octubre 20, 2020

Evaluación política, primer semestre 2013 ¿Cómo va el proceso pre electoral?

El artículo hace un análisis bastante didáctico para reforzar tres ideas centrales: no hay nadie que le gane a Evo Morales como van las cosas en las elecciones de 2014, pero que el proceso hay que leerlo también a partir de una bifurcación de la integración latinoamericana y de una contraofensiva de los Estados Unidos.
Introducción

Una evaluación, valoración o estimación de los valores tenidos para el bienestar o deleite como es una de las acepciones del concepto valor, valoración o evaluación, no es fácil sobre todo para satisfacer todos los gustos, más aún tratándose de una evaluación política de un corto tiempo como es un semestre. Pero es necesario y hasta imperioso hacerlo para intentar vislumbrar lo que nos depara el próximo semestre.

La dinámica política del semestre ha sido preelectoral, porque aún no tenemos las candidaturas bien definidas, excepto la del Presidente Evo Morales para su reelección. No existe un cronograma electoral todavía ni redistribución de los escaños según la población registrada por el censo nacional pasado. Seguimos pues en el proceso preelectoral que no es una coyuntura (muy corto tiempo), es un proceso preelectoral hasta convertirse el próximo año en electoral.

1.    El proceso preelectoral
Es un proceso de preparación y calentamiento de lo que serán las elecciones de Octubre de 2014. Si bien este proceso se enmarcará en la democracia, no faltarán tendencias y personalidades que hasta conspiran (caso Chato Prada) con posiciones radicales como la de “conformar un Gobierno provisional” para evitar la reelección de Evo Morales. Esto ya está por atravesar los límites democráticos, que lo haría si pudiera concretar sus amenazas.

    1.1. El proceso preelectoral desde la oposición
    
En la lucha por ganarse un puesto expectable en la preferencia ciudadana, ésta recure al ultrismo. Ahí están los que sostienen que el Gobierno de Evo Morales ya es antidemocrático, anti indigenista y capitalista sin un ápice de antiimperialismo. Aquí se encuentran todos los ultras de “izquierda” alentados por los resentidos que por no haber sido reabsorbidos por el proceso, están contra él, so pretexto de rectificarlo y profundizarlo. Así es el ultrismo con un fuerte impulso de los resentidos.
    En este proceso preelectoral hubo muchas coyunturas específicas. Empero, ninguna puso en riesgo la democracia ni al Gobierno constitucional; también la derecha se devaluó porque las fracciones se multiplicaron, la carencia de propuestas quedó más visible que nunca, los lideratos pugnaron por un consenso opositor ideal y unido que no se vislumbra por ningún lado y solo hacen política para la pretendida deslegitimación y desgaste rápido del único candidato confirmado hasta hoy que es el Presidente Evo Morales.

    1.2. Lo preelectoral del Gobierno
    La “Agenda Patriótica 2025” lanzada por el Gobierno en enero de 2013, con seguridad ha de ser lo esencial de su campaña electoral, apoyado por la continuidad de la entrega de obras, las inversiones productivas públicas y privadas para la generación de empleo, el cumplimiento de las metas del milenio (2015). Un poco más difícil será recomponer el Pacto de Unidad de los movimientos sociales, peor ampliarlo, reestructurarlo y depurarlo. Pero se puede hacer mucho todavía en este sentido.
    Si las elecciones se realizarían en el próximo semestre, difícilmente el gobierno reeditaría los dos tercios de las últimas elecciones. Pero el tiempo le favorece para reajustar sus mecanismos de base social-electoral. Inclusive la oposición, a falta de perspectivas de ganarle a Evo, prefiere contentarse con evitar que no logre los dos tercios que le facilitaría una gobernabilidad holgada.
    El contexto internacional inclusive, es altamente favorable como contexto preelectoral; primero el proceso de integración latinoamericana, luego la demanda marítima y ahora el bloqueo aéreo de 4 países de Europa que, aunque el hecho ya corresponde al siguiente semestre (julio-diciembre), la reunión en Moscú, estuvo preparándose en el semestre que analizamos, por eso lo incluimos como parte del semestre pasado con efectos en todo el segundo semestre de 2013 como veremos más adelante.

2.    Se bifurca la integración latinoamericana
    El contexto latinoamericano es también altamente favorable como parte del contexto internacional que mencionamos. Dos fundamentos básicos tienen los procesos de integración: a) en Europa fue el temor de otras guerras en su territorio (después de las dos guerras mundiales); y b) en América Latina y en el resto del mundo, fue la lucha por el desarrollo. En los procesos integracionistas post segunda guerra mundial, se han unido o combinado los dos fundamentos. [1]
    El resultado de estos procesos son: por una parte la Unión Europea y por el otro los varios y diversos procesos latinoamericanos, del Caribe y del Norte de nuestra América. Estos procesos estuvieron bajo la influencia imperialista del norte que siempre quiso mantenernos divididos bajo el axioma de “divide y reinarás”. Por más intentos que se hicieron para emular el proceso de integración europea, en América Latina y el Caribe, ninguno todavía se aproxima a los avances cuanti y cualitativos que ha logrado la Unión Europea.
    Sin embargo, los intentos renovados de integración en América Latina y el Caribe, constituyen avances cualitativos en relación a los anteriores procesos, porque ahora se dan por afinidades ideológicas y políticas. El ALBA fue la primera respuesta independiente contra el ALCA imperialista; después fue el MERCOSUR, le siguió la UNASUR y todo esto confluye en la CELAC entre América Latina y el Caribe. La contraparte de este proceso, también por afinidad política y comercial, no tanto ideológica, es el Pacto del Pacífico que lo integran Chile, Perú, Colombia y México apadrinados por los EE. UU. Esta es la bifurcación del proceso de integración latinoamericana y del Caribe que sin duda alguna, tendrá sus efectos en el proceso preelectoral y electoral que hasta este momento es favorable para la continuidad del proceso de cambio, porque divide muy bien las posiciones independientes y hasta con discursos antiimperialistas de integración, con las posiciones pro imperialista.
    El resultado inobjetable es el debilitamiento del imperio del norte ante América Latina y el Caribe; otro efecto importante es el desbloqueo parcial de Cuba y su proceso de reintegración a un bloque ideologizado y político con fuerte tendencia antiimperialista.

3.    El imperio contraataca
    Pero el imperio no sería tal si dejara pasivamente que su “patio trasero”, como abruptamente lo recordó John Kerry, que avance en su lucha por la recuperación de soberanías estatales que habíamos perdido con la globalización neoliberal.

    3.1. El contraataque en el centro y el sud de nuestras Américas
    En aplicación de la doctrina de Clawsevich de que lo militar es la continuación de la política “por otros medios”, podemos afirmar que el imperio siempre la aplicó para cuidar su “cuarta frontera” como también la llama a nuestra América sureña. Y no es cierto lo que sostienen algunos pro imperialistas bolivianos y del resto de Latinoamérica de que EE.UU. se olvidó de sus vecinos y por eso pierde influencia. NO señores. El saqueo de nuestros recursos naturales; las 7 bases militares en Colombia y ahora el Pacto del Pacífico para restablecer su ALCA, constituyen la dramática demostración de que el imperio del norte jamás se olvidó de sus vecinos, solamente que la tuvo como su abastecedora de materia prima, su reserva de recursos naturales y como “contrapeso” en la balanza de los poderes mundiales [2]; y ahora con el Pacto del Pacífico, tiene un renovado instrumento para evitar la unidad latinoamericana. Todo esto no incluye las múltiples acciones intervencionistas ni de invasiones a nuestras Américas en las anteriores 3 fases de la geoestrategia de dominación unipolar; nos estamos circunscribiendo en la cuarta fase actual de la geoestrategia yanqui que es la Guerra de Baja Intensidad que queremos derrotar.

    3.2. La doctrina del poder imperial
    Afirmamos que el imperio no sería tal si enfrentara pasivamente los desafíos que se le presentan en el ejercicio del poder global. El imperio no es solo fuerza bruta, también introduce elementos doctrinales para neutralizar la conciencia o derivarla en decisiones y voluntades guerreristas por “convicción”.
    En EE. UU. siempre hubo Servicio de Inteligencia, espionaje y acciones encubiertas contra sus enemigos y “amigos” a los que quería subordinar; pero una Central de Inteligencia Americana (CIA) que centralizara, coordinaría y actuara tanto “para informar como cambiar el mundo” con operaciones encubiertas, recién empezó a organizarse después de Pearl Harbor en 1941; apenas terminada la guerra en 1945, se oficializa su creación con funciones casi exclusivamente en Europa para vigilar políticamente el proceso de recuperación de los países devastados por la Guerra. Luego se extendería por todo el mundo. [3]
    Una de las concepciones doctrinales básicas es que los servicios de inteligencia son “instrumento necesario de la política exterior y el debate se centra en su calidad y efectividad”. [4] Y bajo el otro concepto de que para la victoria en cualesquier confrontación, la base es inteligencia, inteligencia y más inteligencia; que en nuestro lenguaje popular significa espionaje, espionaje y más espionaje en todo tiempo y lugar. La calidad y efectividad se da pues en la labor constante de espionaje, que ahora, con el caso Snowden, es el trabajo sucio global.

    3.3. El caso Evo y Snowden
    El punto 3.2. fue necesario para entender el porqué del bloqueo aéreo al Presidente Evo Morales con el pretexto de la búsqueda del contratista de la CIA Edward Snowden. A la luz de las concepciones doctrinales del poder imperial, no hay aliados ni subordinados que pudieran oponerse, pues lo único que podría debatirse con el imperio es la “calidad y la efectividad”. Esto nos demuestra que en el proceso preelectoral y electoral después, el candidato Evo Morales cuenta con un plus para la campaña electoral, porque en calidad y efectividad de la política sucia exterior del imperio, se equivocó de medio a medio. [5]
    En otras palabras el debate debería centrarse en que si la presencia de Snowden en el avión presidencial del gobernante boliviano era cierta o solamente un pretexto. Si la forma en que lo hicieron fue lo adecuado o erróneo (la calidad) y si previeron los resultados para su política exterior (la efectividad). Según el Presidente Putin de Rusia, la causa del bloqueo del avión, habría sido el discurso antiimperialista del Presidente Evo en la reunión en ese país.
    El embajador Rocha de EE. UU. en la coyuntura electoral de 2005, ayudó mucho al ahora mandatario boliviano con la consigna de no votar por Evo. Ahora el caso Snowden, repetimos, es un plus preelectoral que habrá que convertirlo en la mejor prueba de que estamos, por lo menos en el discurso y por la torpeza imperial, por la vía antiimperialista.

4.    Perspectivas para el próximo semestre

a.    Para el próximo semestre está garantizada la democracia y el proceso preelectoral también.
b.    Las tendencias subversivas y hasta conspirativas que ensayan algunos como el Chato Prada con su “gobierno provisional”, aún no tienen asideros creíbles; por lo cual no afectarán al proceso democrático ni preelectoral. c.    Y, como el punto central en este proceso, es si Evo Morales ganaría nuevamente con dos tercios o si se lo impediría la oposición; en el próximo semestre tendremos más señales sobre si este objetivo electoral va o no va. d.    La contracción económica de Europa, que no analizamos en el cuerpo de esta evaluación pero que está presente en el proceso con sus efectos de leve baja de los precios de los minerales, se debe a que Europa es el más grande mercado de las exportaciones chinas y China se vuelca a su mercado interno donde tiene similares resultados que en el mercado externo (por su enorme población de 1.350 millones de habitantes). Ésta contracción de dos grandes mercados de nuestros minerales, solo afectarán en el porcentaje que éstos inciden en nuestra economía, que aún no es preocupante para Bolivia. Por tanto muy poco afectará al proceso preelectoral. e.    En lo interno es lo más preocupante dada la dispersión de los movimientos sociales, su falla de cohesión y más aún, de unidad. Empero, la Agenda Patriótica 2025, pese a su carácter estratégico, tiene muchos elementos presentes desde ahora que pueden servir muy bien en el proceso preelectoral y electoral; dependerá mucho de la experiencia, sagacidad e inteligencia de los operadores políticos. Que no le dejan toda la carga al candidato Presidente. 
1    El autor de este artículo fue Docente universitario de Derecho de Integración.
2    Documento de Santa Fe I 3    Ver “Legado de Cenizas, Historia de la CIA” de Tim Weiner (2008) 4    “Las Operaciones Especiales” en la Estrategia de los Estados Unidos. Centro Nacional de Información Estratégica. USA 1984. 5    Ver mi artículo sobre El bloqueo del avión presidencial como efecto “colateral” Publicado en la época el 20.07.13

Be the first to comment

Deja un comentario