noviembre 23, 2020

¿La debacle del MAS en las elecciones subnacionales 2015?

por: Humber Velásquez

De consolidarse los resultados, las elecciones subnacionales, para el partido de Gobierno significaron una triple derrota en La Paz, una perdida en los siete principales municipales. Sin embargo, nadie va discutir la presencia participativa del MAS en todo el territorio nacional, demostrando que es el único partido (o instrumento), con alcance nacional. En cierta medida se podría decir que estamos ante un sistema unipartidista.

La derrota electoral en el departamento de La Paz y la ciudad de El Alto, se debe principalmente por la crisis del Fondo Indígena en que se la involucró a Felipa Huanca y la corrupción sobre el ex alcalde Edgar Patana. Es decir, la falta de transparencia institucional lo llevó al desastre al Gobierno en estas pasadas elecciones.

Perdió en la ciudad de El Alto y Cochabamba, ambas ciudades denominadas como la vanguardia del proceso de cambio. Suena alarmante porque la configuración de fuerzas ha cambiado y donde evidentemente se muestra que el MAS perdió terreno.

¿Qué pasa en el MAS, con el partido de Gobierno?, quizás se pueda hallar tres respuestas ante esta interrogante:

La primera, es que el MAS se está encerrando de manera corporativa, es decir, el sustento del partido de Gobierno son las organizaciones sociales, el denominado Pacto de Unidad. Entonces el meollo del asunto es que esas corporaciones se redujeron, en otras palabras, las decisiones se tornaron cerradas entre el Gobierno y las organizaciones sociales sobre la designación de candidatos sin escuchar al ciudadano de a pie.

La segunda, existe una disconformidad de algunos militantes del MAS con el proceso de cambio y porque también se sienten relegados del mismo. De esa manera, estos apostaron por conformar su propia agrupación ciudadana, caso particular fue lo que ocurrió en Caranavi. El electo gobernador Félix Patzi es también un relegado del MAS que unió fuerzas con el electo alcalde Luis Revilla.

La tercera, es aplaudible la autocrítica del Gobierno en reconocer sus debilidades, en resumen: la corrupción, la falta de gestión de los ex alcaldes del MAS, y la falta de promoción de liderazgos; pero hay algo inquietante en este tema, y es que parece ser que algunas cúpulas de poder no quieren que emerjan nuevos liderazgos para evitar que le hagan sombra al primer mandatario.

En fin, no es que las principales capitales hayan marginado al partido de Gobierno, como lo manifestó el presidente Morales, lo que pasa es que el Gobierno no escuchó las demandas de los ciudadanos y puso como candidatos a autoridades incompetentes, por citar un ejemplo, Cochabamba es una ciudad en el olvido, el ex alcalde Edwin Castellanos, “el Charanguero”, no mejoró la situación de la ciudad. Es hora de que el Gobierno ponga a personas preparadas con capacidad de gestión.


* Politólogo y comunicador social

Be the first to comment

Deja un comentario