diciembre 1, 2020

Lo que acontece – De acontecimientos y chismes

por: Carla María Ariñez Sanjinés

El origen etimológico de la palabra acontecimiento nos da la pauta de su significado. Proviene del latín y es la unión del prefijo “a” y del verbo “contingere” que en este caso quiere decir suceder. La Real Academia (la de la lengua española) define que un acontecimiento es un hecho o suceso que reviste cierta importancia. Por lo tanto se trata de un evento o una situación que por contar con alguna característica fuera de lo común o extraordinaria, adquiere relevancia y llama la atención inclusive de personas que no están relacionadas con el hecho. Los acontecimientos son recogidos por los medios de comunicación y hoy en día transmitidos inmediatamente por las redes sociales. Con un click en el celular se conoce el gol del equipo favorito, el alumbramiento de la princesa de Inglaterra, y muchas otras cosas que más que eventos importantes son contados porque existen interesados ociosos dispuestos a escucharlos y que viven del chisme.

Con esa lógica, todo aquel hecho que sale de la rutina o lo cotidiano puede ser entendido como un acontecimiento. Aquello que llama la atención y se convierte en algo digno de contar. Entendemos al periodismo como el instrumento encargado de relatar estos acontecimientos, por lo tanto sólo esos acontecimientos que “clasifiquen” serán contados. Más allá de que estemos de acuerdo o no con aquello que se cuenta, los periódicos nos llenan de titulares narrando acontecimientos desde las cosas más banales, como que se encontraron fotos de la nueva cantante pop de moda desnuda hasta tragedias como el accidente de Germanwings.

El acontecimiento por lo tanto se encarga de quitar el sentido habitual de las cosas. Todos los días hacemos las cosas pensando que nada va a cambiar y que podremos terminar todo aquello que tenemos previsto sin ningún sobresalto hasta que algún acontecimiento cambia esta situación.

Veamos por ejemplo al coyote. Él está convencido que atrapará al correcaminos, está seguro que todos aquellos productos ACME le darán el resultado que prometen hasta que de pronto ¡ZAS! algún acontecimiento hace que no pueda concluir su misión, explota la bomba antes de tiempo, el yunque se queda trancado y al final le cae a él o simplemente sigue corriendo en el aire. Qué figura más llena de significado, muchos dirán que es lo que les pasa a algunos gobiernos o políticos. Es el caso de los candidatos que iban adelante en las encuestas y también ¡ZAS! Por alguna “cosita” acabaron perdiendo, pero volvamos al acontecimiento.

Hay aquellos acontecimientos que pueden trascender y desarrollar algo mucho más grande. Como habla Slavoj Žižek en su libro “Event” de 2014, para el cristianismo y la fe cristiana hizo falta un sólo acontecimiento, la muerte y la resurrección de Cristo.

Otros acontecimientos han sido tapados o no se les ha dado importancia por distintas razones e intereses y cuando salen a la luz se proyectan con mayor fuerza. Un ejemplo es la combinación de acontecimientos encadenados que han dado como resultado el proceso de calentamiento global. Durante mucho tiempo estos acontecimientos fueron ignorados y solo últimamente nos preocupa que se estén descongelando las montañas, que hayan mayores sequías e inundaciones, escasez de alimentos por dificultades de cultivo debido al clima, y un pronóstico negativo del mundo que vamos a dejar a nuestros hijos si seguimos consumiendo y emitiendo gases de efecto invernadero.

Y es aquí donde uno se pregunta a qué acontecimientos debemos poner atención, si son importantes o no y cuál será su efecto posterior. De todas maneras lo peor que nos podría pasar sería acabar corriendo en el aire.

Be the first to comment

Deja un comentario