diciembre 1, 2020

Magnicidio alentado por EE.UU.

El miércoles 28 de mayo se ha confirmado, una vez más, que Estados Unidos y la derecha internacional están detrás de las acciones de violencia que se desarrollan contra el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y, más grave aún, en los planes de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro.

Decimos que se confirma, “una vez más”, pues hay que ser demasiado ingenuo o estar completamente de acuerdo con esos métodos no democráticos, como para no dirigir la mirada hacia EEUU, pues desde 1999, cuando asume la presidencia Hugo Chávez, éste país no ha cesado de financiar y organizar acciones para acabar con la revolución venezolana. Ahora, desde abril pasado, lo que hace es incrementar sus agresiones contra Venezuela y su gobierno legítimo.

Lo grave de esta nueva denuncia es el papel de los grandes medios de información del mundo, incluido una gran parte de los medios bolivianos, que apenas le han prestado atención a los elementos probatorios que muestran que ni las “guarimbas” son espontáneas ni las sanciones aprobadas por el senado estadounidense están desarticuladas de un plan general coordinado con los sectores de la ultraderecha venezolana.

Es evidente que la democracia, entendida como la expresión de la voluntad popular en su concepto más simple, no significa nada para los Estados Unidos. Sus intereses geopolíticos y geoestratégicos son mucho más grandes que el respeto del voto ciudadano.

Hay que estar alertas. En Bolivia lo sabemos. Además de la arremetida contra Venezuela, EEUU se dispone a inaugurar una nueva fase de agresiones y acciones desestabilizadoras contra el gobierno del presidente Evo Morales, quien se proyecta ganador en las elecciones de octubre próximo.

Be the first to comment

Deja un comentario