diciembre 4, 2020

Luis Espinal Camps, S.J.

Nació en San Fructuoso de Bages, Manresa, España, el 2 de febrero de 1932, y murió en La Paz el 21 de marzo de 1980.

Fue el menor de cinco hermanos. Luego de cursar sus estudios de secundaria en el Seminario menor de San José en Tarragona, el 17 de agosto de 1949 ingresa a la Compañía de Jesús, emitiendo sus votos perpetuos dos años más tarde.

Al interior de la compañía realiza estudios en literatura clásica, materia que impartirá como docente en el Colegio San Pedro Claver.

Entre 1955 y 1956 estudia filosofía en la Universidad Eclesiástica San Caugat del Vallés de Barcelona, licenciándose con la tesis: El problema del mal.

En aquella Alma Máter se gradúa, a inicios de los años sesentas, como licenciado en teología con la tesis: Teología y simbología.

En 1962 se ordena como sacerdote. Ese mismo año funda la revista Selecciones de Teología y dos años más tarde cursa estudios de cine y televisión en la Scuola Superiore de Giornalismo e Mezz Audiovisuali, Milán, Italia.

De regreso en su país, realiza para la televisión española el programa Cuestión urgente, tratando problemáticas del mundo religioso censuradas por el régimen franquista.

En respuesta a una oferta para ejercer la docencia en la Universidad Católica de San Pablo, arriba a La Paz el 6 de agosto de 1968.

Estando en Bolivia efectúa para la tv pública el programa Carne viva. En la década del setenta se desempeña como crítico de cine en el periódico Presencia, trabajando –hasta su muerte– para radio Fides y el semanario Aquí, el que fundó y dirigió a partir de 1979.

En 1976 participa en la creación de la Asamblea de Derechos Humanos, apoyando, un año más tarde, junto a otros sacerdotes, la huelga de hambre de mujeres que encabezara Domitila Chungara y que provocara, finalmente, la caída de la dictadura banzerista.

Su obra intelectual–académica–político–pastoral quedó materializada en una decena de libros sobre cinematografía y algunos temas eclesiales, destacando su obra póstuma: Oraciones a quemarropa (Lima, 1987).

Como realizador de cine trabajó en más de cinco largometrajes y un sinnúmero de cortometrajes, ocupando un sitial privilegiado su desempeño como asesor general del filme de Antonio Eguino: Chuquiago (1977).

Tras asistir a la exhibición de una película, el 21 de marzo de 1980, fue secuestrado por un grupo paramilitar que lo trasladó a un matadero en la zona de Achachicala, procediendo a torturarle con golpes, aplicación de corriente y quemaduras, para luego asesinarlo con al menos 17 balazos.

A 27 años de su muerte, el gobierno del presidente Evo Morales, decretó el día 21 de marzo como Día del Cine Boliviano.

Be the first to comment

Deja un comentario