diciembre 1, 2020

Nuestra nueva realidad con mejor calidad de vida

por: Oscar Eduardo Machicado Mendoza

Durante los últimos 8 años nuestro país ha logrado acercarse al cumplimiento de muchas metas a largo plazo en cuanto al desarrollo humano, una de ellas es la más importante: la reducción de la extrema.

Según el reciente informe de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, entre 2000 y 2012, Bolivia es el país que registra la mayor reducción de pobreza de la región, con 32%, debido a los principales avances en este contexto.

Para comenzar a explicar este fenómeno, desde 2006 nuestro país comenzó a tomar decisiones “soberanas” es decir, se dejó de importar programas de desarrollo, para aplicar proyectos propios en beneficio de los sectores sociales, clara muestra de esto es el Nuevo Modelo Económico Social Comunitario Productivo, implementado desde 2006, el cual implementó políticas redistributivas para que los ingresos lleguen a sectores a los cuales antes no llegaban, en otras palabras, dejar de lado la distribución de los ingresos “por goteo”.

En estos últimos 8 años las transferencias condicionadas, como el Bono Juancito Pinto, Bono Juana Azurduy y Renta Dignidad ayudaron a que los mayores ingresos generados por la nacionalización de los hidrocarburos, además del importante incremento de las recaudaciones tributarias, llegaran a sectores a los cuales antes no llegaban.

Todo esto mejoró los diferentes indicadores sociales, como el índice de Gini (una medida de desigualdad, 1: desigualdad; 0 igualdad) que cayó de 0,60 en 2005 a 0,47 en 2012; la pobreza extrema de 34,7% en 2005 a 18,7% en 2012.

Este cambio a una política macroeconómica prudente, se ve reflejado en el crecimiento del PIB real, que en los últimos 8 años ha sido en un promedio de 5%, muy por encima del Promedio de América Latina y el Caribe para el mismo periodo (3,7%).

Un endeudamiento sostenible, reduciendo la deuda pública de 80% en 2005 a menos de 35% en porcentaje del PIB en 2013, superávits fiscales consecutivos en los últimos 8 años, reflejan una política fiscal soberana, hicieron un estado más sólido el cual pueda llevar adelante las políticas de redistribución del ingreso.

Los depósitos y créditos se han cuadruplicado en los últimos 8 años, reflejando la mayor cantidad de dinero en manos de la población, además de la Reservas Internacionales que de ser algo más de mil millones de dólares en 2005 a más de 15.000 millones de dólares a septiembre de 2014.

Hoy en día vivimos en una nueva realidad, pero hay todavía mucho camino por recorrer, ya que hay que continuar bajo esta mueva realidad de manera sostenida y estable, para que las 1.000.000 de personas que pasaron a ser de ingresos medios en los últimos años puedan ser más y muchas más puedan mejorar aún más su calidad de vida.


* Economista

Be the first to comment

Deja un comentario