno debe asumir las medidas, debe ver si es conveniente o no desde la perspectiva económico-social, si es sostenible o no, etc. El gobierno debe gobernar. No son las organizaciones o el pueblo el que debe decidir cosas de corto plazo. El pueblo decide votar proyectos de gobierno y elección de representantes, no decide las medidas coyunturales.

Se juega irresponsablemente con las expectativas de la gente, luego se intenta apagar incendios diciendo: “los precios de los productos de la canasta familiar ya están retomando los niveles previos al alza en el costo de los carburantes, luego anulada. He estado el sábado en el mercado y he visto que los precios están cayendo, están volviendo a la normalidad”. La credibilidad se resiente. Es verdad que el precio cercano a los 100 $us el barril del crudo genera problemas adicionales e insostenibles. Se ha de actuar en consecuencia. Yo personalmente no creo en las subvenciones ad-infinitum. Son nefastas.

Creemos en el buen hacer en cuanto a la continuidad de la estabilidad macroeconómica y el incremento en las Reservas Internacionales del país. Pero con eso no se gana mercados de exportación ni hace mas competitiva la capacidad de producción.

Al respecto, estoy de acuerdo con la Ministra de Desarrollo Productivo con que hay que garantizar la seguridad alimentaria interna, pero a la vez creo que es una decisión suicida el pensar que la política de restricciones a la exportación de alimentos no tengan que revisarse. De hecho, se debe revisar y trabajar en función a una producción suficiente para cubrir el mercado interno pero fundamentalmente para la promoción y venta externa de azúcar, maíz, aceite, arroz y soja.

Por lo tanto, es trabajo del gobierno lograr esa sinergia entre la función y los intereses de las empresas productoras (mediana, pequeña y micro) y los intereses de la población en tanto consumidores.

Por su parte, los empresarios deben ser serios y demostrar que son ciertas las afirmaciones de que “la seguridad alimentaria está garantizada” en momentos en que el mercado nacional enfrenta carestía de productos de la canasta básica debido a la especulación y ocultamiento,

En todo caso, el desafío de la economía boliviana es ganar competitividad.

No hay mejor dinamizador de la productividad y competitividad que la justicia social, pero siendo mas específico, se ha de vigorizar y expandir la llamada clase media. La construcción de un Estado Plurinacional viable implica la reducción de la pobreza, esto es, la armonía en la distribución de la riqueza y del ingreso.

Pero eso no significa que la principal actividad generadora de recursos excedentes reproduzca ese modo de ser priorizador del corto plazo y secundarizador de costes que caracyerizó a la COMIBOL. Tampoco se trata de repartir Rentas y crear clases rentistas sino que la actividad creadora (del sector privado con apoyo del Estado) viabilice emprendimientos productivos que contribuyan a este crecimiento de la clase media.

Be the first to comment

Deja un comentario