octubre 15, 2021

Erradicar la extrema pobreza: una mirada crítica

por: Edgar Llanos Fernández

La erradicación de la pobreza extrema, estado más severo de pobreza, es un tema central de la agenda patriótica propuesta por el gobierno actual, sin duda es un desafío que merece un debate profundo, para erradicar o simplemente disminuirlo.

Abordar la temática nos lleva, en primera instancia, a discutir las causas de la pobreza, las personas que no pueden satisfacer las necesidades básicas como alimento, agua potable, techo, sanidad, y cuidado de la salud, tiene alguna explicación. La población afectada por la pobreza extrema, es el resultado de condiciones históricas concretas.

A primera vista la extrema pobreza, se puede identificar siguiendo alguna metodología previamente establecida; en una de esas perspectivas según el Banco Mundial, los que sufren la extrema pobreza son aquellas que viven con menos de $1.25 al día.

Aplicando esta metodología, en el país, se ha elaborado la situación de la pobreza, que se resume en el cuadro.

Los datos muestran en términos relativos la evolución de la pobreza, pero no nos dicen nada sobre el verdadero rostro de los pobres y de las causas reales de la misma.

El Banco Mundial y sus defensores se han esforzado para explicar las causas aparentes de la pobreza. Veamos algunas de las causas: “En primer lugar, los beneficios efímeros de los años de mayor apogeo a mediados del decenio de 1990 reflejan las debilidades en el tipo de proceso de crecimiento que vivió el país”. (Arias y Bendini: Mayo 2006), la falta de crecimiento económico genera el crecimiento de la pobreza, continúan “En segundo lugar, la baja productividad de las empresas, particularmente las del sector informal con gran intensidad de mano de obra, frena el crecimiento tanto del empleo como de lo salarios. Las complejas y gravosas leyes que regulan la empresa y el mercado laboral impiden la innovación y desincentivan la participación de las pequeñas empresas en la economía formal, su crecimiento y el mejoramiento de su productividad” o sea son pobres porque son improductivos y para concluir, sostienen “En tercer lugar, pese al reciente avance en cuanto al acceso a la educación básica, las oportunidades de los pobres para mejorar su capital humano son inadecuadas 1. Ello ha reducido su productividad laboral y restringido su acceso a trabajos mejor renumerados. Es más, ante altos costos de oportunidad y una inadecuada protección social, muchos de los pobres abandonan la escuela muy tempranamente y terminan desempeñándose en empleos mal renumerados” además tendríamos que considerar que la ignorancia, la apatía, las enfermedades, la corrupción son factores que acentúan la pobreza, porque no permite el desarrollo del “capital humano”.

Del enfoque anterior se desprende que hay que desarrollar políticas públicas para mantener una tasa de crecimiento económico sostenible, mejorar la productividad del trabajo, desarrollar el “capital humano” a través de un sistema de educación que les permita a los pobres ser mejor “capital humano”. Esta manera de enfocar no resuelve el problema de la extrema pobreza por que no parte de una lectura real y objetiva de las causas estructurales del problema, por lo que solo se lograra disminuir los indicadores de pobreza.

Causas estructurales

Las causas aparentes y las causas estructurales o reales no son exactamente lo mismo. La primera muestra lo aparente, lo descriptible, lo que salta a primera vista, sólo considera los síntomas. En cambio las causa estructurales pone de manifiesto el origen de un problema y su evolución, trata de debelar la relación fundamental entre los elementos constitutivos de la pobreza, para superarlo definitivamente, mientras que las causas aparente puede ser algo que contribuye a su perpetuación y no su erradicación.

La pobreza en Bolivia tiene muchas causas históricas: el colonialismo, la extracción de nuestros recursos naturales, las guerras y despojos. Sin embargo, existe una gran diferencia entre estas causas y lo que llamamos causas aparentes que mantienen las condiciones de pobreza, solo modificando su manifestación fenoménica. La diferencia reside en lo que podemos hacer hoy con respecto a ellos para erradicarlos o perpetuarlos. No podemos volver atrás en la historia y cambiar el pasado, por lo que es necesario orientar nuestras miradas hacia la pobreza existe hoy, y tratar de indagar sobre sus verdaderas causas, sobre los que potencialmente podemos actuar, que es el desafío propuesto.

En Bolivia las relaciones de producción capitalistas son las dominantes, pese a las propias particularidades de su estructura la producción capitalista es la que rige en su estructura económica, con todas sus relaciones inherentes al sistema, por lo que la producción de mercancías; es, en esencia, producción de plusvalor, para la acumulación del capital.

En esta estructura las causas reales de la extrema pobreza se pueden resumir con las siguientes:

  1. La acumulación capitalista: La concentración de la riqueza en pocas mansos (capitalistas) produce en el polo opuesto una cantidad enorme de pobres que no tienen otra alternativa de vender su fuerza de trabajo, esto rige en la sociedad capitalista; cuanto mayores sean la riqueza social, el capital, el volumen y la intensidad, y también la magnitud absoluta del proletariado y la capacidad productiva de su trabajo, tanto mayores serán la superpoblación relativa y la explotación de la clase obrera. La acumulación de riquezas en un polo de la sociedad lleva a que en el otro polo se acumulen la desocupación y la pobreza, lo que se manifiesta en la depauperación relativa absoluta del proletariado. Estas consecuencias del proceso de acumulación del capital son un resultado inevitable del incremento de la productividad del trabajo.

  1. Reproducción del capital: El proceso capitalista de producción, conlleva también el proceso de reproducción del mismo; la producción del capital no solo produce mercancías, no solo produce plusvalor, sino que produce y reproduce la relación capitalista en su conjunto, por un lado reproduce al capitalista (concentrador de riqueza) y por la otra genera y regenera al asalariado. (Marx: El Capital pag. 712). La existencia de trabajador libre es una condición necesaria para la reproducción del capital y la otra es la condición de pobre, es decir no poseer nada más que su fuerza de trabajo, además de existir en un número mayor a trabajadores que los ocupados (superpoblación relativa).

  1. Explotación: El capital por su naturaleza necesita extraer plusvalor, para autoacrecentarse, autovalorarse, enajenación del trabajo asalariado, Dussel al respeto sostienen “También la economía sin ética se hace imposible. Sobre la imposibilidad del capitalismo, por estar fundado sobre la injusticia (un acto éticamente perverso) del no-pago (robo) del plusvalor, Marx desarrolló su crítica al capitalismo. Lo que demostró paciente y científicamente es que en el largo plazo el capitalismo caería en una crisis final, por contradicciones. Por ahora, vemos los efectos negativos creciendo exponencialmente: destrucción ecológica, pobreza de la mayoría de la humanidad, etc.” (Dussel: 2012 ¿Estado o Comunidad? Pag. 17), mientras mas trabaja mas pobre es, en cambio el capitalista acumula más riqueza.

  1. Subsunción formal y real del trabajo al capital: En Bolivia no solo existe el trabajo asalariado sometido directamente al capital (nacional o transnacional), si no que existe otras formas de trabajo y se desarrollan en una relación no directa con el capital, pero al estar inmersa en una estructura de relaciones capitalistas, las mimas son sometidas a la lógica del capital, por lo que son subsumidas al capital ya sea en la producción como en el consumo, por tanto estos trabajos son parte de la acumulación capitalista y sometidas a relaciones de explotación.

Si no se atacan estas 4 causas estructurales de la extrema pobreza, Bolivia seguirá siendo una gran fábrica eficiente de pobres.

*          Economista

1          Capital humano, es una construcción teórica que pretende ocultar el verdadero contenido del capital.

Be the first to comment

Deja un comentario