octubre 20, 2020

El feminicidio es genocidio…

Los crímenes contra las mujeres y contra todo otro que se le asemeja por estigma de feminización, emanan de una estructura de poder jerárquica y patriarcal. Esta estructura es violentogénica y potencialmente genocida, debido a que la supremacía masculina sólo puede alcanzarse y reproducirse, a través del ejercicio de dominaciones múltiples. Cuando estas formas múltiples de dominación sexual, intelectual, económica, política y bélica, se encuentran amenazadas y el atributo de la masculinidad corre el riesgo de no ser comprobado o reafirmado, se suspenden los lazos de afecto y se produce la agresión: “El recurso a la agresión, por lo tanto, aún en el ambiente doméstico, implica la suspensión de cualquier otra dimensión personal del vínculo, para dar lugar a su mandato de dominación” 1.

En este sentido, es necesario mostrar a los ojos del sentido común patriarcal de jueces, fiscales, abogados y sociedad en general, que el crimen de feminicidio es un crimen de genocidio. Es decir, un tipo específico de crimen de exterminio histórico contra las mujeres y contra todo aquello que se le asemeja. De este tipo de exterminios, tenemos noticias desde tiempos remotos, así como también sabemos, que los exterminadores de mujeres de todas las épocas, siempre han campeado impunes.

El concepto de genocidio como figura criminal, nace con la obra de Rafael Lemkin, quien luego de escapar de Polonia y dedicarse al Derecho Internacional, publicó su obra Axis Rules in Occupied Europe, en 1944. La cuestión que trabaja Lemkin al analizar el régimen hitleriano es, hasta qué punto se puede considerar propio del Estado, la destrucción por parte del mismo, de sus propios ciudadanos; o si esto no pasa a ser asunto de interés internacional. Lemkin asume esta segunda posición, y argumenta que estos crímenes contra los ciudadanos de un estado son delictum ius gentium que deben ser sometidos a un sistema de persecución judicial para evitar su impunidad. De este modo, define el genocidio como “…un crimen especial consistente en destruir intencionalmente grupos humanos raciales, religiosos o nacionales, y como el homicidio singular, puede ser cometido en tiempos de paz como en tiempo de guerra (…) hallase compuesto por varios actos, subordinados todos al dolo específico de destruir un grupo humano” 2. En este caso, habría que hacer extensivo el concepto, no solo a grupos humanos raciales, religiosos o nacionales, sino también como ocurrió en Francia y en España a grupos discapacitados, perseguidos políticos o generizados 3, es decir, en este último caso a grupos que pertenecen al género femenino o que por su situación u opción estigmatizada socialmente, han sido asimilados a la femineidad (niños/as, ancianos/as, negros/as, indios/as, gay, lesbianas, bisexuales, trans y queer).

Sin embargo, también tendríamos que hacernos algunas preguntas, por qué los crímenes de exterminio contra las mujeres y sus semejantes a lo largo de la historia, han permanecido impunes? Qué tipo de complicidad perversa se ha establecido desde tiempos inmemoriales entre el criminal, el crimen y el imperio de la ley? Por qué los Estados del mundo, abanderados de los derechos, técnicas llamadas a garantizar la convivencia humana en armonía, se han despreocupado en llevar a los violadores de los derechos humanos ante la justicia? A quiénes y por qué, les interesa el exterminio de las mujeres y de sus semejantes? Quién o quiénes le pondrán el cascabel al gato, sentando en el banquillo de los acusados a los Estados y las sociedades criminales, cómplices de los genocidios pasados y presentes, con la única intensión de destruir al grupo humano de mujeres?

1          Rita Laura Segato – Antropóloga, investigadora y experta en feminicidio.

2          Comunicación de Lemkin a la VIII Conferencia para la Unificación del Derecho Penal, 1947, cit. Por Ripollés: 627, EN V, Lozada, Martín “El crimen de genocidio. Un análisis en ocasión de su 50ta. Aniversario”, publicado en Cuadernos de Doctrina y Jurisprudencia. Año 5 no. 9-A 1999 Buenos Aires, Argentina.

3          La incorporación generizados, es mía.

Be the first to comment

Deja un comentario