noviembre 24, 2020

“El año 2025 tenemos que alcanzar las metas trazadas por esta Cumbre”

por: Rider Mollinedo

Hemos asumido, los pequeños productores y los grandes agroindustriales, el compromiso de producir por el país, garantizar la alimentación y exportar nuestros productos de igual a igual.

La Época se comunicó con el actual Secretario Ejecutivo de Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, Rodolfo Machaca, quien participó de la reciente Cumbre Agropecuaria “Sembrando Bolivia” organizada por el gobierno del presidente Evo Morales. En media carretera, retornando de este importante evento, Machaca contestó a las preguntas realizadas por nuestro medio.

La Época (LE).- ¿Cuál fue el objetivo principal de la Cumbre Agropecuaria “Sembrando Bolivia” y la posición de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) al respecto?

Rodolfo Machaca (RM).- 
El objetivo es que Bolivia de una vez por todas estructure lo que es política agraria, agropecuaria. En gobiernos neoliberales sistemáticamente se ha desestructurado el potencial agrícola del país, se han prestado para eso, desmantelando la capacidad productiva que teníamos las comunidades rurales.

El presidente, desde que asumió el mando, con paciencia y cautela, diseñó y lanzó una Cumbre Agropecuaria en la que puedan estar todos los pequeños productores de nuestras comunidades afiliadas a organizaciones como la CSUTCB, Bartolina Sisa, Interculturales, CIDOB, CONAMAQ, como también las asociaciones productoras ecológicas como SOEC y AEP, reuniéndonos para trabajar una propuesta. El objetivo es que los pequeños productores de las comunidades de las áreas rurales tengan un desarrollo en función de políticas, planes y programas.

Esta Cumbre Agropecuaria ha sido una oportunidad lanzada sabiamente, a iniciativa del presidente, para que podamos sentarnos juntos los grandes agroindustriales, los medianos y los pequeños, para diseñar políticas agropecuarias para Bolivia con la finalidad de garantizar la alimentación para nuestro pueblo, la exportación y de esa manera generar ingresos.

LE.- ¿Qué es lo más destacable de la Cumbre Agropecuaria?

RM.-
 Podría destacar que nunca en la historia de Bolivia nos habíamos reunido con los empresarios agroindustriales. Como comunidades productoras, como movimiento campesino, como CSTUCB, así como Pacto de Unidad, jamás nos habíamos sentado con los grandes empresarios, especialmente los de Santa Cruz.

Fue un momento especial donde pudimos discutir y trabajar para que ambos sectores nos comprometamos con el país para garantizar la alimentación y debatir el desarrollo del campo empleando tecnología, como también para invertir en riego, almacenamiento, protección de nuestras semillas naturales, otorgación de capacitaciones, estructura agraria, volumen de producción, diversificación e industrialización de nuestros alimentos, mercados, precios y exportaciones. Eso es lo que se discutió en cinco mesas de trabajo.

Como Pacto de Unidad, como CSUTCB, así como otras organizaciones del país, hemos presentado propuestas concretas en cuatro pilares fundamentales: a) base productiva, b) producción primaria, c) transformación e industrialización y d) mercados y exportaciones. Ese fue el objetivo central tras las reuniones entre los distintos productores, de esa manera nos comprometernos con el país desarrollando el tema agropecuario, ausente del debate nacional durante varias décadas.

Han sido muchos años en los que no hemos diseñado una política agraria en nuestro país. Ahora, gracias al apoyo decidido del presidente se impulsará el desarrollo agrario productivo en áreas rurales de todo el país.


LE.- ¿Qué se planteó frente a temas como los transgénicos y la extranjerización de tierras?

RM.-
 Los agroindustriales nos han planteado lograr la autorización para el uso de transgénicos y biotecnología.

Para los movimientos sociales, para los pueblos, para las comunidades, eso es una “bomba de tiempo” que hará desaparecer la tradición agrícola cuando las empresas transnacionales tomen el control de las semillas y otros insumos. Es una bomba de tiempo y por eso nos hemos negado y repetimos: ¡No a los transgénicos! ¡No a la biotecnología!

Otro de los temas que hemos planteado ha sido eliminar la “extranjerización” de tierras, eliminar el mercado de tierras productivas y quitar los privilegios a grupos como los de los menonitas, ilegalmente asentados en tierras productivas de nuestro país, mientras los campesinos vivimos en “surcofundio”. Esas desigualdades son las que tenemos que eliminar. Todos tenemos que tener una dotación de tierras produciendo el alimento de manera igualitaria.

Por ejemplo, en el tema de la tierra –mesa en la que participamos–, el debate ha sido muy fuerte, hasta casi desmoronar este encuentro, pero tras un análisis profundo entre los empresarios y el Pacto de Unidad llegamos a un punto de equilibrio donde ellos ceden y nosotros también cedemos en algunos puntos. Así hemos asumido, los pequeños productores y los grandes agroindustriales, el compromiso de producir por el país, garantizar la alimentación y exportar nuestros productos de igual a igual.

En el desarrollo de esta Cumbre han sido muchos los temas que se han abordado, los que deben ser precisados con tiempo y detalle.

LE.- Dado los resultados de la Cumbre Agropecuaria: ¿Cómo cree que incidan en el desarrollo productivo del país en los próximos años?

RM.- 
El desarrollo productivo de nuestro país se establece a partir de esta Cumbre y deben implementarse todos sus mandatos.

Los gobiernos municipales tienen que re direccionar su presupuesto. El 50 o 60 por ciento tiene que estar destinado a apoyar el desarrollo productivo. Las gobernaciones tienen que volcar la inversión al desarrollo productivo agrario de sus departamentos. El gobierno central va reasignar un mayor presupuesto para desarrollar lo que es la producción agrícola en nuestro país.

Lo que he mencionado tiene que implementarse por medio de programas, planes, normas y leyes que realmente agilicen el apoyo a los pequeños productores como también a los agroindustriales. El debate y la planificación recién se inician. La mente (de todos los sujetos sociales) se vuelca a lo que es el desarrollo productivo de nuestro país. Esos son ejemplos de los objetivos que se están trazando para los próximos años.

LE.- Entonces, ¿el año 2025 seguiremos en un proceso de desarrollo de nuestras fuerzas productivas agropecuarias?

RM.-
 El año 2025 tenemos que alcanzar las metas trazadas por esta Cumbre o las propuestas que hemos planteado como Pacto Unidad. Por otro lado, los agroindustriales también deben hacerlo.

Ambos sectores tenemos que trabajar juntos para que Bolivia genere el potencial económico requerido en base a la agricultura. Debemos invertir, tecnificar, exportar. Garantizar la inversión en el agro tiene que significar la generación de empleos, mano de obra, cadenas productivas y eso pasa por el desarrollo de infraestructuras, mejoramiento de caminos, caminos vecinales, la mejora de servicios básicos. Es una inversión bastante fuerte. Por eso, esto de las políticas se ha diseñado para que realmente demos un salto cuantitativo y cualitativo en base a lo que es el desarrollo agropecuario.

En esta Cumbre no en vano se ha dicho de que en adelante se declara: “Década de agua y riego para el sector agrario”, eso significa que todas nuestras comunidades tienen que tener riego para la producción de alimento en base a nuestros productos tradicionales, biodiversificados, con mejoramiento de la genética, con asistencia técnica, capacitaciones, formación a nuestros productores en todo nivel (manejo económico, comercial y técnico) en base a los conocimientos de nuestros pueblos.

Entrevista realizada por Rider Mollinedo

La Paz, 23 de abril de 2015.-

Be the first to comment

Deja un comentario