enero 8, 2022

Universidades: presupuesto para más salarios ¿y la mejora de la educación?

por: Zenón Pedro Mamani Ticona

En estos últimos días, hemos visto a dirigentes universitarios y rectores de universidades demandando más recursos del Tesoro General de la Nación (TGN) para gastar en salarios, y como un ciudadano más de este país, no hemos escuchado propuestas que realmente revolucionen la educación superior. Esta situación, me lleva a analizar la información financiera de las casas superiores de estudio con datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, publicada en su página web.

Las universidades en 2011 por transferencias del Estado han recibido 2.698 millones de bolivianos, más del doble de lo recibían en la gestión 2005. En el presupuesto de esta gestión tienen programados recibir 2.842 millones de bolivianos (414 millones de dólares).

En 2012, las universidades cuentan con un presupuesto de 5.016 millones de bolivianos, de los cuales se destinan en un 83% a gasto corriente. Es importante señalar que cuatro universidades cuentan con mayor presupuesto que alcanza a 67%, entre ellas se encuentra las Universidades Mayor de San Andrés (24%), Gabriel René Moreno (18%), Mayor San Simón (16%) y San Francisco Xavier (10%).

El gasto en salarios de las universidades alcanza a 2 mil millones de bolivianos, casi la mitad del presupuesto de funcionamiento (representa 48%). El 91% de estos gastos, están financiados con las transferencias del Tesoro General de la Nación (777 millones de bolivianos, con recursos de Subvención del TGN y 1.044 millones de bolivianos con recursos de coparticipación tributaria).

Si evaluamos la ejecución presupuestaria de las casas superiores de estudio, a 8 meses de la presente gestión, sólo ejecutaron un 32% de su presupuesto, en gasto corriente 35% e inversión 18%, y tienen saldos en sus cuentas bancarias más 2.036 millones de bolivianos. Por tanto, observando los datos, podríamos decir que las universidades no tienen capacidad de ejecución de los recursos que el Estado asigna, con el dinero que cada ciudadano o empresa paga su impuesto, para que estas instituciones funcionen.

Más al contrario, donde supuestamente se forman profesionales y los recursos humanos calificados, deberían ser las universidades que tengan mayor porcentaje de ejecución y enseñen al resto de las instituciones públicas a planificar y administrar los recursos, pero lamentablemente, no sucede esta situación.

Suponiendo que el Estado es el papá, padre de familia con bajos ingresos que trata de luchar todos los días para tener un mejor futuro, y tiene un hijo de 20 años que sólo pide dinero para paseos, viajes, fiestas y otros. ¿Qué diría usted al respecto? Con seguridad lo pensamos dos veces, y preferimos no darle los gustitos, hasta que aprenda a estudiar y trabajar. Si este hijo nos pide dinero para estudiar, realizar trabajos de investigación técnica y científica, creo que como padres nos sacrificamos y le asignamos más recursos, porque sabemos que nuestro hijo tendrá un mejor futuro.

Creo que el caso de las universidades, son como hijos caprichosos y malcriados que solamente piden dinero para gastar en salarios y no para realizar centros de investigación y desarrollo tecnológico; no tenemos universidades que formen recursos humanos que estén revolucionando la tecnología, y creo que tienen suficientes recursos como para encarar estas tareas frente a la ciudadanía boliviana.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario