noviembre 25, 2020

Una Iglesia Católica muy terrenal

Los titulares de los periódicos a nivel mundial señalan que varios obispos han sido suspendidos de sus cargos debido a delitos civiles, este es el caso, por ejemplo de un ex Obispo boliviano.

La Iglesia Católica en el mundo, como hemos señalado en reiteradas oportunidades, tiene muchos problemas internos, es más, tiene una deuda histórica con los pueblos indígenas y originarios de diferentes rincones del planeta. En ese contexto resulta cómico que obispos católicos, como lo que sucede en Bolivia, se dediquen a cuestionar el proceso político actual; si lo quieren hacer que de una vez por todas desnuden su adscripción ideológica y en esa medida, actúen como miembros de un partido político.

En una sociedad que respeta sus instituciones, los roles se encuentran definidos, la Iglesia Católica, por herencia colonial tuvo mucha influencia en los círculos de poder. Su cruzada “anticomunista” de los 50 y 60 es bien conocida, aunque muchas de sus estrategias resultaron contraproducentes, como la famosa radio Pio XII, nacida para la lucha anticomunista y luego convertida en aliada del movimiento minero tildado muchas veces como “comunista y subversivo”.

Las señales de los tiempos de cambio que recibimos de Roma, no tienen su eco en esta parte del continente, la jerarquía de la Iglesia Católica continúa con su mentalidad colonial; ha confundido la metáfora bíblica del “rebaño” con la realidad, seguramente por esta confusión mantiene una postura de defensor de los poderosos, a quienes no les gusta ni la democracia, ni la legalidad, y peor la autodeterminación en el campo religioso.

Cuando el actual Papa señaló a los jóvenes que “hagan lío”, no se refirió a las cúpulas sacerdotales, primero porque no son jóvenes y segundo no son laicos. Los equívocos de la Iglesia Católica, en tiempos de su poder omnímodo ocasiono guerras, muertes, juicios insensatos, quema de libros, quema de personas ¿extrañarán esos tiempos?

La Iglesia Católica tiene una de las más importantes redes de comunicación radial en Bolivia, por eso sus pronunciamientos se hacen públicos y son mantenidos como “noticia” cuando constituye, en rigor, simplemente la opinión de unos defensores de las voces opositoras, que cuestionan el actual proceso democrático.

Los días de una Iglesia que acompañaba a los pobres, que se ocupaba de promover el cambio social, apoyar el desarrollo de la conciencia crítica, hoy pasó a la historia; tal vez una de las mejores páginas de la historia de la Iglesia Católica en Bolivia, evocamos, a propósito la figura del P. Luis Espinal, de sacerdotes que desde su lugar en el campo y en la ciudad, apoyaron en la defensa de los más desprotegidos, humillados y explotados.

En cambio hoy la jerarquía eclesial boliviana es el eco de una Iglesia con muchas contradicciones y con una clara opción por el statu quo. Un piadoso silencio de reflexión interna sería lo recomendable para los representantes de una institución que atraviesa una de sus peores crisis de credibilidad, en lugar de jugar a la política y defendiendo a los poderosos de siempre.


* Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Be the first to comment

Deja un comentario